Ud se encuentra aquí INICIO Musica Nira Clandestine Mujeres Cantantes De Rap

"¿Por qué les da miedo reconocer que hay una mujer que rapea mejor que ellos?”: Nira Clandestine

Con solo 22 años, esta MC bogotana tira rimas sin tapujo para darle un vuelco al rap colombiano, dominado por hombres.

Fotos de Daniel Sierra 

COMPARTIR ARTICULO EN:

Con solo 22 años, esta MC bogotana rima sin tapujo para darle un vuelco al rap colombiano, dominado por hombres. Un embarazo adolescente casi la obligar a terminar su carrera musical, un camino que la ha llevado a ser la única artista nacional presente en el último Hip Hop al Parque. Desde su discurso parado, no culpa al machismo pero sí cuestiona la falta de espacios para las mujeres. ​​

Diana Carolina Martínez

Nira Clandestine llegó al rap por su tío, quien viajaba a Estados Unidos y le traía discos y videos de All City y Bahamadia, sus más tempranas influencias y que todavía hoy mantiene entre su top de más escuchados. Aunque sigue fiel a esos primeros acercamientos al género, lo cierto es que con solo 22 años la carrera musical de esta artista ha estado llena de giros y tropiezos que la han obligado a empezar desde ceros en más de una ocasión.

A los 13 años, Nira se metió en el freestyle y tres años después arrancó formalmente como MC al hacer parte de Real Clandestinos, agrupación con la cual grabó el disco Guerreros. Pero esta primera experiencia no duró mucho pues el embarazo de la artista significó ponerle freno al proyecto. Su sueño de sobresalir en la escena del rap colombiano parecía acabar ahí, pero un año después encontró la pieza que le faltaba para retomar el vuelo: Franyi Barrero, su amiga y cómplice, con quién formó Blanco Sensitivo. Juntas se presentaron en Venezuela y Ecuador, y sacaron al mercado dos producciones que les valió reconocimiento nacional e internacional: Libre ser y Pal que le gusta y no lo compra. Pero otra vez, cuando el éxito parecía estar a la vuelta de la esquina, el grupo se disolvió y Nira tuvo que arrancar de nuevo. ​

dsc_0067_1-24.jpg

Y lo hizo. Orgullosamente madre, esta bogotana fue la única artista nacional que rompió tarima en la última edición del Festival Hip Hop al Parque (lea también Caminar por el barrio con una gorra de estas es severo vértigo”: las verdaderas protagonistas de Hip Hop al Parque). Fue una experiencia que, como viene haciendo desde su primer trabajo solista -Ojos Desnudos (2015)-, le ayudó a cerrar ciclos del pasado, a prenderles fuego a todos los recuerdos amargos. Recuerdos como el que vivió al lado de Franyi mientras se presentaban en un festival de rap en Fontibón. Era julio de 2013 y Blanco Sensitivo daba una descarga de buen rap hasta que les apagaron el sonido a los 15 minutos y las bajaron del escenario sin explicación alguna. Tampoco fue necesaria: eran las únicas mujeres y el resto de artistas, todos hombres, tuvieron media hora para su presentación.

(También puede interesarle Una charla con las hermanas más paradas del punk femenino en Colombia)

​Para muchos en la escena, y como lo ha vivido en piel Nira, la participación de las mujeres en el rap colombiano está reducida a un segundo plano. Son pocas las MCs nacionales que son reconocidas por su obra, y la escena está dominada por hombres en casi todos los espacios. Pero raperas como Nira decidieron nadar contra la corriente y apostarles a las rimas como estilo de vida, también representado al país en tarimas internacionales. ​

​Después de presentarse en Hip Hop al Parque, hablamos con la artista sobre su estrellada carrera y de cómo, siendo mujer, se está ganando un espacio entre los hoppers colombianos, codéandose con artistas de la talla de Samurái, Al2, Apache, Pedro Mo, Yoki Barrios y Krazy Dayz DAS EFXS.​

