Ud se encuentra aquí INICIO Arte El Estencil De Praxis Favor De La Liberacion Animal

El esténcil de Praxis a favor de la liberación animal

praxis street art bogota

Fotos cortesía de Praxis 

COMPARTIR ARTICULO EN:

Nacido en Bogotá, este artista urbano lleva cuatro años en Nueva York, dejando en las paredes del SoHo y otros transitados barrios imágenes que muestran el horror que dejan la cacería y el maltrato animal. Su trabajo ha sido tan bien recibido en este país que mucha organizaciones de defensa animal como PETA lo han buscado para lanzar mensajes contra marcas de ropa que acuden a prácticas que atentan contra el medio ambiente.

Andrés J. López / @vicclon

Del bogotano Praxis se podría decir que siempre ha sido alguien muy político. En 2004, llenaba pancartas con esténciles en contra del ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) y el TLC entre Colombia y Estados Unidos, y salía a marchar portándolas. Cuatro años más tarde, ya relacionado con otras expresiones como el grafiti, los stickers y el dibujo a mano alzada, reivindicaba indígenas o atacaba políticos en murales hechos junto a Toxicómano, DJ Lu, Ceroker, Deimos, Crisp o Dast. Pero en su contacto con el street art vio un hueco temático, pues todas las causas pintadas en las calles apelaban a necesidades de los humanos, dejando en el olvido los derechos de los animales.

astoria.jpeg

 

Cuando se dio cuenta de esta omisión llevaba cinco años sin probar la carne, lo que alimentó sus deseos de mudar su pensamiento a los murales. “Mucha gente trabaja por los indígenas, niños, mujeres o afrodescendientes pero poco por los derechos o la liberación animal. Por eso lo elegí como mi camino a seguir, para darle más visibilidad y fuerza —explica—. A pesar de que todas esas causas son válidas, no se deberían reivindicar las libertades de unos mientras se oprimen las de otros”.

Cuando se apropió de este estilo, combinó rinocerontes y tiburones lastimados con los animales apocalípticos y fantasiosos de Kochino. Él fue de los últimos artistas con quien colaboró antes de irse a estudiar inglés a Nueva York, en 2014. En La Gran Manzana halló otras culturas, se metió más en el grafiti, conoció a su actual esposa y, otra novedad importante, encontró más organizaciones animalistas. En Bogotá estudió Diseño Gráfico en la Tadeo, pero desde hace un par de años dejó de ejercerlo para dedicarse a la cocina vegana y, si llega a retomar su carrera, dice que es para trabajar únicamente con empresas defensora de los derechos animales o que ataquen el consumo de productos derivados de estos.

bedstuy-brooklyn.jpg

bushwick-ny_2.jpg

img_3105.jpg

 

Al llegar a Estados Unidos tampoco encontró mucha obra callejera con los animales como protagonistas. Eso le dio una ventaja para llenar la ciudad de cráneos de réptiles, osos con la frase “Animals have no price” (“Los animales no tienen precio”), reses, rinocerontes, patas de elefantes, cerdos con antifaces en contra de experimentos o ratas con máscaras, antorchas y banderas. Otros son más extremos: ardillas con testículos humanos en su boca y conejos con manos, negando el agüero de que las patas de estos roedores son de buena suerte.

bushwick-ny.jpeg

east-village2.jpg

 

“No es que en Colombia no haya visto apoyo hacia los animales, todo lo contrario, pero allá tenemos todos los problemas y los recursos enfocados en otras cosas —aclara—. Acá, en Estados Unidos, es más sencillo conseguir recursos para todo: afros, LGBTI, inmigrantes, derechos animales, etcétera. Ese apoyo me ha dado más tiempo y posibilidades para investigar, leer o desarrollar mensajes”. Ser de los pocos, o el único, con esta línea le ha ayudado a obtener recursos y a darse a conocer en la escena y dentro de las organizaciones.

img_0605.jpg

 

Una de esas es Vegan Club, un parche metido en la producción de murales, proyecciones, afiches, obras de arte, stickers y camisetas hechas con materiales orgánicos. En sus productos aparecen los rostros de varios veganos célebres como Moby, Prince, Jared Leto, Travis Barker (baterista de Blink 182), Doyle Wolfgang von Frankenstein (guitarrista de The Misfits), Morrisey, Brad Pitt o Toby Morse (vocalista de H2O). Incluso tienen su versión de la sopa Campbell’s de Andy Warhol. Con ellos hizo tres afiches de coyotes sufriendo que se vendieron en la página de Vegan Club y también se exhibieron en el festival californiano Eat Drink Vegan, el más grande de comida, ropa y accesorios veganos del país y que en cada evento reúne aproximadamente 10.000 asistentes.

img_0230.jpg

img_3156.jpg

 

