Ud se encuentra aquí INICIO Musica Una Charla Con Las Hermanas Mas Paradas Del Punk Femenino En Colombia

Una charla con las hermanas más paradas del punk femenino en Colombia

fertil miseria

Fotos cortesía de Fértil Miseria

COMPARTIR ARTICULO EN:

Vicky en la voz y Piedad en el bajo son el símbolo de Fértil Miseria, banda que marcó a fuego el punk paisa. En su recorrido se han enfrentado al machismo, a ser acusadas de degeneradas y hasta de prostitutas. Y ahí siguen 27 años después con su estridencia. Hablamos con ellas del mensaje social en sus canciones, de religión y del rol de los maestros en el país, algo que ha vivido Piedad: “Somos demasiado conformistas y nos falta creer en nosotros y luchar por nuestros derechos”.

Andrés J. López / @vicclon

Hace 27 años, Vicky y Piedad Castro se lanzaron a hacer punk, junto a la fallecida Yolanda Molina. Pero no la tuvieron fácil. Además de incursionar en un sonido relativamente nuevo, se enfrentaron al machismo que permeaba la escena rock de Medellín, en la que se veía como una burla u ofensa que las mujeres quisieran igualarse a los hombres. Hoy la cosa ha cambiado y las hermanas Castro son las cabezas más visibles de Fértil Miseria, banda insignia del rock nacional que conforman junto a los guitarristas Juan Londoño y Carlos Durango, y el baterista Edwin Cortez.

Además de la discriminación por parte del público masculino, ellas se les pararon a las bombas, al sicariato y a los asesinatos. Todo a punta de estridencia, de punk. Además de ser su respuesta a esta problemática, también les sirvió como tubo de escape.  “Me ofrecían $500.000 pesos por ‘arrastrarme’ a un tombo y darle bala —dice Vicky en el documental de José Juan Posada Más allá del no futuro—, pero no lo acepté porque mi forma de vida es la música”. En vez de untarse las manos, las dos hermanas y Yolanda siguieron tocando y grabando, así les tocara hacerlo en sus casas.

fertil1.jpg

fertil2.jpg

Piedad y Vicky Castro, líderes de Fértil Miseria

 

 

Desde esa época no solo han estado alejadas del conflicto, sino que se han enfocado en ayudar a las victimas de este. De manera autogestionada, Vicky y Piedad recogen comida, dinero y hasta útiles escolares para darles a los desplazados por el conflicto armado. Este tipo de injusticias forjaron el sonido de Fértil Miseria, con temas como ‘El color de la bandera’, ‘Miseria de Medallo’ y ‘Visiones de la muerte’.

Aunque apenas cuentan con dos EPs, tres splits y un disco de estudio —varios lanzados con su sello Sin Piedad Records— ya han tenido la oportunidad de girar por México, a donde volverán el próximo 23 de junio, y de pisar Europa, a donde planean regresar el próximo año.

fertil7.jpg

fertil8_0.jpg
 

fertil9.jpg

 

 

 

Flyers de Fértil Miseria en México, Francia y Alemania, respectivamente

Fértil Miseria también aparece en el documental Censuradas, un trabajo autogestionado de José Andrés Nieto Galvis próximo a estrenarse, y en el cual se trata el papel y las restricciones que han tenido las mujeres dentro de la escena punk. Este proyecto audiovisual recoge la cotidianidad de estas hermanas, pero ellas también hablan de su filosofía y los intentos por callar su música: “Una vez nos llamaron y nos dijeron que dejáramos de tocar ‘Desplazados’, o sino nos mataban”, comenta Piedad.

* * * 

 

¿Por qué desde el inicio quisieron hacer una banda compuesta en su mayoría por mujeres?

Piedad: Antes solo hacíamos fono mímicas, pero un día me cansé de esas imitaciones y quise crear una banda de solo mujeres. En esa época también se veía poca representación femenina: por cada 50 peludos habían dos peludas, entonces me pareció muy chimba hacer algo diferente.

 

¿Cómo fue la reacción inicial de la escena punkera?

Piedad: Al inicio éramos una rareza. Los manes eran como “uy, una banda de viejas” y entonces siempre estaban a la expectativa de ver el descache. Después les fue gustando y vieron que en serio estábamos metidas en el rock and roll.

Vicky: Ahora ya no sentimos esa discriminación. Modestia aparte, pero este grupo es muy bueno y la gente apoya lo que hacemos.

fertil3.jpg

 

En sus interpretaciones y letras se nota una gran carga de ira, ¿escriben únicamente cuando se sienten así?

Vicky: Todo va junto. La ira la sentimos al ver el dolor en los niños, la gente muriéndose de hambre y al Gobierno, que no hace ni puta mierda. Ese inconformismo con la sociedad lo descargamos con nuestra música e interpretación.

 

En ‘Pintada de blanco’ ustedes piden que se acaben la guerra, los derramamientos de sangre y haya más inocencia, ¿después del proceso de paz con las Farc eso podría ocurrir?