Su música es honesta y directa, y en canciones como ‘Descarada’ habla sin tapujos sobre los prejuicios sociales a los que se tiene que enfrentar la mujer. ¿Cómo ha sido ser mujer y madre en una escena dominada por hombres?​

​En cuanto a mi hija y a la escena del rap, obvio ha sido duro. En el sentido en el que uno debe ser más organizado, y no porque un hijo sea un lastre o un impedimento. Quién lo ve así es una persona a la que le falta autoestima. Uno no puede decirles “retroceso” a los hijos por ningún motivo, son seres que están esperando todo de ti, para que les enseñes a dar todo. En cuanto al machismo es algo a lo que, si se le da importancia, se le da poder. Yo simplemente lo omito, me rio y demuestro lo que tengo con mis actos. ​

​Les he pedido colaboraciones a muchos raperos colombianos porque admiro su trabajo, algunos se han negado y bueno… no pasa nada, yo también me he negado a hacer colaboraciones. Pero más allá de eso, lo hacen porque no consideran que una mujer tenga el mismo nivel que ellos para cantar y creo que las mujeres necesitamos ser escuchadas, que la gente vea nuestro talento. En el momento que mostremos lo que hacemos, vamos a dejar a más de uno boquiabierto. Tienen que dejar de subestimarnos.​

dsc_0067_1-20.jpg

​Usted hace parte de ese pequeño grupo que representa a las mujeres en el rap colombiano. ¿Por qué después de tantos años desde que el género llegó al país la cuota femenina sigue siendo tan reducida?​

El talento femenino es muy grande, pero me he dado cuenta que el problema está en que las mujeres no creen en esto como una actividad económica. También está el miedo a que, si tienen hijos, la mamá les salga con la frase de “mamita usted ya tiene un hijo, ¿qué se va a poner en esas? Eso no le va a dar de comer, piense en su hijo”. Yo puedo decir que la música me ha dado de comer, es cuestión de creer. Talentos que uno pensaría que deben estar en lo alto, no lo están y es triste. En esa baja cuota femenina en la que estoy trato de empoderar a las chicas y decirles: “vea, yo también tengo un hijo, también me toca sola y eso no es una excusa o un impedimento, es cuestión de querer”. ​

Entonces la culpa no es del machismo, como se cree…​

​La culpa no es de nadie, es de uno mismo.Uno no le puede echar la culpa a otros de todo lo que haga en la vida, todas las decisiones son propias. La culpa no es del machismo. Aunque nos brindan muy pocos espacios, cuando tú muestras un trabajo contundente la gente no se puede negar. ​

A mí me ha pasado. En un principio jamás me abrieron puertas, y toque una por una hasta que vieron videos, trabajos y canciones, y empezaron a llamarme. Entonces ahí empieza el momento de la inclusión. Además, en los conciertos la gente se aburre de ver a tanto man y eso es fundamental que los organizadores lo tengan en cuenta. ​

En medio de esas colaboraciones que ha hecho con hombres, ¿ha encontrado alguna diferencia entre el rap hecho por mujeres y el rap hecho por ellos?​

​Por supuesto. La anatomía del hombre y de la mujer son totalmente diferentes, por ese simple hecho nuestra forma de pensar se diferencia enormemente y eso influye en la forma de ver la vida. Hacer música con hombres y mujeres es muy diferente porque a los hombres les gusta el rap competitivo, medir quién es el mejor a través de las rimas. Cuando hago colaboraciones, realmente todos quieren eso: cantar en sus canciones que ellos son los mejores o que los critican o que los envidian. ​

​Pero cuando he hecho colaboraciones con mujeres es increíble porque ellas hablan desde su sentir, desde lo que está pasando en su vida. Hace poco hice una colaboración con una venezolana que decía: “el sol, la luna y las estrellas son mi guía en esta guerra”. Con un hombre nunca he tenido una conexión tan real a la hora de hacer una canción. Sin embargo, hacer colaboraciones con una mujer es muy difícil por la competitividad que el machismo ha generado entre nosotras, pero cuando se logra es increíble. ​

dsc_0067_1-21.jpg

En la mayoría de los shows, y en las agrupaciones de rap, la mujer tiene un papel secundario como bailarina o corista. ¿En qué momento decidió usted romper con ese estereotipo y convertirse en la líder grupo, la MC?​