En Nueva York se pueden encontrar fácilmente más de una veintena de locales especializados en el comercio de abrigos y accesorios de piel. Snoop Dogg, Jason Derulo, la recién fallecida Aretha Franklin, Puff Daddy, 50 Cent, Kanye West, Beyoncé, Jennifer López, Rihanna, Jaden Smith (hijo de Will Smith) o Justin Bieber, entre muchas otras celebridades, lucen en sus videos o su cotidianidad prendas que alcanzan, o superan, los $95.000 dólares (unos $293.000.000 de pesos colombianos). Según la organización Fur for Animals (Piel para los Animales), en la elaboración de un abrigo pueden morir entre 8 y 12 linces, 6 y 10 focas, 30 y 40 mapaches (la misma cantidad de conejos), 60 y 70 sables o martas y 200 y 400 ardillas. “En esta ciudad su uso ya no es para protegerse del frío sino de estatus. Es cierto que los inviernos son muy fuertes pero tampoco es el ártico, entonces siento que hay mucho desconocimiento en el tema porque las prendas se usan sin saber qué hay detrás de su fabricación o ni saben que son pieles —comenta—. Ahora hay muchas compañías veganas y no veganas con cientos de opciones de pieles falsas o con la tecnología para preservar el calor en temperaturas bajas”. Viendo la situación, a finales del año pasado decidió colaborar con la organización de derechos animales más grande del mundo: PETA, que desde 1980 ha promovido dietas veganas, protestas y ha mostrado los maltratos en mataderos y granjas de pieles.

img_0234.jpeg

img_0235_0.jpg

img_0236.jpeg

 

Con PETA, Praxis participó en una campaña contra Canada Goose, una compañía que desde 1957 ha elaborado prendas para clima frio con pieles de coyote y plumas de ganso. En su página justifican el uso de piel diciendo que “de hecho, en muchas regiones de Norte América, los coyotes son considerados una peste porque atacan el ganado, especies en peligro de extinción, mascotas y a veces a la gente (…) esperamos que respeten nuestro uso responsable y el origen ético de la piel”. La manifestación contra ellos por parte de este colombiano consistió en pintar coyotes adultos y cachorros de tamaño real y sufriendo en el SoHo, el sector donde se encuentran todas estas boutiques. Todos tenían el mensaje “Canada Goose Kills” (“Canada Goose mata”) y “Not Your Fur” (No tu piel) y se pintaron alrededor de veinte. Varios todavía permanecen.

soho.jpeg

 

“Los coyotes son criados en granjas de pieles o cazados en su hábitat con trampas para osos, durando días así e intentando mutilarse la pata hasta que llega alguien y los mata. A los gansos también les quitan las plumas vivos —dice Praxis—. Toda esta industria ha logrado hacer mucho dinero entre los políticos para que se hagan los locos con este tipo de regulaciones”. Praxis agrega que casi un año después, mucha gente se ha convertido al veganismo o ha dejado de usar cuero, piel o lana por esta campaña.

soho-ny_2.jpg

 

Otro proyecto a punto de empezar, en octubre, es uno con The L.I.S.A. Project (Little Italy Street Art), surgido en 2012 con la intención de hacer distritos de arte en sectores como SoHo, Lower Eastside, East Village, Chinatown y Chelsea. Acá han participado Shepard Fairey “Obey”, DFACE, Space Invader, SAMO, la fotógrafa Martha Cooper, por mencionar algunos. Los organizadores contactaron a Praxis para empezar a tocar todo este asunto de los animales, principalmente el consumo de perros y gatos en países asiáticos como Vietnam, China, la comercialización de sus pieles o la importación a Estados Unidos de restos de elefantes cazados legalmente en Zimbabue y Zambia, medida antes prohibida pero permitida por Donald Trump desde el pasado marzo.

astoria-queens_2.jpeg

 

Aparte de los trabajos con organizaciones, desde hace un par de meses Praxis ha estado preparando piezas para cambiar la publicidad de los trenes con su obra. Esto ya lo hacía en 2015 con Nic 707, un argentino pionero del grafiti que trabajó con Cornbread, Taki 183 y otros artistas, pero ahora Praxis quiere hacerlo por su cuenta y tratar de llenar todo un tren, como una exposición ambulante para los pasajeros que se encuentren en ese momento.

praxis.4.jpg

 

En cuatro años, Praxis ha perfeccionado su propuesta y ha llenado las calles de la capital del mundo con sus animales. “Acá tuve un entrenamiento intensivo alrededor de la liberación animal y el grafiti, ahora quisiera llevarlo a otros lugares”, concluye. Por eso no descarta recorrer Latinoamérica y regresar a Colombia en noviembre, para hacer un proyecto enfocado en el oso de anteojos y la tauromaquia.

sello_cc.png

 

Comentar con facebook

contenido relacionado

Eventos Recomendados