Ud se encuentra aquí INICIO Historias Escuche Estos Podcast Latinoamericano De Terror

“En sonido, cada quien le da forma a su propio monstruo”: podcasts latinos de terror

podcasts terror latinoamerica

Imagen tomada de la película Misery

COMPARTIR ARTICULO EN:

También nos interesa santificar las fiestas, por eso recorrimos el oscuro mundo latinoamericano del podcast dedicado al horror, a los estudios paranormales e incluso a los videojuegos más macabros. Aquí le mostramos joyas que le quitarán el sueño, como el aterrador radioteatro mexicano Psicofonías. 

Nicolás Rodríguez Sanabria

Mientras en Estados Unidos y Europa nace a diario un nuevo podcast, en Latinoamérica —especialmente en Colombia— todavía hay quienes se preguntan lo que es uno. Me atrevo a la comparación: el fenómeno podcast es el Netflix de la radio, programas de audio a la carta disponibles para cuando uno los quiera escuchar. Aunque se pensaría que este formato exige muy poco en cuanto a infraestructura a la hora de producir, el fenómeno todavía no despega en Colombia, de hecho fue imposible dar con un programa colombiano dedicado al terror (ahora, si usted conoce uno, compártalo al final de este artículo y ayúdenos a expandir esta maravilla web).

Habrá quienes piensen en ejemplos de radio como Luna Blu, El Cartel Paranormal y el ya extinto Internight Paranormal. Y aunque es posible descargar transmisiones de estos programas, el podcast es mucho más amplio. A diferencia de la radio, el podcast tiene libertad absoluta en cuanto a contenido, formato y extensión, pero, al mismo tiempo, carece de plataforma y recursos.

Por lo tanto es sorprendente encontrar un podcast tan bien producido como Psicofonías, un radioteatro de horror con música original, actores experimentados y hasta grotescos efectos sonoros creados con frutas y vegetales.

“La dificultad desde el principio ha sido el dinero —asegura Erick Yáñez, productor general del programa—: la producción de cada episodio está valuada en más de 25.000 pesos mexicanos (unos 4 millones de pesos colombianos) y produjimos las dos primeras temporadas sin un quinto, por puro amor al arte”. Mientras en un podcast no suele haber más de un par de involucrados, el equipo de Psicofonías cuenta con más de una decena de personas, algo que se nota en cada episodio.

Este es un buen ejemplo de lo que hacen, una adaptación en vivo de El traficante de cadáveres del novelista escocés Robert Louis Stevenson

Clásicos de Poe y Lovecraft, autores contemporáneos, relatos originales, creepypastas (relatos de horror que recorren internet), todo lo convierte Psicofonías en terror auditivo. Como ellos mismos advierten: de nada sirve cerrar los ojos. “Un monstruo que no resulte convincente en la pantalla, no aterra. Pero en sonido, cada quien le da forma a su propio monstruo”.

Aun con su calidad, el programa demoró en reunir audiencia y fue necesario crear alianzas con radios universitarias para distribuir los episodios, lo que demuestra la dificultad a la que se enfrentan los podcast para ser escuchados. Hoy, Psicofonías cuenta con una beca de la Secretaría de Cultura de México y un segundo programa, Enterrados en Vivo, donde, además de discutir temas de horror, hablan sobre la creación de sus producciones.

Uno de los objetivos de Psicofonías siempre fue promover la lectura, objetivo que también comparte Medianoche en Maine, un podcast dedicado a uno de los maestros del terror: Stephen King. En cada capítulo, Lucía, toda una fanática, repasa la obra de King junto a Andrés, un lector novato, invitando al oyente a meterse en el cuento. Además de analizar los libros y sus adaptaciones, el podcast echa una mirada a la vida del autor, su estilo, ideología, anécdotas y el impacto que ha tenido en la cultura popular.

Este es un capítulo dedicado a una de las obras más aplaudidas del gran King, Misery.

