Ud se encuentra aquí INICIO Musica Jorge Mackenzie Recorre Tres Decadas De Metal Con Neurosis

“Siento que la hoja de vida de la banda se ha desperdiciado”: Jorge Mackenzie habla de los 30 años de Neurosis

COMPARTIR ARTICULO EN:

La agrupación bogotana de metal llega a tres décadas de existencia sin perder vigencia. Su líder, y el único miembro que ha estado siempre firme, recuerda en esta entrevista anécdotas de los inicios y los altos y bajos de la banda. También se refiere al fallecimiento de Elkín Ramírez: “nos quedamos pensando en qué va a pasar con la escena en 20 años”.

Andrés J. López / @vicclon

Antes de arrancar a leer dele play a esta selección, hecha por el entrevistado, de los temas que definieron la carrera de Neurosis.

En un listado de los pilares que le dieron público y longevidad al metal colombiano no podría faltar, en ningún caso, Jorge Mackenzie. El ex integrante de Darkness y fundador de Neurosis fue uno de los que luchó contra viento y marea para que Bogotá no se dejara opacar por el trabajo que Masacre, Kraken, Reencarnación, Parabellum, entre otras bandas, estaban haciendo en Medellín durante los años ochenta.

Este músico, hijo de padre escocés y criado en España hasta un año antes de formar la banda, mira para atrás y lo ve claro: ni los constantes cambios de alineación (alrededor de 40 integrantes. Su formación actual la completan el baterista Julian Ruiz, el guitarrista Gary Otero, el vocalista Diego Salgado y el bajista Steven Cartagena) y el decreciente apoyo por parte del público al rock nacional, han sido impedimento para que Neurosis cumpla la titánica tarea de llegar a los 30 años. Hablamos con Jorge, quien además de celebrar las tres décadas de la banda, este año también organizará el Metal Chessmaster, el primer torneo de ajedrez para rockeros.

 

¿Por qué hacer un torneo de ajedrez y cuál es la relación con el rock?

El ajedrez siempre ha sido una de mis pasiones, lo juego desde los cinco años y lo dejé de lado por seguir con la banda. Hace un año y medio lo retomé y desde ahí he conocido gente, muchos de ellos rockeros, a los que también les gusta este deporte. En Colombia estamos atrasados en muchos aspectos y lo vemos como algo aburrido y de viejitos, pero eso no es cierto, con este torneo quiero demostrar que a los jóvenes también les gusta el ajedrez, que se pueden crear lazos de amistad en torno a este juego y que esa idea es anticuada y falsa.

 

Hablemos de música, usted ha dicho que el apoyo al metal nacional era mayor en décadas pasadas, ¿cómo era ese apoyo en los inicios de su carrera y en qué ha cambiado?

Antes la gente no solo compraba más discos, sino que también iba a los toques. En nuestro debut, en enero de 1988, tocamos en la calle 24 con carrera 13 junto a Darkness. Para esa presentación logramos reunir unas 500 personas, aunque otros conciertos de bandas nacionales lograban tener hasta mil asistentes.

Las bandas de esa época fuimos las que hicimos escena; en ese momento el público, que era el que se la pasaba en las casetas de la calle 19, no llegaba ni a 500. Nosotros imprimíamos los flyers y a todo el que veíamos con pinta de rockero le dábamos uno, así fue como muchos que no estaban familiarizados con esta música se terminaron metiendo.


"Recuerdo que en 1995, cuando lanzamos Verdun 1916, vendimos 2.000 copias, ahora ya no llegamos ni a 200"


¿En qué lugares eran los toques de esa época?

En verdad nos presentábamos donde nos saliera. Jorge Daconte, un organizador muy importante de esos años, nunca nos pagaba y por eso lo llevábamos en la mala, pero él movió mucho las cosas para que tocáramos constantemente. Una vez nos organizó un show en la calle 46 con carrera 13 y el escenario fue una tractomula.  Otros sitios importantes para la escena emergente de esa época fueron Iron Speed y La Mansarda, en este último llegaron a estar La Pestilencia y Reencarnación. 

Por nuestra cuenta también buscábamos espacios, luego de ensayar en la casa de Francisco Nieto, el primer guitarrista de Neurosis y actual miembro de La Derecha, salíamos a la calle y así fue como terminamos con el salón comunal de San Fernando. Acá alcanzamos a tocar con Masacre, Agony, La Pestilencia y Ekhymosis, cuando aún estaban con Juanes.

neurosis-discografia.jpg

Portadas de todos los discos de Neurosis

 

 

 

¿Qué recuerdo le quedó grabado de esa época?

A finales de los 80 era normal que en todos los toques hubiera vandalismo, vidrios rotos y peleas entre punkeros y metaleros. La policía todavía no estaba acostumbrada a este tipo de espectáculos y a veces caían. Un día estábamos en La Mansarda y llegaron a requisarnos a todos, mientras eso pasaba a uno de los policías se le disparó el arma, la bala rebotó y le entró en la sien a la novia de Arley Cruz (vocalista). Afortunadamente no tocó hueso y la llevamos al centro de salud a que le extrajeran el proyectil.

