Ud se encuentra aquí INICIO Arte Un Repaso Al Estado Del Arte Urbano Que Decora Al Eje Cafetero Y Cali

Un repaso al estado del arte urbano que decora al Eje Cafetero y Cali

policromía 2017

Portada cortesía de Lisérgico Lab / Mural de Mantra

COMPARTIR ARTICULO EN:

El circuito nacional de festivales Policromía les dejará color y vida a las paredes de Manizales, Armenia, Pereira y Cali, pero no solo eso: también hay espacios culturales, gestores y artistas que cada día hacen crecer el movimiento en esta región del país.

Andrés J. López / @vicclon

Durante todo octubre el arte urbano se estará tomando las tres ciudades principales del Eje Cafetero y la capital del Valle del Cauca gracias al circuito nacional de festivales de gráfica urbana, Policromía, que recorrerá Manizales, Armenia, Pereira y Cali. Y aunque a la hora de hablar de la movida estas capitales no son tan mencionadas como Bogotá o Medellín, eso no significa que no estén en el radar de los artistas urbanos y gestores culturales.

(Le puede interesar también Las mejores paredes parlantes que el Festival Pictopía le dejó a Medellín).

Precisar el origen del arte urbano en estos lugares es complicado, aunque a inicios de los ochenta ya se encontraban bailarines de break, raperos y grafiteros en Cali. “Desde que estaba en primaria ya veía piezas de grafiti hip hop en la calle. Mario Wize, por ejemplo, es un artista que lleva más de 25 años pintando por todos los rincones de la ciudad”, comenta Jesús David Rodríguez, director del proyecto de street art y grafiti latinoamericano Gráfica Mestiza, representante de la Mesa de Gráfica Urbana de Cali y director del Festival Borondo, que se hará en esta ciudad entre el 23 y el 29 de octubre. Sin embargo, en estas ciudades, desde el 2000, se empezó a ver un incremento en el número de trabajos callejeros y tags de artistas como Sancho, Repso, Zue, Vital y Letop.

(No deje de leer Échele ojo a los murales que dejó en Cali la primera edición de Graficalia).

sancho.jpg

apaz.jpg

Murales de Sancho y Apaz en Cali. Fotos cortesía de Gráfica Mestiza

 

 

Como suele ocurrir con el grafiti, siempre se buscan lugares visibles y bien transitados para hacerlo: puentes vehiculares, avenidas y universidades son los espacios más populares y los que les dan mayor libertad y anonimato a sus autores. En Armenia, donde se hará el CapFest entre el 16 y el 22 de octubre, los residentes de barrios populares como Patio Bonito y Guayaquil también apoyan la idea de tener murales en las fachadas de sus casas.

(Puede interesarle también Las muñecas de Vinie en el Eje Cafetero, entre el arte pin-up y el manga).

lesivo-armenia.jpg

rojo-armenia.jpg

Trabajos de Lesivo y Rojor en Armenia. Fotos cortesía de Lisérgico Lab

 

 

Aunque en Manizales, Pereira y Armenia no hay espacios exclusivos para el grafiti como tal, en bares, hostales y casas culturales les permiten a los artistas exponer o pintar en vivo. En Pereira, por ejemplo, la Corporación Khuyay se encarga de gestionar y fomentar la practica del arte urbano por distintos lugares de la ciudad, en donde se ven los murales y rayones de Ventus, Rojor y Vez. En Cali, en cambio, se recuerdan sitios como el Centro Cultural Grafito y Pantone, pero ahora los más visitados son Lipsum y La Grafitería, donde se venden stickers, serigrafías, aerosoles, camisetas, libretas y se dictan talleres. También son los lugares donde se reúne a parchar toda la movida caleña de tatuadores, ilustradores y diseñadores, representada en plumas como la de Carol Arana y sus violentas viñetas y los trazos ancestrales de Gleo.

En los muros se ven tags, lettering, wild style y realismo. Algunos hacen referencia a la política o a personajes como David Bowie, Ice Cube y Hellboy, pero en su mayoría las pintadas les rinden homenaje a la cultura indígena, los animales, el medio ambiente, el café y hasta los tradicionales Willys.

personajes_1.jpg

jhon_amen.jpg

A la izquierda, un mural colaborativo entre JP Solarte, Cora, Vital, Paint, Mosco en Leche, Guacala, Visual AGP y Complot. A la derecha, un mural de Amen. Fotos cortesía de Gráfica Mestiza

 

colaborativo-foto_jorge_nino.jpg

Mural colaborativo entre Jorge Niño, Sancho, Letop, Ivan Salazar y Calma. Foto de Jorge Niño

 

“En Pereira —donde se hará el Festival Pereira Querendona entre 9 y el 16 de octubre— se ha logrado un equilibrio con la entidad pública. Aunque en ocasiones el apoyo no es económico, ellos están abiertos al diálogo y las propuestas. Hasta ahora no han tapado muros”, dice Valentina Allan, gestora cultural y encargada del área de comunicaciones de Khuyay, sobre la relación del grafiti con la Alcaldía. En otras ciudades se suele ver tensión entre grafiteros y las administraciones: según Jesús, en Cali se cubren los puentes de gris en época de elecciones y antes de la Feria de Cali; en Armenia, la Gobernación del Quindío es el principal patrocinador del CapFest, pero con la Alcaldía hay desacuerdos. “Ellos piden bocetos y papeles con mucho tiempo de antelación para después negar el permiso por considerarlo ‘contaminación visual’ —comenta Vivian Ramírez, integrante del colectivo gráfico y audiovisual Lisérgico y productora del CapFest—. Por eso hacemos una campaña llamada ‘Dona tu muro’, en la cual invitamos a todos los vecinos de la ciudad a que pongan las paredes de su casa y así evitar procesos burocráticos”.

khuyay.jpg

Mural hecho por Khuyay en Pereira. Cortesía de Khuyay

 

 

Mientras en Bogotá la situación es enredada con la policía, en las ciudades del Policromía es más relajada y se dan pocos encontrones. En Pereira de vez en cuando le ponen multas pedagógicas a quien esté pintando, pero en Armenia “el arte urbano es tan nuevo que hasta la policía se asombra de verlo. Tal vez alguno pregunte por quién dio el permiso para pintar, pero luego de mostrarlo no hay lio”, comenta Viviana.

A pesar de lo relativamente nueva que es la escena en estos lugares, con el tiempo han surgido más eventos como el Festival Biocultural y el Festival Narrativas Urbanas —que terminará este domingo y cuenta con la participación de artistas locales como Sepc, Otis y Mugre Diamante—, en Manizales. En Cali sí se ven más y además del Borondo se hacen Arte al Muro y Pintura a la Lata, Sur-Fest, la Semana de la Gráfica Urbana, Terrón Coloreado y Fauna Urbana, este último enfocado en concientizar sobre la protección de los animales. Además de pintar en las zonas céntricas, en algunas ocasiones también se hacen pintadas a las afueras o en las ollas.

Cada vez más artistas visitan estas ciudades y para el Policromía estarán el mexicano Farid Rueda, el chileno Esec, el inglés Zabou, los uruguayos Alfalfa y Fitz, los franceses Hopare y Karenine y el estadounidense Kiptoe, entre otros. Estas cuatro ciudades han logrado sobresalir dentro del arte urbano nacional y en su respectiva semana cada festival tendrá conversatorios, talleres, venta e intercambio de piezas gráficas, fiestas y, por supuesto, las infaltables pintadas callejeras.

iguana.jpg

Mural hecho por Khuyay en Pereira. Foto cortesía de Khuyay

 

 

sello_cc.png
 

Comentar con facebook

contenido relacionado