Ud se encuentra aquí INICIO Arte Fotografia Desnudos Paola Rojas

La fotografía íntima y visceral de Paola Rojas

Durante la adolescencia hizo parte de una comunidad cristiana que la impulsó a ver el cuerpo como algo sucio y pecador.
COMPARTIR ARTICULO EN:

Durante la adolescencia hizo parte de una comunidad cristiana que la impulsó a ver el cuerpo como algo sucio y pecador. Hoy, después de hacer las paces con su figura y ampliar su concepto de la sexualidad, esta fotógrafa nos ofrece una mirada alejada de mojigaterías.

Diana Carolina Martínez

Paola Rojas odió su cuerpo durante muchos años, hasta el día que decidió hacerse un autorretrato desnuda. Era el año 2013 y esta fotógrafa y publicista bogotana estaba en una encrucijada que le estaba destruyendo la autoestima: durante toda su adolescencia hizo parte de una comunidad cristiana que siempre la impulsó a ver el cuerpo como algo sucio y pecador, así que mientras dejaba su sexualidad en manos de la religión su reflejo en el espejo le generaba de todo menos amor. Una tarde al llegar de la universidad se dio a la tarea de buscar en casa objetos que le sirvieran para tomarse una foto. Pensó en la idea del desnudo pero no tenía modelo; ella sería su propia modelo. Se autorretrató y se sintió fatal, sin embargo, ese fue el primero de una serie de momentos que, junto a su cámara, la llevaron a encontrar la belleza en la imperfección del cuerpo humano.

tumblr_ovv6mjynbq1ubmoijo2_r1_1280_copia.jpg

“Me acuerdo de esos autorretratos porque me sentí muy mal y dije: no me conozco —dice Paola—. Pero también pensé en hacerlo como una exploración artística para conocerme, para ver si de verdad esa visión de mí es acertada o me estaba creando un rollo. Yo siempre había visto el cuerpo como algo malo de cero sexualidad. Estaba súper reprimida”.

(Le podría interesar El problema es la palabra gorda, no la gorda)

tumblr_ovv6mjynbq1ubmoijo6_r1_1280_copia.jpg

Con solo 23 años, Paola entró en el mundo de la fotografía artística hace cinco. La fascinación de su papá por registrar cada momento de su infancia, de la que dan cuenta los más de 10 álbumes que guarda en la casa, creó indirectamente un ambiente propicio para que Paola se interesara en descubrir qué se puede ver a través de una lente y hasta dónde su puede llegar con una cámara. Por otro lado estaba la influencia de Flickr, la red social que estaba tan de moda por esos días y en la que esta fotógrafa encontró una inspiración que iba más allá del virtuosismo técnico y que se centraba en lo que la imagen decía a través del simbolismo y la resignifación de objetos.

tumblr_os6j6bvngz1ubmoijo1_1280_copia_1.jpg

“Otra cosa que me parecía chévere —recuerda— era que la gente era muy joven, chicos de 15 y 16 años, y eso me inspiró mucho. Decir: la edad no importa y voy a meterle la ficha a esto.  Lo que yo hacía era imitar lo que veía, no publicaba nada pero trataba de reproducir las fotos que me gustaban, que eran desnudos en su mayoría”. 

26241755_10155444084191785_1337552152_n_copia.jpg

En un principio todo era un hobby al que le dedicaba algunas tardes después de llegar de la universidad, algo que hacía en paralelo con el estudio de las ciencias sociales, que fue lo primero que estudió después de salir del colegio. Pero la vocación siempre llama y dos semestres después de empezar la carrera decidió parar e irse detrás de lo que siempre le había gustado, es decir la imagen, por esa razón comenzó a estudiar publicidad en la Universidad Central. A pesar de que sus profesores de fotografía no la inspiraban, los de publicidad sí, especialmente los de semiótica, con quienes aprendió a dar un discurso sólido a la foto y a ir más allá de la simple imagen. Cuando la gente comenzó a pagar por su trabajo y Paola viajó a Corea a hacer su primera exposición en el festival Ulsan Intertational Photography Festival en el año 2014, empezó a tomarse el asunto de la foto mucho más en serio.   

“Esa primera exposición fue super chévere —dice Paola, quien también ha expuesto en Colombia, España, México y Argentina—. Yo en realidad no tenía ni idea del mundo del arte, para mí siempre fue un proyecto personal por más que vendiera obras. Cuando expuse no entendía la magnitud de esto, expuse unas fotos que ni siquiera tengo en mi portafolio, un par de autorretratos que fue lo que empecé a hacer”.

Visceral es la palabra con la que esta artista define su trabajo, que está inundado de piel, erotismo, sexualidad y sobre todo emociones. El cuerpo es el elemento principal que aparece como instrumento pero también como mensaje, y esto se debe a tres razones principales: 1) cree fielmente en la infinidad de posibilidades de pensarlo y entenderlo; 2) fue el cuerpo con lo que se encontró en su camino de autodescubrimiento y crecimiento personal; y 3) en todo el tiempo que lleva fotografiándolo no se ha aburrido, siempre encuentra un tema de conversación y entiende la relación implícita del cuerpo en el concepto de ser humano. 

