Ud se encuentra aquí INICIO Noticias Tarimas De Resistencia Festival Urbano 2020
Gráfica e intervenciones por Dona Rodriguez

Las tarimas de resistencia del FU2020: el sonido de una década vibrante

Hablamos con los curadores musicales de esta edición del Festival Urbano de Artes y Música FU 2020 para conocer más de la historia de las tarimas que comandan y del sonido que buscaron plasmar en su selección. ¡Súbale el volumen a la resistencia y prepárese para más anuncios!

Redacción Música

La resistencia necesita de lugares para expresarse y desarrollarse. Por eso, en esta tercera edición del Festival Urbano de Artes y Música FU 2020 queremos celebrar la existencia de esos espacios que se han convertido en símbolos de la música en vivo en Bogotá. Desde Soacha hasta Chapinero por aproximadamente 10 años, cada una de estas Tarimas de Resistencia se han ganado a pulso su espacio en este festival del que ellas son las principales protagonistas.

(Lea ¡Súbale el volumen a la resistencia! Regresa el Festival Urbano de Bogotá)

Sonidos oscuros, experimentales, caribeños y urbanos han marcado la última década de la música bogotana y han sido estos cuatro espacios los que han abierto sus micrófonos para ellos. Latino Power, Asilo, *Matik-Matik* y Def Jamaica han sido los encargados de poner a circular los proyectos musicales de todos los rincones del país que han querido conquistar a la audiencia con sus letras y sonidos contraculturales.

Es por eso que les invitamos a hacer la curaduría musical de la versión 2020 del Festival Urbano, una gran plataforma para expandir las voces que le hacen frente al Estado Cítrico que amenaza con cooptar las expresiones divergentes ya sea en la música, las artes visuales o plásticas. Acá le contamos, de la mano de sus dueños un poco de la historia detrás de estos espacios donde por incontables noches antes de este año bailamos y pogueamos.

Conozca la programación del FU2020 Estado Cítrico aquí.

 

Asilo

Avenida Caracas #40-66

hz-asilo.jpg

Fecha de nacimiento: 24 de septiembre de 2011

Cantidad de toques aproximados a la fecha: 200

Curador de la tarima: Pasajero

 

¿A qué suena la tarima de Asilo?

Yo diría que el sonido de la tarima de Asilo es honesto, sin pretensiones. Rabioso y a la vez liberador.

 

¿Cómo nació la idea de fundar este espacio?

Asilo nace de la necesidad de tener un espacio fuera del mainstream donde quepan esas propuestas arriesgadas, experimentales, emergentes, que no están en el radar de la mayoría de espacios en la ciudad, ni de los medios, pero si están en el radar de mucha gente que quiere explorar este tipo de música; que conoce y se identifica con estas propuestas sonoras disidentes, outsiders, subterráneas que tanto nos alivian la existencia. Siempre ha sido muy difícil acceder a un sitio para hacer un evento o para que te dejen poner música en algún bar. Es inevitable pensar en el interés económico que tienen los espacios (alquiler, servicios públicos, personal y demás) y algunos de mis eventos en ese entonces, no tenían mucho público o eran muy arriesgados o llamaban mucho público punk que en algunas ocasiones (no en todas) generaban problemas. A mí eso nunca me importó, lo importante era abrir el espacio para escuchar la música que nos gustaba.

 

Teniendo en cuenta el poco tiempo que duran abiertos los espacios de música en vivo en Bogotá ¿Cuál ha sido la clave para mantenerse vigente?

Sin duda alguna, la clave fue apostarle desde el principio a estilos musicales a los que nadie le apostaba con frecuencia y mantenernos allí; hacer por ejemplo conciertos de punk masivos y frentear a la policía, a los vecinos y pararse fuerte para que siguieran sucediendo y mantenerlos vigentes. En otros sitios habrían dejado de hacer estos eventos hace rato. Ser un bar inclusivo, tolerante, que respeta a su público y que no discrimina en la entrada. Los únicos que sí discriminamos es a los fachos.