Piedad: No se puede hablar de paz cuando la gente se muere de hambre, solo les suben veinte mil pesos anuales y a la gente del Gobierno les aumentan siete millones. Cuando todo sube el triple un ser humano no puede vivir con un salario mínimo. Jamás va a haber paz, eso es una mentira.

 

De los temas que hicieron en la década de los noventa, ¿cuáles tienen mayor vigencia ahora?

Vicky: En ese tiempo hubo una letra muy pesada, la de ’Los generales’. Tiene mucha rabia por toda la matanza que había entre unos y otros. Otro tema vigente es ’Desplazados’, ese se basó en un desplazamiento que hicieron los paramilitares en Triganá, Chocó, y del cual el  guitarrista fue testigo. También agregaríamos ’¿Qué te queda soldado?’. Todos esos temas son muy dicientes y uno los canta con mucho dolor y celeridad porque ha sentido y vivido eso, además la gente los pide mucho.

 

Ustedes regrabaron los temas de sus EPs Reacción y Cadenas, y se nota una mejoría en el sonido pero también en la interpretación, ¿cómo se explica esta evolución musical?

Piedad: Fuimos mejorando pero los equipos tuvieron que ver; para la primera grabación hicimos todo en la sala del guitarrista. La experiencia tampoco se improvisa y con los toques y ensayos la banda se acopló y los temas se trabajaron más, entonces todo fue de parte y parte. Eso sí, siempre hemos conservado ese hardcore pesado, diciente, con rabia y contestatario.

 

¿Cómo se dio la incorporación del violín al sonido de Fértil Miseria?

Vicky: Todo hace parte de una madurez musical. Aunque en 1990 ni se nos pasó por la cabeza usar un violín, tal vez por ser unas “sardinas” radicales, con el tiempo uno fue mejorando y descubrió nuevos elementos para el grupo.

 

A diferencia de otras bandas, ustedes han logrado girar constantemente en el exterior, ¿a qué se debe el reconocimiento internacional de Fértil Miseria después de tantos años?

Piedad: Primero, somos una banda muy humilde y esa energía llama. También tenemos un sonido muy original, somos diferentes y la puesta en escena de Vicky es una chimba porque canta con el corazón. Cuando sientes tu arte y lo das todo, el mundo se da cuenta de eso.

En 2014 tocamos en 35 ciudades de nueve países de Europa y pensamos que era un sueño. Un alemán quería llevar una banda colombiana y lo pusieron a escuchar varias, pero él quería analizar el sonido y que el contenido de las letras tuviera un sentido social. Ahí fue cuando nos dijo para irnos de gira.

fertil11.jpg

 

En una entrevista ustedes le agradecieron a Dios por su éxito, ¿cómo es su relación con la religión?

Piedad: Nosotras creemos en Dios. No sé porqué creo en él, de pronto al ver animales y paisajes tan hermosos me cuesta creer que eso lo haya hecho la evolución. También puede ser por costumbre y porque nuestra mamá nos habló desde niñas sobre su existencia. No me da pena decir que creo en él.

Vicky: Mas no creemos en la Iglesia, eso es un cuento diferente. Creemos en algo superior, así como hay quienes creen en la vida en otros planetas. Aceptamos a Dios, pero a los curas y las monjas nos los metemos por el culo.

Piedad: Lo vemos más como una energía y no como al cucho de barba de los cuadros. Para mí, todo lo bueno y lo malo tiene una retribución. Lo dice ’La primera ruptura’: “No es Dios el que nos castiga, somos nosotros mismos, lejos de la luz, quienes odiamos, castigamos y aniquilamos”.

 

Piedad, usted como docente, ¿qué le molesta de la situación que tiene actualmente en paro a los educadores?

Piedad: Son varias cosas. La gente se equivoca cuando cree que el maestro lucha por un sueño, aunque en parte lo hace porque en Colombia su labor no es reconocida y es de las profesiones con peores salarios. Acá es una deshonra ser maestro y todo el tiempo parecemos mendigando.

Otro punto: el Gobierno puso una jornada única, argumentando que les daría almuerzos a los estudiantes y eso es mentira. Hablan de calidad en la educación pero tú estás en un aula con 50 niños muriéndose de hambre, sin útiles escolares y sin familia. Nosotros hemos sacado de nuestros bolsillos para comprarles lápices, cuadernos, uniformes y alimentarlos; algunas madres de las comunas me han dicho que mandan a sus hijos al colegio para que al menos puedan comer. Todo esto acaba con el espíritu académico de los chicos.

 

fertil5.jpg

La visita del Papa Francisco va a costar 25 mil millones de pesos, pero el Presidente le dice a los maestros que no hay dinero para ellos…

Piedad: Esa es una ridiculez de este país. A Fértil Miseria le parece increíble que en este país una persona se levante sin tener para comer, y como docente he visto niños faltando a clase o desmayándose por esta razón. Entonces me parece injusto que venga un Papa y se gaste todo un platal. Mire también lo del proceso de paz: a un guerrillero le van a pagar un millón ochocientos mil pesos, y ni yo me gano eso. Con esto quieren mostrar que ser delincuente paga. Con ellos sí negociaron pero con nosotros no, absurdo.

