Ud se encuentra aquí INICIO Noticias Una Guia Autosostenible Para Saber Como Se Debe Reciclar Reduzca Desperdicios Renueve Su Closet Y Engalle Su Hogar Con Este Manual

Guía para ser autosostenible (y de paso ayudar al planeta)

Es posible reducir desperdicios, renovar su clóset y engallar su casa ahorrándose unos pesos y reconciliándose con nuestro maltrecho medio ambiente. Le dejamos un compilado de tips que le serán útiles para que, de una vez por todas, se arriesgue a la autosostenibilidad.

Mario Rodríguez H. | @quevivalaeMe

Por más hippie o mamerto que uno sea, o crea que es, la realidad es otra: casi todo proyecto de vida actual se fundamenta en el dinero, en las dinámicas del capitalismo y del consumo desenfrenado.

Aunque quedan valientes y son los que se la están jugando por la autosuficiencia. Estos pasos le servirán para demostrarse a sí mismo que, a la larga es posible vivir sin depender de nada ni de nadie.

1. Revise las cosas viejas que hay en su casa y vea cómo puede transformarlas y darles otro uso. ¿Qué puede aprovechar? Las botellas plásticas pueden ser materas, y con un buen tratamiento, podrían servir hasta de invernaderos.

2. Sea recursivo y adopte la filosofía Art Réco, (del francés récolter y récolte: recoger la cosecha). Sea ingenioso, aproveche que ahora el boom del arte, sin que los artistas vayan a malhumorarse, permite hacer que todo objeto pueda ser una obra.

Vea usted mismo una muestra de cómo funciona Casa Rústica, un hostal en Quinta Camacho fundado por el austríaco Peter Preminger bajo esta filosofía.

 

 

3. Aplique las tres erres sobre el consumo del agua: reducir, reusar y reciclar. Cójale el juicio y verá que cuando le llegue el recibo, que ese sí es bien juicioso, su bolsillo va a estar menos jodido. Incluso la lluvia puede ser reciclada: instale unos tanques de recolección de aguas y podrá ahorrar hasta 20 mil litros en temporadas de lluvia, el equivalente al agua necesaria para llenar una piscina inflable para niños.

4. Ponga baldes en la ducha antes de que el agua se caliente. Báñese rápido, puede hacerlo en lo que duran tres canciones. Use jabones orgánicos que no contaminen el agua, como el ganjabón y aproveche el agua limpia de la loza para regar las plantas.

decoracion.jpg

5. Produzca su propia comida. Lo primero es designar los espacios para las cosecha. La paciencia es clave, puesto que sembrar en casa no es nada fácil. En sus propias huertas, con mucha paciencia y dedicación, podrá tener zanahorias, maíz, arvejas, remolachas y hasta calabazas.

6. Si es de los que prefiere irse al campo, siga lo hecho por estos neocampesinos. Allí tendrá que verificar microclimas, crear cercas vivas, ubicar las cosechas en zonas que se ajusten a las dinámicas del sol, la sombra y el agua; así como dejar los espacios propios para los senderos naturales y las malezas.

7.  Si prefiere la ciudad, construya una granja urbana en un cuarto de su apartamento y, de paso, coma sano. Una huerta de cuatro metros cuadrados puede generar un ahorro de hasta $50.000 pesos. Para tenerla en buenas condiciones, puede apoyarse de cajas de madera con un sistema de riego propio, que permite tener la humedad precisa. 

alimentos.jpg

8. Elabore pesticidas orgánicos, como el aerosol de tabaco o el aceite de savia de nim, un poderoso producto natural que los indios utilizaban, que además de servir para la elaboración de productos de aseo orgánicos como jabones y champú, contiene uno de los pesticidas naturales más fuertes: la azadiractina.

9. Conozca sus plantas, sepa cómo ellas mismas pueden ayudarle. La aleopatía es el fenómeno biológico que permite que algunas plantas sirvan como repelente de las plagas que atacan a otras.

Conozca un poco más de la agricultura urbana en este video tutorial de Paqúa, una empresa bogotana dedicada a los cultivos hidropónicos.

10. La moda es un factor determinante en la sociedad. Existen tiendas, como la colombiana True Love & Poems, que promueven el shopping sostenible creando una red eco que funcione para todos, sin dejar de vestirse bien. Tienen un catálogo online para comprar ropa que ha pasado por procesos de reciclaje con la curaduría de diseñadores locales.

11. Revise qué puede reutilizar y aprenda a confeccionar prendas nuevas. La creatividad es el límite .Transforme sus viejos atuendos en lo que pueden ser bufandas, vestidos o por qué no disfraces.

Aquí le dejamos un tutorial de cómo reciclar ropa

12. Haga trueques de ropa. Por una parte, la Casa Cartel se encuentra organizando una nueva versión de ‘Usado is the New Black, la cual previamente se había realizado el día 25 de junio, como una jornada de intercambio de prendas principalmente enfocado en la moda femenina. Por otra parte, EcoChic es otro exponente perfecto de cómo este fenómeno también es visible en suelo colombiano. Con un eslogan que le apuesta a tener estilo con sentido, este parche realiza varias jornadas de intercambio anuales, sin duda una oportunidad para hacerse con una vieja prenda de alguien más.

ropa.jpg

13. Por último, como no, cómprese una bici. No hay nada más impoluto, independiente, saludable y autosuficiente. El caballito de acero es la mejor alternativa a la caótica movilidad bogotana, según lo comprobó esta carrera intermodos de la Universidad de los Andes.

Por eso, si lo que busca es darse un respiro y a la vez desprenderse del desenfrenado consumismo, ¡ensúciese las manos, pedalee, tenga sus propios cultivos (guiño, guiño), y hágalo usted mismo! La autosostenibilidad podría estar ahorrándole una platica, además de ayudarle con una manito al planeta, al que nuestro impacto y nuestra huella tanto le cuesta.

 

Comentar con facebook

contenido relacionado