Ud se encuentra aquí INICIO Sustancias Drogas Y Pandemia En Los Circuitos De Los Memes Y Los Stickers Un Analisis

Drogas y pandemia en los circuitos de los memes y los stickers: un análisis

Este archivo de memes habla fehacientemente de una cara diferente de la pandemia. Hedonismo y presentismo como contraparte a la política, el oportunismo y la corrupción.

X. Andrade* y Santiago Rueda**

Las medidas de confinamiento suponen para el mercado de las drogas legales e ilegales un predicamento mayor. Hablando desde Colombia, se alude al corazón de la economía política del narcotráfico. Estamos en un país que ha punteado como el mayor productor de cocaína en el mundo y los destinos supremos de la droga, evidentemente, son los lugares de mayor demanda a nivel global —a saber, según la ONU: Escocia y España son los mayores consumidores de cocaína; Australia y Nueva Zelanda los de éxtasis—.

No obstante, en los años recientes el esquema de exportación tradicional desde este país —el modelo industrial iniciado por Carlos Lehder y, posteriormente, perfeccionado por Pablo Escobar y los carteles de Medellín y de Cali durante los ochenta para abastecer a los mercados gringos y europeos— se ha visto modificado sustantivamente gracias a la capacidad empresarial de los narcos mexicanos para establecer alianzas, cortar intermediarios, mejorar sus ganancias, y, de paso, concentrar mayormente en sus manos el gran tráfico desde los mismos territorios tradicionalmente cocaleros en Colombia.

b522dde7-bbc7-4c21-896c-9c546f0d408d.jpeg

fotos1-drogasymemes.png

cee85666-8f17-462a-872b-584936157706.jpeg

Esta nueva modalidad, la de los carteles mexicanos desterritorializados y presentes en todo el mundo andino, funciona muy bien prácticamente para todos los involucrados: desde México, a lo grande, Andrés Manuel López Obrador negocia bajo la mesa con los poderosos carteles de Sinaloa, Los Zetas y otros, mientras rinde amigables pleitesías a la mamá del decaído Chapo Guzmán y deja libre a su hijo. Desde Colombia, se continúa impulsando la ilusión de que el narco ha sido domesticado para encubrir las prósperas economías vinculadas al lavado de dinero. Esas, las mismas que ayudan a la compra de votos, las elecciones presidenciales y otras tareas insignificantes de la misma naturaleza. El mercado de la cocaína, de hecho, venía prosperando consistentemente antes de la pandemia. Y, conociendo las habilidades corruptas de nuestros países, cabe dudar de que un decrecimiento sea factible a pesar de los cierres de fronteras y todas las medidas que han sido privilegiadas para dar cuenta de que hay cero respuesta global, y, sí, múltiples respuestas nacionales en países entre los cuales el concepto de nación es equivalente al de corrupción.

Los memes humorísticos sobre consumo y tráfico de drogas en tiempos de pandemia y enclaustramiento, por supuesto, aluden a las dinámicas mencionadas y muchas más, privilegiando la perspectiva de los usuarios y consumidores. Total, si hay un sector de la economía que ilustra fehacientemente el espíritu protestante del capitalismo, es el de las drogas. Nuevas formas de distribución, a tono con el momento, vía servicios domiciliarios establecidos por distintas plataformas, por ejemplo, han servido para mantener el encuentro entre oferta y demanda. En las calles, las poblaciones adictas más marginales y vulnerables, continúan disfrutando de su bazuco como si poco pasara. Para no mencionar a la expansión del alcohol, droga nacional por excelencia, que experimenta un momento probablemente boyante como medicina oficial en tiempos de catástrofe y, al mismo tiempo, nefasto catalizador de violencia doméstica.

fotos2-drogasymemes.png

whatsapp_image_2020-05-11_at_7.08.49_pm.jpeg

(Para el contexto: Violencia de género en cuarentena: la doble amenaza a las mujeres)

Entre los memes, figuras icónicas tanto del fútbol como de la adicción han sido resucitadas una vez más para comentar el estado de las cosas: un Maradona dispuesto a inhalar la última línea mientras exhibe sus mayores destrezas y entusiasmo. O a sacar en cara que un test que se le ha tomado resulta negativo para coronavirus pero positivo para todo tipo de psicotrópicos. Después de todo, esta es una buena noticia para todos.

Asimismo, el nombre del virus, que coincide con la marca de una cerveza mexicana tan globalizada como mala, Corona, ha sido motivo de múltiples citaciones meméticas: desde el conjunto de cervezas en una congeladora que imponen distanciamiento social frente a esa marca en particular, hasta el borracho dormido en la calle, desafiando estoicamente a todo, dormido al pie de pilas de Corona.

83aa4e0c-642f-40b4-bcd4-a65d65df460c.jpeg

fotos3-drogasymemes.jpg

Las sesiones alcohólicas bajo la modalidad de sesiones de Zoom se han convertido ya en una institución, tanto como la añoranza por los bares, un ramo de la economía seguramente condenada a la bancarrota. Aunque no necesariamente, porque las fiestas subterráneas del coronavirus se siguen celebrando a lo ancho y amplio de nuestras tierras. De hecho, el aguardiente, siendo motivo de orgullo nacional en Colombia, ha hecho igualmente múltiples apariciones para aderezar un tipo de experiencia sobre el tiempo que no conoce horarios para distintas formas de intoxicación.

Este archivo de memes habla fehacientemente de una cara diferente de la pandemia: la del festejo como opción para vivir el enclaustramiento. Hedonismo y presentismo como contraparte a la política, el oportunismo y la corrupción descarnada en el manejo público de la catástrofe. Aparecen así los stickers —siguiente encarnación del género del meme— con particular fuerza: el perrito con su chorro de aguardiente antioqueño, el periquito con un cuerpo musculoso y escultural aludiendo a la calidad de la sustancia, el borracho en el suelo demandando que lo dejen dormir plácidamente. La abuelita inhalando una autopista de clorhidrato. El borracho o la adicta, ajenos a la tragedia, embebidos de la oportunidad única de no responder a un tiempo, más allá del que ha creado la propia experiencia de la pandemia.

(Para seguir leyendo: ¿Cómo se vive el consumo de sustancias en tiempos de cuarentena?)

captura_de_pantalla_2020-05-22_a_las_4.22.56_p._m.png

fotos4-drogasymemes.jpg

311f0b91-d262-47fd-8921-29b29d508afd.jpeg

Del mismo tiempo que disfruta la alcaldesa de Bogotá mientras se pasea con su pareja el día que le da la gana a pesar del pico y género, con la finalidad de fumarse, de acuerdo a stickers, un bareto de proporciones bíblicas.

Al final, los fantasmas de Pablo Escobar toman nota. Pablo dice: ¡Listo!, mientras las invitaciones a drogarse con la imagen de un payasito de fiesta infantil, también proliferan, evidenciando el recurso más radical al sarcasmo durante tiempos de espera.


*X. Andrade es profesor asociado y coordinador del Laboratorio de la Imagen de Universidad de Los Andes.

**Santiago Rueda es curador e investigador en arte y fotografía; autor de Plata y plomo. Una historia del arte y las sustancias (i)lícitas en Colombia.

Trabajo realizado con la colaboración de Ana Catalina Correa y el Laboratorio de Antropología de la Imagen de la Universidad de Los Andes. La selección de memes fue hecha por X. Andrade y por el curador de arte Santiago Rueda.

 

Comentar con facebook

contenido relacionado

16 / Diciembre / 2020
18 / Diciembre / 2020