_mg_5891-copia_1.png

“Yo el cuerpo te lo puedo pesar de la manera más erótica y pornográfica, y después te puedo decir que un artista coge su cuerpo y se vuelve mierda solo para entenderse de manera personal —dice—. También puedo pensar el cuerpo como una masa, como un objeto y eso no tiene nada de malo. Ese es mi mensaje: que existen muchas maneras de pensamiento que no entendemos, maneras con las que hasta yo misma choco y me sorprendo”.

(Píllese también este fotorreportaje: ¿Cómo se produce la moda independiente?)

tumblr_owegk6b5tr1ubmoijo2_r2_1280_copia.jpg

A Paola le inspiran muchas cosas: la cotidianidad, los objetos, la cultura popular, las conversaciones con amigos y el color. La primera y la segunda le interesan por su posibilidad de transformación y resignificación. La tercera, afirma, es el reflejo de quienes somos. La cuarta le permite hacer más íntimo su trabajo, pues según ella toda obra es auto biográfica. Y finalmente el color le produce placer a los demás pero sobre todo a ella. La paleta de colores la define en principio por gusto, teniendo en cuenta conceptos básicos como el círculo cromático. Sus colores predilectos son el azul y el rosado, que están presentes en la mayoría de sus obras con el objetivo de crear la estética que la identifica, además busca suavizar el fuerte contenido de la foto a través de tonos pastel. Su mayor referente artístico es el español Chema Madoz

Las palabras empírico y autodidacta son las que definen el proceso de aprendizaje de esta artista. Tiene una rutina que incluye escribir en un cuaderno aquello que necesita perfeccionar o aprender, además de sus metas a corto y largo plazo. Sin embargo no descarta la posibilidad de estudiar su oficio en la academia, fuera del país, pues piensa que la educación en Colombia —al menos en el área de la fotografía— es muy estructurada y la creatividad no tiene cabida en ella, razón por la cual prefirió invertir su dinero en montar un estudio propio en casa y no en una matrícula universitaria. 

tumblr_os6cqxhdpz1ubmoijo4_r2_1280_copia_0.jpg

Debido a su formación como publicista, Paola Rojas piensa su trabajo como contenido digital, por lo cual su proceso creativo incluye una parrilla de contenidos con las fotos que va a subir día tras día. La planeación es lo más importante para ella, pero sobre todo las ideas, pues afirma que eso es lo que la diferencia del resto de artistas. “Yo veo mi trabajo como una marca —afirma—. Mi diferencial sigue siendo el pensamiento, por eso lo nutro tanto, porque tú puedes tener una foto muy linda pero si no tiene una buena idea detrás no va a llegar a otros escenarios que es lo que a mí me interesa, que llegue a todos lados”. 

tumblr_ovv6mjynbq1ubmoijo4_r1_1280_copia.jpg

Desde el año pasado el trabajo de Paola no es el mismo; esto comenzó en 2014, cuando Paola por fin se estaba conociendo y la fotografía la estaba sanando. Esa apropiación personal la combinó con una exploración estética en su trabajo y como ella afirma, le importaba un carajo si la invitaban a exponer o no. “Es un asunto que va mucho más allá del cuerpo —dice—. Empecé a entender que no era cuestión de forma, es decir, no tenía una enfermedad, pero tenía pensamientos disfuncionales. El cuerpo imperfecto se ve divino y esa fue mi conclusión”. En 2017 el motor que había impulsado su trabajo ya no existía, la melancolía había desaparecido y no sabía qué hacer. Después de pasar por una crisis creativa descubrió que le gustaban otras cosas como lo grotesco, lo sexual y lo humorístico, que hoy por hoy es lo que habita en sus piezas.

Visceral es el proyecto que más la identifica, pues lo ve como un hijo que tardó un año en crear. “Esa era yo en ese momento porque es melancólico, el color es super lindo, es estético. El cuerpo no es perfecto, pero es visceral. Es el arquetipo de escorpio que quiere llegar a las sombras, a la raíz del asunto”. Dentro de sus trabajos más recientes están Enchúlame la Pussy, que ella define como un cuestionamiento de por qué si yo me pongo un sombrero en la cabeza todo está muy lindo pero si me lo pongo en la vagina no tiene sentido, y Boobs Everywhere, que nació de una conversación con una amiga donde la conclusión fue que Paola ve tetas por todas partes. 

tumblr_os68l0aa381ubmoijo3_r1_1280.jpg

Y este año viene con toda. Además de sus proyectos personales está trabajando en la creación de un calendario en colaboración con la marca de ropa Que Buenas Las Tengo. Por último, tiene todo su esfuerzo concentrado en su primera exposición individual, que se llevará a cabo a mitad de año en Medellín. 

tumblr_os68l0aa381ubmoijo1_r1_1280_copia.jpg

logocreadorescriollos.png

Comentar con facebook

Eventos Recomendados