Ud se encuentra aquí INICIO Moda Knl Performance Clothing Cuero Y Arneses Que Transgreden La Moda Capitalina

KNL Performance Clothing: cuero y arneses que transgreden la moda capitalina

KNL Cartel Urbano

Foto de Nicolás Sola

COMPARTIR ARTICULO EN:

Los diseños de Adriana Kanal son una experiencia textil y estética que generan incomodidad y provocación, siendo ampliamente adoptados en la comunidad LGBTI. Todo su trabajo es artesanal y hecho con materiales colombianos. Para esta diseñadora, la moda es un elemento comunicativo estrechamente ligado a la libertad de expresión.

Julián Guerrero

Cuando le preguntan a Adriana Kanal (31 años) por la reacción que provocan los arneses y piezas que fabrica para su marca, admite que goza cada vez que alguien se desvía del camino para no tener que enfrentarse a ellas. En cualquier feria de diseño o espacio en el que exhibe su creaciones, Adriana ha observado a personas solas, parejas y madres con niños huir o taparse los ojos cuando se cruzan con un stand de KNL Performance Clothing. “Me encanta, me da risa. Siento que les genero dudas y miedos, que genero algo en sus mentes cerradas”, dice esta diseñadora.

adriana_kanal_1.jpgFoto de Adriana Kanal.

Y es que las estructuras y confecciones de KNL no son para todo el mundo. No porque estén dirigidas a un comprador específico, sino porque pocos se atreven a usar en público los arneses de cuero remachado, los collares luminosos y las otras estructuras de cuero y PVC que resaltan, comprimen o muestran el cuerpo de una manera provocativa. Sus diseños exhiben el cuerpo humano generando tensión en quien lo ve, reapropiándose así de la cultura sado en contextos cotidianos. Es precisamente ahí donde radica la fuerza de la marca, popular entre los cuerpos arriesgados a usar la ropa para algo más que solo soportar el frio. 

adriana_kanal.jpgFoto de Adriana Kanal.

“La palabra es transgresión: estas piezas logran que la gente se cuestione, se sonroje, se excite, se cohíba, se alarme, se burle y hasta se asuste”, dice Adriana, quien desde hace tres años trabaja en la confección de estos accesorios. Vestuarista escénica y diseñadora desde hace ocho años, ha colados sus diseños en producciones como Siempre bruja, de Netflix, o la Ópera de Colombia. También ha ganado concursos de diseño como el de la Bienal de Venecia (o-six for art 2017) y hace poco trabajó en el proyecto The Prophecy, del fotógrafo belga-beninés Fabrice Monteiro en Chocó. Estos proyectos y residencias han posicionado su marca en el competido mercado de la moda capitalina, así como su participación en exposiciones como la que actualmente tiene lugar en la Galería Street Lynx donde participa con su obra GEN Y TAL.

(Échele un ojo a ‘Las profecías naturales de Fabrice Monteiro’)

En 2015, durante la residencia de arte DAJAUS, que ganó en Buenos Aires y estuvo enfocada en vestuario escénico, Adriana empezó a trabajar piezas remachadas que después de su exposición ganaron un público numeroso. Aunque ya había empleado el remachado en su trabajo como stylist, fueron la desgastada máquina de coser y la perfecta remachadora de la casa residente, las que la motivaron a usar esta técnica. A su regreso a Colombia, entregó las piezas que le habían encargado durante su estancia en Argentina y se puso a confeccionar otras más para los interesados en el país. Ahí nació KNL, la primer marca, según afirma Adriana, en producir arneses como accesorios de vestuario en Bogotá.

ab3.jpgFotos de Andrés Bernadette.

Entre lo erótico, lo sexual y lo cotidiano, las piezas de KNL son elementos versátiles que pueden tener diferentes usos cuando llegan al comprador, así la intención de la marca sea elaborarlos como un accesorio más. “Este tipo de accesorios tienen un lado oscuro que me encanta, pero con KNL trato de mostrar cómo usarlos en la vida cotidiana como cualquier otro accesorio, como cualquier cinturón. El significado de los objetos es algo muy personal y su uso pasa a un segundo plano cuando mis clientes lo adquieren, porque ya es problema de ellos”, explica Adriana. 

zipper_mask_knl.jpg

A la hora de hablar de su confección favorita, Adriana tiene como favorita una máscara - alter ego hecha a mano y bordada completamente en cremalleras, y que cubre toda la cara. Según cuenta, la realizó para una producción pero ahora la usa como alter ego ante las cámaras, pues no le gustan las fotos, añadiendo algo más de misterio al nombre que fabrica estas piezas.