Medianoche en Maine hace parte de Martes Ataca, una plataforma que empezó como una transmisión en línea semanal que se emitía los martes y seguía un formato de radio. “Luego de observar que el podcast brindaba mayor libertad a la hora de producir y compartir contenidos, nos transformamos, lo que resultó beneficioso para los oyentes, que pueden acceder al contenido en cualquier momento”, asegura Andrés, uno de los conductores de Medianoche en Maine. Hoy cuentan con una programación variada y diferentes locutores que hablan sobre lo que los apasiona: género, urbanidad, supersticiones y hasta lo que es viajar en bus a diario.

Como no todo en terror es literatura, también tenemos Un Podcast de Terror, centrado en videojuegos de horror. El programa hace parte del portal digital SHD (Survival Horror Download), fundado por Florencia Orsetti para hablar sobre todos aquellos juegos que tocan el tema paranormal. “El terror en videojuegos siempre me interesó porque es de los géneros que siempre dieron personajes e historias maduras”, dice. En este podcast no solo se discuten clásicos como Resident Evil y Castlevania, también queda espacio para otros menos conocidos como Harvester, un juego tan sangriento que fue censurado en varios países.

Aunque Florencia menciona que “lo importante al hacer un podcast es la continuidad y tener un equipo culto en el tema, que te apoye, que se comprometa a crear contenido para cada episodio”, en muchos casos los programas se mantienen a fuerza de uno. Un ejemplo es Desde Abajo, el podcast de Zed Kosnar: “Originalmente el proyecto era con dos amigos del trabajo que después de unos episodios se retiraron cuando vieron que eso no era lo suyo. Yo no quise dejar caer el proyecto y decidí centrarme en el terror porque casi no había podcast dedicado al género”.

En un tono lleno de humor y sarcasmo, Kosnar despotrica sobre tantos temas relacionados con el terror que es imposible enumerarlos todos (el programa ya está cerca del episodio 200). Probando que podcasts hay para todos los gustos, el formato flexible y relajado de Desde Abajo contrasta con el de programas más rigurosos e investigativos como Expediente Oculto y Al Filo de la Realidad, centrado en la difusión de la temática paranormal.

Mientras el primero —el único podcast peruano del género que encontré— se enfoca en reportes periodísticos sobre misterios como casas embrujadas, abducciones y conspiraciones, el segundo profundiza en investigaciones sobre temas tan variados como parapsicología, exorcismo, chamanismo y ovnis, entre muchos otros. Este último lo dirige Gustavo Fernández, investigador paranormal de larga trayectoria y director del Centro de Armonización Integral, una entidad dedicada al campo de las “Disciplinas Alternativas”.

Es difícil ver como, a pesar de sus posibilidades creativas, el podcast no logra conquistar a Latinoamérica. “Salvo un férreo y entusiasta grupo —comenta Gustavo—, no hay buena difusión del podcast. Más en un ámbito como el nuestro donde hay un ‘analfabetismo digital’, sea por edad u otros motivos. Nuestras estadísticas señalan que la mayoría de nuestro público está en España, luego México y, recién entonces, Argentina”. Por lo que encontramos en términos de terror, esto parece cierto: prácticamente todo el podcast latinoamericano proviene de estos dos países.

Otros, como Kosnar, son más optimistas: “El podcast va en crecimiento, evolucionando. El problema es que aparecen nuevas plataformas pero muchos escuchas no buscan más allá de iTunes o iVoox”. Esto parece cierto si se tiene en cuenta que instituciones gubernamentales y comerciales están apostándole al formato, dos buenos ejemplos son las series limitadas de Terror en Serie (sobre programas como The Walking Dead y American Horror Story) de Fox e Invasión Hertziana (adaptaciones radiofónicas de relatos famosos de misterio) fomentada por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes de México.

Como Florencia menciona: “el público moderno gusta más por el material en video y/o audio que por leer. Y hacer un podcast es la mejor opción porque requiere menos infraestructura que un video”. Tal vez entonces lo único que se necesite para hacer un podcast es voluntad y constancia, siempre y cuando se tenga en cuenta lo que menciona Erick de Psicofonías: “Cualquiera que tenga micrófono, laptop e internet puede hacer un podcast. El chiste es hacer buen contenido”.

 

Comentar con facebook