Ud se encuentra aquí INICIO Musica Asi Suena El Nuevo Disco De Kraken El Titan Del Rock Colombiano

El “Titán” del rock colombiano sigue sobre esta tierra

kraken sobre esta tierra

Imagen tomada de 'Sobre esta tierra'

COMPARTIR ARTICULO EN:

Ya eran siete los años sin un disco nuevo de Kraken. Eso, y el delicado estado de salud de Elkin Ramírez, puso a temblar a sus seguidores, que se quitaron cualquier miedo con el lanzamiento de una nueva producción, la continuación de sus primeros cinco trabajos: ‘Kraken VI: sobre esta tierra’. Conozca cómo suenan los nuevos temas del “Titán”.

Andrés J. López / @vicclon

El anuncio de Kraken VI: sobre esta tierra, el nuevo disco de la agrupación paisa, fue como una bocanada de aire para sus seguidores. Más después de las noticias, poco alentadoras, que llegaban de Elkín Ramírez: había sido diagnosticado en julio del año pasado con un edema fibroso. Todo daba para pensar que la banda agonizaba. Pero no. El “titán del rock colombiano” está de regreso, siete años después de su última producción con este disco, lanzado el pasado 10 de septiembre.

La ansiedad y las preguntas de los metaleros que crecieron con Kraken no se han hecho esperar: ¿qué tal la voz de Elkin? ¿estará al nivel de antes?

Nos pusimos en la tarea de escuchar y digerir los nueve temas del álbum y, de entrada, las noticias son buenas: la voz de Elkin está al pelo y eso queda claro desde ‘Sobre esta tierra’, la primera canción de esta placa. El grito que pega en los primeros segundos de este tema emociona y relaja al oyente, pues el registro vocal de Elkin está intacto. Nos hace olvidar que la grabación se hizo con el vocalista en plena recuperación.

Pero así como la voz de Elkin suena bien, no ocurre lo mismo con el solo del tecladista Rubén Gélvez. La intervención de su teclado en este corte no suena muy clara y, más que un solo de teclado, el sonido se asemeja al de un zumbido. Eso no le quita que su aporte en la composición y los arreglos de Kraken VI: sobre esta tierra le den finura al disco.

 

La experimentación es una constante en este disco y ‘Flores de trébol’ es muestra de eso. El inicio de esta canción tiene aires de metal industrial y, por un momento, el registro vocal de Elkin cede un poco; el repentino cambio de voz aguda a grave le suena forzado, sin mucha naturalidad. El coro de este tema se ajusta al patriotismo que por estos días se siente en el país:  “Mi pueblo huele a café a sangre fresca, poema y yelmo. Esculpiendo a cincel las puertas viejas de un cementerio. ¡Pueblo mío levántate! No te rindas ni vivas más, ni vivas más de tus muertos”.

 

Para los que han seguido la carrera de Kraken no es un misterio que Elkin pasa fácilmente de escuchar las tonadas heavy de Queensrÿche a sumergirse en los tangos de Carlos Gardel. ‘No importa que mientas’, el primer single de este trabajo, tiene el sello de esa diversidad de sonidos. Los riffs distorsionados de Andrés Leiva y Ricardo Wolff son fieles al alma de Kraken pero, seamos sinceros, su letra, que habla de una ruptura amorosa, le sonaría mejor a Camilo Sesto, Raphael o José José.

El video para promocionar este tema es poco atractivo. Sabemos que Elkin no está en condiciones de grabar, pero hacer bailar a una pareja en un salón durante cinco minutos tampoco es la mejor forma de promocionar un disco de metal.

Escuche usted mismo esta balada heavy:

 

‘Hojarascas’ parece la continuación de ‘No importa que mientas’, la diferencia es que esta balada sí suena más a metal, y menos a un hit de plancha. Desde el inicio recuerda a ‘Silencioso amor’, incluido en Kraken V: el símbolo de la huella (1995). Esto tiene sentido, teniendo en cuenta que la banda se basó en sus primeros cinco discos para escribir Sobre esta tierra.

 

Luego de escuchar ‘Hazte a un lado’ uno podría pensar que Elkin escribió las letras despechado, pues habla del rencor que siente por aquella persona que aún lo está buscando. Hasta este punto del disco es el tema más pesado, con un sonido muy ochentero y coros a múltiples voces, bastante común en el heavy metal de hace 30 años.

 

La experimentación regresa para ‘Sueño libertario’, con guitarras que tienen una distorsión más fuerte que otros temas, como el metal de finales de los 90 e inicios de siglo, y se mezclan con los teclados de Rubén para crear una especie de metal sinfónico. Los sonidos egipcios, presentes a lo largo de la canción, van muy acordes con la portada, que idearon Elkin y Ricardo Wolff.

 

Hasta este momento del disco, Luis Ramírez, el bajista de la banda, no había sido protagonista pero en ‘Resiste’ se lleva la atención, parece que él fue el que más se esforzó en este tema; las intervenciones del teclado y la guitarra son muy tímidas y débiles en comparación con el resto de canciones. Otro que se anima en este tema es Julián Puerto, que se hace sentir con un solo de batería, aunque muy breve y con un uso excesivo de los pedales.

(Vea el truco que Luis y otros cuatro bajistas duros nos enseñaron)

 

El romanticismo también es persistente en el álbum y se hace sentir por cuarta vez en ‘Noches bohemias’. Su letra habla sobre lo complicado que es superar una relación, pero Elkin también quiere dejar claro que es posible apartar todo a un lado y seguir adelante. Es verdad que el desamor es un tema común, incluso en el metal, pero dedicarle casi medio álbum a esto es bastante exagerado.

Musicalmente tiene una carga muy progresiva: de comenzar con un metal tradicional y unos coros a dos voces de Elkin (cantando simultáneamente agudos y graves, como Rob Halford, vocalista de Judas Priest) pasan a cortos intermedios de solo piano y bajo, para después regresar al metal y darle paso a uno de los mejores solos de guitarra de todo el disco a cargo de Andrés Leiva.

 

La última entrega de Kraken cierra con ‘La barca de los locos’, el verdadero primer single del álbum, pues fue lanzado en 2013. No se deje engañar por el título, muy a lo Mägo de Oz, porque esta canción no tiene folk ni ningún otro elemento que lo asocie con los españoles. Al contrario, es puro heavy metal con unos pasajes de teclado muy oportunos y un intermedio hecho para tocarse en vivo, junto al público.

Desde su aparición, ‘La barca de los locos’, ha hecho parte de todos los conciertos de la banda y también la incluyeron en su DVD en vivo La fortaleza del titán – 30 años: 1984 – 2014.

 

No se sabe si Sobre esta tierra vaya a tener una gira. Durante el lanzamiento del disco, el pasado 24 de septiembre en el bar Canterbury, se habló sobre el estado de salud de Elkin y le tomará al menos otro año para recuperarse totalmente y darlo todo en una tarima. Los fanáticos esperan que este no sea el último álbum de la banda, pero en caso de que lo sea, hay que reconocer que Elkin no mostró ningún signo de debilidad y no dejó que Kraken se convirtiera en una banda de nostalgia, como Guns N’ Roses. Al contrario, sacó un disco decente, experimental y con bastantes momentos románticos. El “Titán” aún no desaparece, sigue sobre esta tierra.

cd-kraken.gif

sello_cc.png

Comentar con facebook

contenido relacionado

Eventos Recomendados