 

¿Cuándo empezó a ver esta disminución de apoyo a las bandas nacionales?

La decadencia llegó en la década de los noventa, cuando empezaron a traer bandas extranjeras y apareció internet, esas fueron dos bombas para el metal colombiano. Recuerdo que en 1995, cuando lanzamos Verdun 1916, vendimos 2.000 copias, ahora ya no llegamos ni a 200. Para completar, al músico local también lo empezaron a ‘pordebajear’ y a verlo como un igual mientras a un extranjero ahora lo ven como un superior.

 

Usted, además de metal, escucha bandas como Dead Can Dance, una banda de post punk y darkwave. ¿Qué pasa cuando en un ensayo le sale algún riff alejado del sonido de Neurosis?

Antes que nada, yo nunca practico… Solo agarro la guitarra cuando voy a componer. Para mí es más importante hacer nueva música a ser un virtuoso. Respecto a lo otro, y no sé si sea un problema o una virtud, pero no puedo tocar algo que no sea metal, independientemente de que escuche otros géneros. Aún así, no soy de los que escucha metal las 24 horas.

 

Usted ha sido el único miembro constante en todo este tiempo. ¿A la hora de escribir canciones impone su opinión o se deja aconsejar por los nuevos?

¿Puede creer que en 30 años no me han traído nada? Siempre escribo las canciones de principio a fin y en el proceso tengo en mente cómo deben sonar los otros instrumentos y hasta las voces. Todo el tiempo les digo que si tienen alguna idea la propongan, pero tal vez se cohíben porque es mi banda y he hecho uno que otro “éxito”. Siento que en Colombia hay un problema de creatividad.


"Para muchos ser músico ahora es ser un marihuanero ignorante y tomarse un poco de cervezas con sus amigotes, para mí eso no merece respeto"


La música de Neurosis ha llegado a Estados Unidos, Canadá, Japón y países de Europa, pero la banda en vivo no. ¿Siente algo de frustración que en tres décadas aún no hayan visitado estos lugares?

Sí, claro. No he cerrado la posibilidad pero es muy difícil. He visto que varias bandas se autofinancian y pagan sus propios pasajes, pero los músicos con los que he tocado no han estado dispuestos a invertirle ni mil pesos a Neurosis y yo no puedo encargarme de lo mío y lo de otros cuatro manes. La mentalidad del músico de ahora es no invertir nada pero ganar mucho. En ese sentido siento que la hoja de vida de la banda se ha desperdiciado.

 

¿Cuál cree que ha sido el mayor acierto y falla de las bandas de metal colombianas?

El mayor acierto: la terquedad. En un país que no era rockero y no tenía espacios adecuados, bandas como Masacre hicieron las cosas con amor, creyeron en lo suyo y por eso lograron fortalecer la escena, presentarse en el 70.000 Tons of Metal y en Nueva York.

El error es que de unos años para acá los jóvenes solo quieren copiar lo de afuera. Con el fallecimiento de Elkin Ramírez nos quedamos pensando en qué va a pasar con la escena en 20 años; ahora ya no se esfuerzan en las letras ni tienen responsabilidad social con la música. Para muchos ser músico ahora es ser un marihuanero ignorante y tomarse un poco de cervezas con sus amigotes, para mí eso no merece respeto.

dsc_0289_0.jpg

Usted fue vocalista de la banda entre 2010 y 2012. ¿Cómo fue eso y por qué dejó de hacerlo?

Lo hice porque me dio pereza buscar otro vocalista, entonces decidí escribir unas canciones que se acoplaran a mi voz. Dejé de hacerlo porque no soy vocalista y es mucho trabajo cantar, tocar y manejar una banda al mismo tiempo. Esto tuvo opiniones mixtas y a pesar de todo ‘The Horror of Chernobyl’ es la canción que más dinero le produce a la banda y es la más escuchada en países como Ucrania y Rusia. Algo debí haber hecho bien.

 

Además del relanzamiento en vinilo de su demo Más allá de la demencia, ¿en qué está trabajando Neurosis para estos 30 años?

Estamos trabajando en un concierto oficial en Bogotá, en donde planeamos traer a Darkness, Masacre, Ekhymosis y Orgullo Nativo. A ver si invito a algunos ex integrantes de la banda. También queremos presentarnos en Rock al Parque, el Altavoz, hacer una gira por el país y ojalá por fuera. También vamos a sacar un box set con DVD en donde incluiremos ensayos, entrevistas, audios, filmaciones inéditas y un tema nuevo. Este trabajo lo publicará Psychophony Records y esperamos que salga antes de mitad de año.

neurosis-logo.jpg

 

Comentar con facebook

contenido relacionado

Contenido patrocinado

EVENTOS RECOMENDADOS