 

Toques memorables:

Hora Local, Motorama, Pestes Mutantex, Selofan y KAS Product

patafu2020-asilo.jpg

 

Def Jamaica

Carrera 7 # 18-12 (Soacha)

hz-def.jpg

Fecha de nacimiento: 16 de agosto de 2006

Cantidad de toques aproximados a la fecha: 800

Curador de la tarima: Mike Style

 

¿A qué suena la tarima de Def Jamaica?

Es complicado definirlo en un solo género o sonido porque, si bien se nos reconoce por movernos en una base más caribeña, creo que Def se ha caracterizado por ser el espacio para que los músicos independientes que no suenan en emisoras puedan presentarse a la gente.

 

¿Cómo nació la idea de fundar este espacio?

Nació de la necesidad que yo tenía como DJ de mostrar nueva música a la gente. En esa época el internet no tenía la relevancia que tiene ahora y la sociedad estaba fragmentada en diferentes tribus como los skaters, los raperos, los punkeros, etc. Necesitábamos un lugar que centralizara la rumba y la música donde se pudieran encontrar esas culturas sin tener que irse hasta el centro o Chapinero. En el sur no había nada. Cada vez que yo iba a esos espacios me encontraba con mucha gente del barrio y vimos la oportunidad de proponer algo diferente a lo comercial sin tener que salir de la casa para ahorrarse el regreso.

(Conozca a Pasajero y sus ya diez años al frente de Asilo Bar)

Teniendo en cuenta el poco tiempo que duran abiertos los espacios de música en vivo en Bogotá ¿Cuál ha sido la clave para mantenerse vigente?

Montar un negocio es fácil, lo complicado es mantenerlo abierto. Creo que el secreto, en el caso de DEF, es seguirle apostando a creer en nuestra zona, en nuestro sur y hacerlos parte de nuestra experiencia. Sin duda, la otra clave, tiene que ser creer en lo que uno hace, no dejarse llevar por las modas. Las músicas populares son muy pasajeras al estar manipuladas por disqueras o grandes poderes dentro de la industria que controlan esas tendencias. Mi sueño es que esto se convierta en un CBGB con artistas pequeños y grandes, creando un circuito. Siempre hemos resistido desde nuestra rebeldía proponiendo otros sonidos, otras bandas, otros artistas. Por eso DEF sigue más vivo que nunca.

Toques memorables:

Aterciopelados, La Pestilencia y Los Corraleros de Majagual.

patafu2020-def.jpg

 

*Matik-Matik*

Carrera 11 #67-20

hz-matik-matik.jpg

Fecha de nacimiento: 6 de marzo de 2008

Cantidad de toques aproximados a la fecha: 2200

Curador de la tarima: Benjamin Calais

 

¿A qué suena la tarima de Matik?

Al principio estuvo enfocado en las músicas de vanguardia. Luego, viendo que la vanguardia no atrae a mucho público (pero igual atrae a un público de apasionados, de muy buena calidad, que viene por la música) y también porque mi gusto como curador fue evolucionando a medida que fui conociendo la escena local, la cultura local, se abrió un poco la programación a las músicas más folclóricas, punk, hip hop, a fiestas, a proyectos más rumberos, pero siempre proyectos con una identidad muy particular, muy colombiana. Nunca me han gustado mucho los proyectos que intentan sonar como cosas de afuera.

 

¿Cómo nace la idea de fundar el espacio?

Matik nace de la necesidad de tener un espacio dedicado a las músicas experimentales en Bogotá, espacio que no existía en el 2007/2008. Matik fue pensado en el año 2007 por Julien Calais, mi hermano, y Diana Gómez, su esposa.

(Lea ‘Las manos que mantienen firme a Matik – Matik)

Teniendo en cuenta el poco tiempo que duran abiertos los espacios de música en vivo en Bogotá ¿Cuál ha sido la clave para mantenerse vigente?