Es muy cierto eso. Hasta en los videos en los que salen cantando mujeres, en vez de mostrar hombres meneando el rabo, muestran es mujeres. No se trata de degradar ni al hombre ni a la mujer. La mujer se dispone para eso, se llama amor propio. Tenemos muy arraigado ese pensamiento de que la mujer debe complacer al hombre, mostrarse para él y eso es una mentira. Yo cuando quiero me maquillo y, cuando no se me da la gana, no lo hago. Se trata de romper desde lo más pequeño de tu cotidianidad, ir transformando la sociedad. Yo rompí con eso desde que me di cuenta que me demoraba dos horas arreglándome y decidí dejar de complicarme la vida. ​

A mí a veces me hablan para salir en videos como modelo y yo siempre les digo: “No, mi bro, estás equivocado porque, primero, no soy el físico que buscas”. Me dediqué al modelaje por cinco años y me retiré por eso mismo, porque ni siquiera cuenta la belleza sino el casting de cama.

¿Cuál fue el momento clave que la ayudó a romper con el prejuicio de que la mujer no puede hacer tan buen rap como lo hace el hombre?​

Yo creo que la práctica y el generar una identidad propia. De pronto las chicas se hieran por lo que digo, pero no entiendo esa fea costumbre de querer parecerse a un hombre. Creo que puede ser por el hecho de vernos reprimidas en todo. Es cuestión de crear una identidad propia, pero eso se genera a través de los años. Yo empecé a hacer mi música para conocerme a mí misma, para mostrarle al mundo lo que yo sentía. ​

¿Ve que el hip hop ha sido su herramienta de empoderamiento?​

​Claro que sí. Empoderamiento no significa que yo me siga oprimiendo y diciéndole al mundo: “¡me oprimieron!”. Se trata de que yo, como mujer, y por medio de mis capacidades, le demuestre al mundo de lo que soy capaz. No se trata de protestar porque sí, se trata de hacerlo realidad. Entonces, cuando expreso lo que siento como mujer en mis canciones, como veo la vida, estoy segura que hasta un hombre se identifica.​

Cuando tú hablas con sinceridad no necesitas hablar de protesta o explícitamente sobre una temática, cuando tú hablas con el corazón la persona entiende. Creo que ese es el empoderamiento, el despertar de la conciencia y reconocerse como mujer en todas sus actitudes y aptitudes. ​

¿Cuál cree entonces que es el papel de la mujer en el rap colombiano?​

​Yo creo que no tenemos un papel definido, creo que eso va en cada una, en el papel y el lugar que se quiera dar. Mi mamá decía: “crea fama y échate a dormir”. Mi papel ha sido demostrar la constancia y demostrar el amor por esto, el amor real, reconociendo la labor de mi hermano e invirtiéndole porque yo prefiero mil veces hacer una canción que comprar unos zapatos o ropa. Yo dejé esa vida banal e instantánea para darles lugar a otras cosas en mi vida, como el rap y mi familia. ​

dsc_0067_1-6.jpg

¿El haber sido la única mujer colombiana en Hip Hop al Parque refleja una crisis en la representación femenina de la escena?​

Sí, y es porque las chicas no se toman esto en serio. Hay un proceso que se tiene que llevar y si uno no participa no la van a meter en estos espacios así tenga la voz más prodigiosa. Yo me tomé la tarea durante nueve años de estar ahí sin importar nada. En esta ocasión, he sido la mujer del festival que ha tenido el horario más suave, para mí fue un reto y mi público se indignó.​

