Ud se encuentra aquí INICIO Historias La Voz De Sabina Rodriguez La Nieta De Thomas Van Der Hammen En La Lucha Por La Reserva Ante Las Propuestas Del Alcalde Enrique Penalosa

La nieta de Thomas van der Hammen y su lucha por defender la reserva

La nieta de Thomas van der Hammen y su lucha por defender la reserva

Foto cortesía de Sabina Rodríguez

COMPARTIR ARTICULO EN:

Sabina creció cerca de su abuelo, y en un bosque que él sembró en su casa de Chía aprendió a diferenciar las especies de árboles. Hoy es una joven abogada ambientalista que fundó una organización activista para defender la reserva. “Peñalosa no quería a mi abuelo para nada”, dice.

Mario Rodríguez H. | @quevivalaM

La voz de Sabina Rodríguez van der Hammen es la de una ciudadana más, o al menos así lo ve ella. Pero también sabe de la responsabilidad que tiene de defender la Reserva van der Hammen, primero como bogotana, pero también por el vínculo emocional y familiar que la une a ese territorio. “A mi abuelo no le hubiera gustado que la reserva llevara su nombre –dice Sabina-, no le interesaba el reconocimiento y ahora nos reímos porque su nombre tiene peso”.

Su abuelo es Thomas van der Hammen, un tipo que a los 27 años salió de Holanda y se vino a Colombia, pues le ofrecieron trabajo en el Servicio Geológico Nacional de Colombia (ahora Ingeominas). Años después, van der Hammen encontró en Chía el lugar en el que viviría el resto de su vida, y donde finalmente falleció en marzo de 2010. En su residencia en este municipio sembró un bosque de dos fanegadas.

“Algunos decían que era un soñador, que nunca alcanzaría a ver el bosque y él fue quien más lo disfrutó. Yo crecí aprendiendo a diferenciar las especies de los árboles gracias a él, en ese bosque”, recuerda Sabina. Cuando eso, ella tenía cinco años. Hoy tiene 28, es abogada ambientalista, y una de las jóvenes activistas que más le ha plantado cara a la Alcaldía de Enrique Peñalosa a la hora de defender la van der Hammen.

sabina-rodriguez-van-der-hammen-cantoalagua.jpg

Foto de Cristiam Cubillos en la jornada Cantoalagua

 

 

El área de la reserva cuenta con 514 especies de flora entre bosques, pastizales y humedales, según la iniciativa Reserva Forestal del Norte de Bogotá Thomas van der Hammen, de la cual Sabina es fundadora. “La primera vez que visité el Bosque de las Mercedes –el último espacio de bosque en la parte planta de la Sabana, y que está dentro de la reserva- me sorprendí: es igualito al bosque de la casa de mi abuelo”, dice.

Peñalosa no quería a mi abuelo para nada”. Y es que la batalla sobre qué hacer y no hacer con la reserva ya va para 20 años, y los argumentos que dio su abuelo siempre se han enfrentado con los de Peñalosa. Desde el primer mandato de Peñalosa (1998 – 2001), ya él proponía expandir la ciudad en la zona norte. En contra de esta idea, la Corporación Autónoma Regional (CAR), con base en un estudio de van der Hammen -Plan Ambiental de la Cuenca Alta del Río Bogotá: Análisis y Orientaciones para el Ordenamiento Territorial- insistía en proteger la zona norte de Bogotá, creando la Reserva Forestal Regional del Norte RFRN como parte fundamental de la estructura ecológica principal de Bogotá y la región. En 2011, como homenaje a Thomas van der Hammen, se propuso su nombre para la reserva, tal y como se declaró por parte de la CAR en 2011.

giselle-osorio-ardila-parche-manos-van-der-hammen.jpg

Foto de Giselle Osorio Ardila

 

 

Desde la ciencia y el estudio de la zona, el abuelo de Sabina defendió siempre este espacio de la ciudad. “Como él no solo era geólogo sino también científico botánico, paleontólogo y arqueólogo, concebía la naturaleza como lo más importante, visto desde las distintas disciplinas de las ciencias naturales, y por eso mismo podía explicar el valor ecológico de la reserva”, explica Sabina.

Esta semana, el nombre de Sabina estuvo en boca de Pirry a raíz de la polémica desatada por una foto que compartió en Twitter el concejal Hollman Morris, que tanto la Alcaldía como Pirry salieron a desmentir, diciendo erróneamente que esa foto no hacía parte de la reserva sino del Río Bogotá. Después, la Alcaldía y Pirry rectificaron y reconocieron que la foto de Hollman Morris sí era un cuerpo de agua que estaba dentro de los terrenos de la van der Hammen. Incluso, el periodista dijo en un video que la foto había sido tomada por Sabina.

 

“Fue chistoso porque Pirry salió a decir que la foto era mía pues yo estaba en el recorrido que hicimos, pero la foto la tomó Johana González, que es otra chica de la organización”, afirma Sabina. También, en días pasados, hubo alboroto por un video de la Alcaldía de la youtuber Loa en el que se exponen las razones de la administración para atravesar la reserva con tres corredores viales. “Lo que se ve realmente es el mismo discurso y la misma estrategia de ellos –la Alcaldía- de descalificar y restarle valor a la reserva con un tono despectivo y verdades a media”, dice Sabina al respecto.

En ese mismo video, se explica que la idea de Peñalosa es crear corredores verdes, lo cual es un sinsentido para la nieta de Thomas van der Hammen. “La reserva no es el lugar para ese tipo de intervenciones. Peñalosa nos tiene congelados. En vez de estar peleando por la no destrucción de la reserva, deberíamos unirnos como ciudadanía y ser propositivos”, explica Sabina. Para ella, si su abuelo logró sembrar un bosque nativo en su casa de Chía, no resulta un sueño ridículo visualizar la reserva recuperada. “En Bogotá podemos lograrlo”, dice, aunque reconoce que no será una pelea fácil de dar.

“Bajo ninguna circunstancia dejaremos morir la reserva. Ahora que la Corte Constitucional ordenó al alcalde asistir al debate de control político, es momento de unirse como ciudadanía para contar con una participación que realmente pueda aportar a la reserva”, afirma Sabina.

 

Comentar con facebook

contenido relacionado

Contenido patrocinado

EVENTOS RECOMENDADOS