Ud se encuentra aquí INICIO Noticias Afrofuturismo Y Sanacion Hipnotica Componen El Primer Disco De Ghetto Kumbe

Afrofuturismo y sanación hipnótica componen el primer disco de Ghetto Kumbé

Un viaje por los sonidos afro mezclados con la experimentación electrónica, caracterizan lo nuevo de esta agrupación colombiana.

Nicolás Gómez Ospina // @ngospina14

Ghetto Kumbé es un grupo que ha puesto a sonar el ritmo de los tambores en las tarimas más grandes del país y otras cuantas en festivales alrededor del mundo. Inspirados en los ritmos tradicionales de los tambores caribeños y buscando alcanzar el trance a través de la repetición rítmica, esta agrupación que reúne a tres músicos de la costa Caribe de Colombia lanza este viernes su primer disco. 

Luego de dos EPs en los que confluyeron la experimentación electrónica y la instrumental, la agrupación logró consolidar un disco que lleva su mismo nombre y el cual alberga temas que exploran conceptos como la injusticia, el poder y la rumba. Este álbum es la confirmación de que cada vez están más cerca del sonido que buscaban cuando empezaron este proyecto luego de muchos años como músicos de bandas como La 33, Sidestepper u Onda Trópica.

Como si se tratara de un viaje al interior de su mismo crecimiento, Ghetto Kumbé abre este álbum con unos cánticos en wayuunaiki, los mismos que cantan todos los hombres wayuu de la Sierra Nevada, cuando alcanzan la madurez. “Es como una invitación al ritual de tambores que empieza”, dice Edgardo Garces ‘El Guajiro’ quien, junto a Chongo y Keyta, le han apostado al sonido de los tambores con el que crecieron.

Esa intención rítmica se acompaña además de unas declaraciones políticas fuertes en canciones como Pila Pila o Vamo’ a dale duro en las que se tratan temas como el sistema opresor y la violencia impune. “Para nadie es un secreto que vivimos en un país medio turbulento. En mí caso yo nací, crecí y me crié con el mismo tema del narcotráfico así que tenemos que abrir los ojos y reconocer nuestra historia. Lejos de querer entregar un discurso político o algo queremos compartir la forma en que nosotros vemos el mundo”, cuenta El Guajiro. 

Para los miembros de esta agrupación, la pista de baile es un espacio para sanar y el baile mismo un ejercicio catártico que permite liberar el cuerpo de todo lo que lo agobia. “Es ese momento donde estás con tus pensamientos, donde puedes sentirte sano y tranquilo contigo mismo”, señala Garces. Ahí radica la fuerza y la importancia de su música que se vale del poder de los tambores, del ritmo y del baile para compartir su forma de ver y de sanar.

edgardo_garces_-_ghetto_kumbe_by_cata_garces.jpg
Foto por: Catalina Garcés

Entre sus colaboraciones, el disco cuenta con la participación de Melanie Bourire, una cantante nacida en la Isla Reunión (territorio ultra marítimo de Francia) que ha tenido una cercanía importante con la musicoterapia durante toda su carrera en proyectos como Saodaj’ o Les Bringelles. Aunque la conexión no es directa, el disco se acerca a un ritual de sanación basado en la lógica de la repetición. “La música electrónica toma este elemento de la música tradicional, donde llegas al trance a partir de las repeticiones del ritmo”, cuenta Garcés.

Una de las canciones en la que se explora más ese poder es Pila Pila, un tema que ya habían tocado en vivo desde que empezó el proyecto, pero que hasta ahora se animaron a grabar. Se trata de un tema que envía un mensaje fuerte sobre el ‘ponerse las pilas’ en todos los sentidos, tanto en el baile como en la vida donde “nadie la saca barata”.

Aunque algunos medios intentan encasillarlos en un supuesto género de afrofuturismo, ellos lo entienden como la capacidad de mezclar las raíces africanas con la música moderna. “El afrofuturismo ha sido desde nuestros inicios el camino a seguir, el lugar al que queríamos llegar y poder experimentar con todo eso”, dice El Guajiro, quien define su música como una mezcla entre África y Colombia con la cantidad de sonidos que eso implica.

Un ejemplo de ello es la canción que cierra el disco, Lengua Ri Suto, la cual está hecha a varias manos junto a Kombilesa Mi, el grupo de rap que desde San Basilio de Palenque ha conquistado espacios como Hip Hop al Parque. Este tema habla sobre la importancia de mantener la lengua palenquera a pesar de la influencia global que ha conquistado a los jóvenes de San Basilio a punta de reggaeton y otros géneros. Su título significa nuestra lengua y es un ejemplo de cómo se trazan esos puentes entre lo africano y colombiano a través de la música.

Con el paso de los años la música de Ghetto Kumbé ha ido mutando hasta convertirse en una versión futurista de sí misma. Los beats y las voces han tomado más importancia manteniendo al tambor como el personaje principal que se luce en las once pistas que trae este álbum. Este debut de la banda confirma una madurez desde la que se intenta desmarcar de la idea de hacer música con solo una influencia y es la muestra de que combinando sonidos de varios lugares puede conseguirse un resultado auténtico que mantenga la fuerza de su mensaje.

Escuche Ghetto Kumbé completo aquí:

 

Comentar con facebook

contenido relacionado