Una de las referentes más importantes de Adriana es la diseñadora británica Vivienne Westwood, precursora de la moda punk en los años setenta. El trabajo de esta diseñadora es uno de los antecedentes en el uso del cuero y el PVC y de esa onda provocadora en la forma de vestir que encontraron los Sex Pistols y la movida punk británica. Su tienda SEX, que existió entre 1974 y 1976, era una exhibición de camisetas rasgadas y pantalones de PVC, valiéndose de elementos polémicos de la cultura BDSM y que puso la moda en el campo de lo contracultural.

hanna_ramone_1.jpgFoto de Hanna Ramone.

hanna_ramone.jpgFoto de Hanna Ramone.

Así mismo, el cuero tiene un lugar importante en la comunidad LGBTI, sobre todo en la comunidad gay, pues a lo largo de su historia ha sido un material que por su capacidad sugestiva, su textura y olor, ha generado incomodidad a varios grupos y se ha comportado como un elemento de lucha y reivindicación. La cultura del leather, que se ha expandido más allá de la población LGBTI, es desde hace décadas uno de los escenarios de resistencia más llamativos. “Me fascina el cuero porque es un material capaz de generar muchas reacciones al provenir de otro ser vivo como nosotros, de otro animal. Pero también tengo muchos clientes veganos y trabajo muchos materiales sintéticos. También soy muy fan del PVC en todos sus colores y últimamente he estado experimentando con varios materiales textiles para los arneses”, explica Adriana. Esta diseñadora encuentra muy relevante la manera en que se construyen sus productos: todos son hechos a mano y con materiales colombianos que ella misma compra y confecciona.

lc2.jpgFotos de Luisina Cáceres.

Pero las producciones de KNL y la popularidad que ha ganado en la escena bogotana no solo se deben a la innovación de Adriana, sino también a la presencia de un público interesado en el uso de prendas poco habituales o normalizadas. Las estructuras de KNL han hecho parte de los performances de Kika Burns, House of TupamarasMiss Khali, Manu Mojito y Madorilyn Crawford, y otros referentes de la escena LGBTI capitalina y de otros sectores que llaman a la provocación. Si bien sus clientes no solo son LGBTI, KNL se ha hecho a un lugar entre los representantes de esta escena, que no simplemente usan sus construcciones para sus presentaciones, sino que también hacen parte de su atuendo cotidiano, marcando una ruptura en el vestuario bogotano. “Ha habido un cambio social y se ha creado un nuevo nivel de estética desde el erotismo. La libertad de usar diariamente un accesorio que evoque la sexualidad es algo que la comunidad LGBTI nunca ha temido hacer y desde que yo empecé con KNL han sido un referente de moda y libertad de expresión muy importante”, cuenta Adriana.

sara_forero.jpgFoto de Sarah Forero.

Si bien la apuesta de KNL puede entenderse como transgresora, también es cierto que todo lo que tiende a adoptar esta posición suele ser absorbido por las grandes marcas, hasta que pierde su espíritu desobediente. Tal es el caso de la ropa de Vivienne Westwood, y de la moda punk que rápidamente se convirtió en un producto comercial fácil , al punto que hace dos años Westwood y su hijo Joe Corré decidieron quemar un barco con una colección. “Yo no sé si la moda deba tener una ambición política, pero sí es claro que es un elemento que comunica mucho y que puede generar conciencia y libertad. Sí creo que puede generar una reacción política. La libertad es la razón de ser de la política y la moda es un elemento comunicativo que está muy ligado a la libertad de expresión”, comenta Adriana.

sb2.jpg

Fotos de Sandra Blow.

Si quedó antojado de conocer más del trabajo de KNL, y vivir una experiencia estética y textil a la que aún le esperan años de provocación e incomodidad en medio de los inmaculados cuerpos de los colombianos, no dude pedir cita en su showroom, ubicada en La Candelaria (Carrera 4 #12 - 26 piso 2, Bogotá)

sello_cc_24.png

Comentar con facebook

contenido relacionado

Eventos Recomendados