Vicky: No estoy de acuerdo con la visita del Papa, porque él puede ser hasta un anticristo. Un verdadero Papa donaría muchas cosas y renunciaría a los lujos. Alguien con un verdadero corazón le daría todo al pueblo. En la mala él y la religión.

Piedad: Nosotras estuvimos en un convento porque nuestra mamá no nos aguantaba por rockeras. En este internado fuimos testigos de su opulencia: comen de pavo para arriba y no andaban en un Renault 4, sino en autos mejores. Allá fuimos muy cansonas, nos hacíamos castigar, no aceptábamos nada y hasta nos echaban agua bendita. Luego de dos años nos echaron porque no nos aguantaron más.

 

¿Cree en un posible acuerdo entre profesores y Gobierno?

Piedad: Todo eso es una mentira. Yo ni estoy en paro porque no creo. Cuando Fecode se le vende al Gobierno, este les da pañitos de agua tibia y los profesores se terminan conformando con miserias. Personalmente, no veo una revolución de los docentes o del pueblo. Somos demasiado conformistas y nos falta creer en nosotros y luchar por nuestros derechos.

 

Háblennos de su trabajo con la población desplazada.

Piedad: Lo hemos hecho desde siempre. Antes tocábamos, nos daban mercados y los repartíamos. Ahora recojo uniformes, ropa y plata por Facebook o me traen las ayudas a la tienda que tengo con Vicky y las llevo al colegio, porque trabajo con gente pobre de las comunas y muchos son desplazados. En el aula siempre tienes tres o cuatro niños en esta situación, algunos de partes rurales o de otros barrios. A ellos les toca muy duro; recuerdo que tuve un alumno al que le tocaba caminar durante tres horas para ir al colegio y a veces me decía que toda su familia no tenía para comer. En la portada de Desplazados mostramos esto: un niño desplazado de Antioquia. Usamos esa foto y otras ni las pudimos ver porque eran demasiado fuertes.

 

fertil6.jpg

¿Ven a las nuevas generaciones interesadas por ese punk colombiano de los 80 y 90?

Piedad: Sí, pero es diferente. No es lo mismo cuando uno vive las cosas con tanto sacrificio, tan primitivamente y con tanto dolor; en Medellín se vivía mucho miedo con Pablo Escobar, las bombas y los civiles y policías muertos. Todavía hay guerra pero la cosa ha cambiado, entonces ya no sale el mismo dolor y desgarre a la hora de cantar. También valorábamos más y hacíamos nuestras propias baterías con radiografías y cartones industriales, en cambio ahora vas a un centro comercial y consigues una guitarra con amplificador a $200.000 pesos.

Vicky: Para mí ellos se van criando y van escuchando punk y metal y si les gusta, se quedarán ahí. Hay que respetar a los pelados y ver si siguen con estas ideas.

Piedad: A veces veo a unos pelados de 12 o 13 años escuchando Black Sabbath o Judas Priest, pero en general tienden a irse por las bandas nuevas. Nos da miedo y dolor que se deje de escuchar rock porque uno ve rockeros en Rock al Parque y Altavoz, pero haces un toque pago y solo van veinte personas.

 

¿Para ustedes qué punkeras mantienen esa posición contestataria de hace más de 20 años?

Piedad: Fértil Miseria, Polikarpa y sus ViciosasExhumación —su bajista es mujer— y Mordaz. Estas bandas tienen mujeres con un fuerte pensamiento contestatario, de resto no vemos nada más.

 

Ustedes salen en el nuevo documental punk Censuradas, que muestra el panorama de las mujeres en la escena, ¿ustedes cómo sintieron esa censura?

Piedad: En todos los ámbitos: nos echaban a los curas y nos acusaban de degeneradas y prostitutas. Desde los 80 la representación femenina ha avanzado en público y en creadoras, pero antes se sintió muy duro en los estamentos familiares, sociales y políticos.

Vicky: Ahora ya todo es más fácil y no se ve tanto machismo como antes. Lo difícil es que en verdad les guste la música y sean autenticas; muchas solo van a que las vean usar sus vestidos chimbas. Eso es distinto porque puedes verte muy rocker y ser una chimba, pero alguien con corbata también puede ser hasta más rockero.

 

¿Qué pasó con el disco con el que iban a celebrar sus 25 años? ¿Están trabajando en material nuevo?

Piedad: Hemos tenido problemas económicos y de tiempo. Ahora estamos ensayando para nuestra gira por México y paramos un poco, pero ya tenemos 15 temas listos para el nuevo disco y el boceto de la carátula. El álbum se llamará Fin de mundo y esperamos poder empezar a grabarlo en un par de meses.

 

Comentar con facebook

contenido relacionado