​La organización este año estuvo a cargo de una mujer, y supuestamente se decidió por puntajes, pero la corrupción está en todo lado. En este caso se ve reflejada en la maña de recomendar al amigo de pepito y no reconocer la labor que hace el otro. Pienso que tiene mucho que ver con el machismo, pero no solo de los hombres sino también de las mujeres: el de no reconocer la labor de otra hopper. Entonces, si no me gusta tu trabajo no me importas y no cuentas para mí. ​

¿Cómo fue compartir cartel en Hip Hop al Parque con Bahamadia, su mayor influencia en el rap femenino?​

​Fue un sueño hecho realidad. Yo cuando era niña siempre le decía a una amiga: “¿te imaginas estar en Hip Hop al parque?”. Me dieron el horario y me disgusté, pero vi en el mismo cartel a Realidad Mental y a Bahamadia y la vida me decía: “¿pero qué más quiere, china?”.  Entonces me di por bien servida y fue muy bonito. No pude estar cuando ella cantó porque era la celebración del cumpleaños de mi hija y me estaban haciendo la prueba del peinado para el otro día. Lo vi por televisión feliz de la pelota, cantando todos los temas. Yo habría sido esa persona que invitaron a cantar a la tarima con la camiseta y el cartel. Fue genial verla, así fuera por televisión. Estaba en mi país, en la tarima en la que yo iba a cantar al otro día. ​

​Teniendo en cuenta que una MC colombiana nunca ha recibido un galardón como reconocimiento a su trabajo, ¿qué cree que le falta al rap femenino para tener más reconocimiento y ser más valorado?​

​Primero que nos brinden más espacios. Nosotras somos expertas abriendo conciertos. ¿Por qué subestiman la labor de nosotras? ¿Por qué les da miedo reconocer que hay una mujer que rapea mejor que ellos? Egos, egos, egos y más egos por parte del hombre y de la mujer. ¿Qué tengo que hacer? ¿Tengo que llegar hasta los 40 para que me tengan en cuenta? Es un tema complejo. ​

dsc_0067_1-53.jpg

Frente a la importancia de abrirles espacio a nuevos talentos, ¿qué ha hecho usted y qué le gustaría hacer por esas mujeres que quieren mostrar su talento al mundo? 

​Cuando una chica me pide ayuda de cualquier tipo se la brindo, de pronto yo no pertenezco a mesas del Distrito de ningún tipo, pero cuando veo que puedo ayudar lo hago. Por ejemplo, una vez un amigo me debía un vídeo y conocí a una chica que necesitaba uno, pero no tenía plata porque acababa de tener un hijo y le dije: “¿quieres un vídeo? Tengo un amigo que me debe uno, él te lo hace”. ​

​También, cuando me piden colaboraciones, las hago de una. O el proyecto de La Gaitana -en honor a “La Cacica”-, que es un proyecto a largo plazo, un compilado que pienso hacer con mujeres conocidas y no conocidas de todo el mundo. No sé cuando salga, no tengo afán, pero quiero que sea un trabajo contundente y le muestre al mundo que aún hay mucho talento por mostrar.​

¿Qué viene para Nira?​

​Tengo un concierto que se llama La Gaitana, con el que queremos empoderar a las mujeres que están trabajando duro en la escena. Voy a estar en tarima con Mestiza de Venezuela y DJ Wera Lk de Colombia. Por otro lado, estoy desarrollando un proyecto que va a mezclar trap y electrónica, donde le canto a la gente que es purista porque el purista termina frustrándose por muchas cosas y termina por llenarse de resentimientos que no valen la pena. Esta mezcla me va a permitir llegar a otros espacios, soy una persona versátil, no tengo lío con ningún género, no me peleo con nadie, no tengo líos con nadie. ​

logocreadorescriollos.png


El 26 de noviembre, en Latino Power, Nira Clandestine estará presentándose junto a Mestiza, Dj La Wera Lk y el grupo de baile Whack´in, en el concierto La Gaitana, un show que busca visibilizar a la mujer en el hip hop.  Le tenemos boletas, ingresando a nuestra Agenda Cartel .

Comentar con facebook