Ud se encuentra aquí INICIO Musica Un Rap Por La Paz A Cargo De Akapellah

Un freestyle de Akapellah por la paz

akapellah por la paz

Fotos de Juan Santacruz

COMPARTIR ARTICULO EN:

Este rapero venezolano está en su mejor momento, lo cual no lo convierte en alguien indiferente con la realidad de su país. En el marco del festival Hiphoppaz por la Paz, en Bogotá, hablamos con Akapellah, quien también improvisó unas rimas para Cartel Urbano.

Andrés J. López / @vicclon

“Ustedes están más cerca de la paz que nosotros, los venezolanos. Me toca llevarme de tarea esta labor social, a ver si allá nos ponemos las pilas y comenzamos a trabajar en pro de la paz con el hip hop”, dice Akapellah durante la rueda de prensa del Festival Hiphoppaz por la Paz, organizado por la Fundación Ayara y en el que hubo presentaciones de MCs del calibre de Afaz Natural, N. Hardem y Ras Jahonnan.

Pero no solo de la crisis venezolana habló este rapero de Maracay, también de la evolución del rap a lo largo de las décadas: mientras Ras Jahonnan opina que ya no se hará música como la de antes, Akapellah defiende tanto lo viejo como lo nuevo, ya que para él, el género se transforma y adopta nuevas tendencias e ideologías y su aceptación en el público es solo cuestión de tiempo. “Nosotros siempre vamos a consumir el hip hop que haya, no solo por apoyo, también porque es nuestro estilo de vida y moriremos siendo raperos. Con el paso de los años habrá más conocimientos y mejores exponentes”.

Fue una rueda de prensa entretenida, aunque no tanto como esta:

Después de la reunión general con los medios, hablé unos pocos minutos con este rapero de 24 años.

 

¿Cómo ha cambiado el rap desde la subida del chavismo?

No te voy a mentir, parte del auge del hip hop venezolano se debe al apoyo y a los festivales, muchos de estos masivos, que se llevaron a cabo en ciertos periodos del Gobierno. Mis primeras tarimas fueron en estos eventos gubernamentales.

En el aspecto cultural, el Gobierno venezolano hizo un muy buen trabajo. Varios de estos festivales aún son recordados y tuvieron impacto en las comunidades y en las escuelas de hip hop. Les dieron estabilidad a esos raperos que estaban en las calles. Fue un cambio benéfico. Pero desde hace unos dos o tres años ya no hay nada que valga. Lo que hicieron con las manos, lo destrozaron con los pies.

 

¿Se siguen haciendo este tipo de eventos?

Muy poco, y por la situación actual todo está muy politizado. Cada coyuntura que encuentran la usan para publicitarse políticamente. Ya no estamos unidos por la misma causa de antes, sino que ahora cada quien defiende la suya.

(Lea también Venezuela también sufre de hambre de rock)

akapellah-hiphoppaz.jpg

 

“Ya la vaina más pendeja cuesta milki (mil quinientos bolívares)”, canta usted en ‘Milki’. ¿Cómo es ser rapero en un país con una inflación tan alta?

Más que cómo es para nosotros, los raperos, es cómo se vive en un país con esta situación. Afortunadamente tenemos un ingreso que no tienen las personas del común, sin embargo a todos nos empapa la misma realidad. Lo único bueno es que en este caso tomo estas vivencias para hacer mi propuesta musical. Y esto termina convirtiéndose en ese círculo eterno en el que estamos todos los venezolanos: reírnos de nuestros problemas. Pero obviamente mantenemos nuestro desacuerdo con lo que está pasando.

akapellah-colombia.jpg

 

¿Y su próximo trabajo?

Si Dios quiere, saldrá a inicios del otro año. Se va a llamar Como nunca y es la continuación de mis discos anteriores, Como antes y Como siempre. Cada trabajo tiene una relación con su título. Como antes es un tributo a los comienzos del hip hop y Como siempre tiene el ritmo venezolano de siempre. Como nunca es un disco en el que experimento con nuevos ritmos sin perder mi esencia, para intentar llegarle a ese público que me falta.

akapellah-hip-hop-por-la-paz.jpg

 

¿Ese disco tendrá más ataques hacia el presente venezolano?

Sí, claro. Aunque no lo considero un ataque sino un clamor, una queja. Es inevitable. Soy un ciudadano venezolano, esa es mi realidad, es lo que estoy viviendo y sobre eso seguiré cantando mientras pueda.

 

¿Qué más se necesita, además de la firma de un papel, para que llegue la paz a un país?

Hay que modificar la conciencia de los que habitan ese país, que es dificilísimo. Todo termina siendo cuestión de valores y con los viejos eso ya es caso perdido. Creo que eso está en los niños y en las futuras generaciones. Ahí se encuentran las bases para cambiar un país.

 

¿El rap sufriría una metamorfosis en caso de que todo llegara a calmarse en Venezuela?

El rap simplemente habla sobre la realidad de la persona que lo hace. Entonces, si se quiere cambiar este género hay que empezar por crear otro entorno para las personas, de lo contrario esto jamás sucederá.

 

¿Qué tal un freestyle por la paz?

sello_cc.png


No deje de leer de rap:

“No puedo creerme un negro gringo cuando en verdad soy un mestizo de Bogotá”: Ali a.k.a Mind

“Antes me meto a malandro que a un préstamo del ICETEX”: las rimas de La bomba de Ziroshima

N.Hardem o el perro de ataque: una entrevista rapeada

 

Comentar con facebook

contenido relacionado