Hay varios factores. Económicos, y de identidad. Por el lado económico, Matik tiene la suerte de contar con unos fundadores enamorados del proyecto y que hacen todo para mantenerlo. Matik es un proyecto que nunca ha sido guiado por la plata: prefiero tener a cuatro gatos en el bar, que escuchan un concierto buenísimo y yo perder dinero, que tener un expendio de licores. Matik es una sala de concierto con servicio de bar, no un bar con servicio de música en vivo. Prima la música en todo caso. A nivel de identidad, pues me parece que la curaduría es muy importante, ha sido importante tener carácter fuerte, saber lo que uno quiere, no estar al servicio del público ni de nadie, sino servir su propio gusto musical. Ser feliz con su chuzo y seguir trabajando con el corazón alegre.

Toques memorables:

Los toques sin público de Parsec Trío, el primer toque público de Los Pirañas, de Meridian Brothers, de Carmelo Torres y Los Toscos, de Compadres Recerdos y Las Añez, de las Viudas, y el Aputoí de Edson Velandia.

patafu2020-matik.jpg

 

Latino Power

Calle 58 #13-88

hz-latino.jpg

Fecha de nacimiento: Junio 2010

Cantidad de toques aproximados: 750

Curadora de la tarima: Alix Lesmes

 

¿A qué suena la tarima de Latino?

Para definir el sonido de Latino tenemos que hablar de Noise Control que es una fábrica de soundsystems ubicada al sur de Marsella y de la que también hace parte el crew de Massive Attack. Son los que construyeron nuestro sonido, que es uno de los mejores del país y con quienes tenemos un acuerdo de trabajo a través de la música para las comunidades.

¿Cúal ha sido el peor momento desde que fundaron?

Creo que lo más fuerte que hemos enfrentado es la presión urbanística de la construcción de viviendas a nuestro alrededor que han amenazado con sacarnos. Incluso hoy no lo hemos superado a pesar de las inversiones que hemos hecho para mitigar el ruido para no molestar a los vecinos. Eso sí, los bajos son como imposibles de parar. No han faltado los momentos feos económicamente, meses donde creemos que no alcanzamos a llegar al siguiente final de mes y en los que estamos a punto de tirar la toalla, pero siempre pasa algo que nos devuelve las ganas de seguir luchando y sacar adelante este lugar que es tan importante para la ciudad y su música.

Teniendo en cuenta el poco tiempo que duran abiertos los espacios de música en vivo en Bogotá ¿Cuál ha sido la clave para mantenerse vigente?

Creo que la clave que es tener claro qué quieres hacer. Si uno quiere tener un bar y ya, por matar la fiebre de tener un bar en tu vida, puedes llenar ese vacío con tener un bar un año. Pero si lo que quieres hacer es una tarima para la música, necesitas ser el Quiebracanto. La fórmula puede ir por ese lado. Nos fijamos esa meta de ser otro Quiebracanto, un lugar que sea soporte para los músicos, para la música, para una cultura en sí. No tanto un bar o un lugar de moda. Cuando empecé creí que duraríamos un año, pero ya vamos 10 años y vamos por los 25. Espero que para ese momento seamos dueños de nuestro propio teatro y sea un espacio para la comunidad. La clave es tener un plan a largo plazo y adaptarte a las circunstancias.

Toques memorables:

Los Mirlos, Chicha Libre, Nova Lima, Walajo, Canalón de Timbiquí y especialmente Las Kumbia Queers

patafu2020-latino.jpg

 


*Este proyecto se realiza con el apoyo de la Secretaria de cultura, recreación y deporte de Bogotá en el marco de la convocatoria  El arte y la cultura se crean en casa del programa distrital de estímulos para la cultura abierto con motivo de la emergencia sanitaria producida por el Covid-19.

patafu2020scrdcierre2.jpg

 

Comentar con facebook

contenido relacionado

16 / Diciembre / 2020
18 / Diciembre / 2020