Ud se encuentra aquí INICIO Sexo Acapulco Shore Hombres Caceria Sexo Mtv

Tres bogotanos de cacería a lo Acapulco Shore

Tres bogotanos de cacería a lo Acapulco Shore
COMPARTIR ARTICULO EN:

Hace unos días publicamos los testimonios de tres mujeres en los que nos contaban sobre sus tácticas (inmorales para algunos de nuestros lectores) a la hora de buscar sexo casual. Acá va la contra parte: las declaraciones de tres hombres en busca de lo mismo. Contenido patrocinado por MTV.

Lincy Acosta

¿Ya leyó La “putivuelta rola”: tres bogotanas de cacería?

mtv_opc3_2_0.jpg

“Llegar, coronar y despachar” es otra modalidad popularizada por Acapulco Shore a la hora de buscar sexo casual. No todos los hombres lo logran, pero cada uno tiene un estilo propio que a veces se sale de lo convencional.

Me di a la tarea de preguntarles a varios bogotanos ¿cuáles son sus tácticas para “coronar”? ¿Realmente lo logran? Esto fue lo que me contaron:

 

Martin Vega

25 años

Actor

Llegarle a una mujer es fácil, basta con ver lo que está tomando, las personas que la rodean y cómo está vestida para identificar su estilo. Creo que las mujeres siempre buscan identificarse con lo que usan y con lo que las rodea, así que para llegarle solo tienes que introducirte en ese mundo.

Suelo engrandecer mis cualidades y a veces mentir porque las mujeres aman saber que están saliendo con el tipo que sus amigas quisieran salir, así que solo me convierto en ese.

Para mí, si ya le entraste, es fácil coronar: los hombres atractivos suelen evitarse pensar en el primer paso y se les hace más fácil concretar el encuentro sexual, en cambio cuando eres feo tu mejor amigo es la “parla”.

A las mujeres les gusta que las hagan sentir especiales, entre más exclusiva se sienta más fácil lo suelta, creo yo, solo hay que enaltecer su belleza, ser detallista todo el tiempo, decir que es la única mujer que te ha hecho sentir así y que lo que haces hoy con ella nunca lo has hecho en tu vida.

Hay que dedicarse a que la pasen bien y te pidan más, si tienes a una mujer sexualmente contenta, contenta te hará lo que pidas. Cuando ya todo termina y conseguiste lo que querías (sexo), llega el momento de abrirla y hay que recordar que se está quedando con su príncipe azul. Pagarle el taxi y acompañarla hasta el carro es lo mínimo que puedes hacer, no querrás que hable con sus amigas sobre lo patán que fuiste. La idea es que a las amigas les genere envidia y te agreguen en Facebook.

 

Manolo Vera

23 años

Psicólogo

“Llegar, coronar y despachar” es una frase muy graciosa, un tanto machista, pero a la vez realista porque es lo que hacemos los hombres cuando estamos en busca de sexo casual, cansados de las relaciones serias, sumergidos en la monotonía o simplemente tenemos verano.

Me gusta ingeniar estrategias para que ellas sean las que lleguen a mí. Normalmente ligo en bares así que les envío el trago que estén tomando con una nota que diga cosas como: “¿Por qué no me volviste a hablar?”, “¿Te olvidaste de mí?”, “Lina, gracias por ayudarme”. La intención es hacer que ella se acerque y me diga que las estoy confundiendo; la mayoría de los meseros llega con el trago de vuelta y si no es tan linda no suelo insistir.

Cuando caen, les invito más copas, hablo con ellas y me hago aún más interesante. Soy psicólogo así que identifico fácilmente las falencias emocionales de las personas, intento parecer comprensivo, digo que sufro por lo mismo y ellas buscan hablar conmigo de sus problemas. Conforme la conversación avanza, invento estudios donde certifiquen que la solución a sus problemas emocionales es el sexo, y es así como indago lo que les gusta. Tan pronto conozco lo suficiente sobre de ellas, las hago sentir importantes y en medio de una cara melancólica las invito a seguir conversando en mi apartamento; no mentiré, no siempre funciona, pero las que he “coronado”, han resultado ser bastante buenas.

Cuando estamos tirando suelo recordar todo lo que mencionaron con anterioridad, así que intento cumplirles todos sus deseos: más que hacérselo lo que en verdad me genera placer es ver el placer que yo les estoy proporcionando. Acaban felices. Por último, yo nunca las echo, ellas se aburren y se van solas.

 

Camilo Albarracín

19 años

Estudiante de música

La música abre más piernas que corazones. No suelo frecuentar bares, me gusta tomar en el pasto y siempre hay bastante gente, tomamos sentados, cantamos mientras otros tocan guitarras o el instrumento que tengan y si me gusta una chica lo único que hago es cantarle mientras me mira. Las canciones terminan y mientras todos hablan voy y me presento. Hablamos un rato, conozco a la mujer y si me interesa, siempre la invito con sus amigos a mi casa para continuarla; las mujeres nunca me copian si las invito solas.

En mi casa siempre tengo trago pero no intento embriagarlas, solo quiero que se sientan entonadas y que entren en confianza. Cuando el ambiente se pone chévere digo en público lo hermosa que me parece ella y desprestigio a sus amigas con respecto a su belleza.

Cuando ya está feliz la llevo a mi habitación, la beso, la excito y le digo lo mucho que deseo estar con ella. Normalmente dicen que sí y las trato como princesas: recorro sus cuerpos con besos. Todas las mujeres son hermosas, ninguna mujer me parece fea, encuentro belleza en todas las partes de sus cuerpos.

No me gusta pasar la noche con ellas, así que intento hacer que se vayan y los amigos juegan un gran papel. Siempre se van todos juntos, sin embargo, las veces que sus amigos se van antes, le digo a ella que salgo de casa muy temprano porque tengo que viajar.

acapulco.gif

 

mtv_opc3_2_0.jpg

Comentar con facebook

EVENTOS RECOMENDADOS