Ud se encuentra aquí INICIO Noticias Alcaldia Penalosa Niega Recibir 2339 Arboles Para Reserva Van Der Hammen

La negativa de la Alcaldía a recibir 2.339 árboles para la Van der Hammen

La negativa de la Alcaldía a recibir 2.339 árboles para la Van der Hammen

Foto portada Sembradores de la van Der Hammen

COMPARTIR ARTICULO EN:

Cedros, alisos, arrayanes, hayuelos y sauces permanecen en una casa de Teusaquillo ante la indiferencia y ‘peros’ que puso el Distrito para que hubiera un acto de reforestación, según denuncia la Veeduría Ciudadana para la protección de la reserva.

Mario Rodríguez Hernández | @quevivalaM

Desde la noche del lunes, la gente de la Veeduría Ciudadana para la protección de la reserva forestal Thomas van der Hammen se volcó a las redes sociales para denunciar que ni la Alcaldía, ni la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), aceptaron más de dos mil especímenes vegetales que algunos ciudadanos, con apoyo de los Sembradores de la van der Hammen, recolectaron y planeaban donar a la ciudad por su cumpleaños 479.

Pero no sucedió y, hoy, los 2.339 árboles están en el patio de una casa en Teusaquillo.

Para poder llevar a cabo la recolección, la Veeduría había radicado desde el pasado 19 de julio una propuesta formal en la Secretaría de Gobierno. En ella se pedía que, además de prestar el espacio para la recolección, la Alcaldía designara a alguien para que recibiera los árboles a manera de acto simbólico, y que después se les hiciera la revisión técnica. La respuesta que les dio la Alcaldía, un día hábil antes de la actividad, se limitó a un “No se les puede prohibir el uso de la plaza, pero no sabemos qué vaya a pasar con los árboles”, según afirma Rodrigo Mutis, vocero de la Veeduría. Rodrigo, además, cuenta que durante la jornada, agentes de la policía les dijeron, a las tres de la tarde, que ya era hora de recoger todo, pues no contaban con permisos sino hasta esa hora.

rvdh_5.jpg

Foto de Antonia Bustamante

 

Para muchos, esta negativa obedece a la ya histórica postura de Enrique Peñalosa frente a la reserva, incluso tildada de “desprecio” por parte del concejal Manuel Sarmiento. No se puede olvidar que el alcalde, desde años anteriores, ha dicho que esta es una zona sin potencial ambiental en el que predominan colegios y potreros, y ha cuestionado las capacidades del panel que, en el 2000, conformaron el arquitecto Rogelio Salmona, el ecologista Julio Carrizosa, el entonces Ministro de Ambiente Juan Mayr, y el mismo Thomas van der Hammen, con el fin de proteger el territorio.

Al ver que por parte de la Alcaldía solo había indiferencia y un montón de vacíos que hacían suponer que no se recibirían los árboles, la Veeduría se contactó con Néstor Franco, director de la CAR. “Como ya era jueves -3 de agosto-, sabíamos que estábamos sobre el tiempo, cosa que la CAR reconfirmó. Sin embargo, nuestra intención era lograr un acto simbólico con la organización, en la que públicamente se comprometiera a buscar alternativas para coordinar las jornadas de siembra correspondientes con la ciudadanía, algo que no logramos”, explicó Sabina Rodríguez van der Hammen, integrante del colectivo y nieta del científico holandés que le da nombre a la reserva (lea también La nieta de Thomas van der Hammen y su lucha por defender la reserva).

Para ella, entre el Distrito y la CAR existe un ping pong a la hora de asumir responsabilidades frente a la reserva y por eso se dan hechos como esta negativa. “El Distrito siempre argumenta que no es competencia de ellos, sino de la CAR como autoridad ambiental. Pero la CAR no es contundente en hacer un llamado al Distrito a cumplir sus obligaciones y trabajar en conjunto por la consolidación de la reserva”, explica Sabina. La intención de la Veeduria es que, así como ha hecho en otros territorios – los cerros orientales o el Río Bogotá-, la CAR realizara el acompañamiento a favor de la reserva.

rvdh_9.jpg

Foto de Antonia Bustamante

 

Para los sembradores, es poco probable que la Alcaldía reciba los árboles, por lo que el plan B consiste en tomar una acción ya contemplada en el Plan de Manejo Ambiental de 2014, enfocado en la conservación y restauración del territorio: la realización de cercas vivas en zonas preexistentes de la reserva, o jornadas de siembra en predios privados, como lo son los colegios, los cuales se sumarían a los trabajos que los Sembradores ya han adelantado.

whatsapp_image_2017-08-08_at_1.28.24_pm_0.jpeg

“Nosotros estamos muy felices con la jornada en la Plaza de Bolívar: acercamos la Reserva a la ciudadanía y generamos un espacio para la pedagogía”, dice Gina Piza, miembro del grupo. El paso a seguir, desde la Veeduría, es radicar ante la CAR un balance sobre la jornada y una propuesta formal en la que, como ciudadanía, se ofrecen para avanzar en conjunto y pedir que se tomen cartas en el asunto, para que la ciudad pueda disfrutar de los nuevos árboles donados, entre los que se encuentran ejemplares de cedros, alisos, arrayanes, hayuelos y sauces.

La Alcaldía, desde Twitter, respondió: “Sólo hasta que tengamos una reserva pública, como la que proponemos, podremos realmente iniciar un proceso masivo de siembra y restauración”, argumentando también que, al ser los predios privados, no puede obligarse a los propietarios a sembrar en ellos, menos cuando “no se tiene un control fitosanitario y de especies sobre estos árboles”. Frente a esto último, Gina Piza, asegura que la veeduría, junto a su equipo técnico, ya había realizado dicho control con el objetivo de no poner en riesgo los ecosistemas presentes.

En el twitter de Reserva van der Hammen van a estar haciendo seguimiento al estado de los árboles hasta que lleguen a su destino final".

 

Comentar con facebook

contenido relacionado