Ud se encuentra aquí INICIO Noticias Fundacion Ayara Nueva Sede Don Popo Gotas De Rap Hip Hop Bogota

La nueva sede de La Familia Ayara: “todos los cambios son oportunidades”

La nueva sede de La Familia Ayara: “todos los cambios son oportunidades”

Imágenes de Ayara

COMPARTIR ARTICULO EN:

La fundación social y artística que busca transformar la sociedad a través de expresiones relacionadas con hip hop, se mudó a un edificio esquinero en la Carrera Séptima con Calle 50, dejando su sede de la 39 con Caracas. De paso, anunciaron cambios en la dirección y la intención de continuar con todo el empeño para apoyar a los artistas urbanos emergentes.

Tomás Tello

El pasado domingo 23 de julio, la Fundación Artística y Social La Familia Ayara organizó un toque para inaugurar su nueva sede, un edificio de cinco pisos en la Carrera 7 con Calle 50. Ese día también anunciaron que Don Popo, un rapero vieja guardia y director de la fundación desde sus inicios, dejaba el cargo para dedicarse a otros proyectos. Con el cambio de sede y dirección, La Familia Ayara le apunta a seguir trabajando por transformar la sociedad a través del hop hop, una labor que realizan hace 21 años.

pAunque el cambio de sede no fue voluntario, César Aguilar, director de comunicaciones, cree que estas oportunidades tiene su razón de ser y hace otro anuncio: a cargo de la dirección de la fundación estará Ana Modesta Ríos “Tica”, una psicóloga que ha trabajado con ellos durante años y que guiará proyectos que ya tienen andando, como el de prevención del pandillismo en la cárcel de mujeres El Buen Pastor, que trabajan junto a organización Comic Relief.

casa.jpg

Por estos trabajos, la Familia Ayara es referente en los eventos musicales de hip-hop, como da cuenta su participación en la producción de los tres primeros álbumes de Chocquibtown y la constante promoción de artistas urbanos emergentes. De hecho, asegura César, el 98% de la fundación está compuesto por artistas. Y, si bien es cierto que siempre le han apostado a fortalecer la escena hopper nacional, desde sus inicios como fabricantes de ropa para raperos, la Fundación también es un reconocido espacio para el fortalecimiento social y la enseñanza y promoción de los derechos humanos y del hip-hop mediante talleres de rap, breakdance y grafiti.

Para ellos, la cultura hip hop no se limita a llevar un estilo determinado, sino también lo valoran como una herramienta poderosa para llegarles a los jóvenes. En varios conciertos de Gotas de Rap y Golpes de Ritmo, se dieron cuenta del poder transformador del hip hop. Por eso, en 2007, la fundación holandesa Young in Prison, le apostó a La Familia Ayara para que trabajara con jóvenes recluidos en El Redentor, proyecto que derivó en el primer disco de rap hecho completamente por jóvenes dentro de un centro de reclusión de menores.

Actualmente, la fundación tiene presencia en 30 municipios, promoviendo proyectos enfocados en la enseñanza de niños y jóvenes, principalmente en temas de derechos y fortalecimiento del hogar. De hecho, acaban de terminar un proyecto de tres meses con familias de Mocoa después de la avalancha. Esto da cuenta de por qué se llaman Ayara, un nombre que homenajea a un pueblo africano de Benin que, actualmente, busca recuperar sus derechos.

Desde ya, para aprovechar la nueva suede, tienen pensado que en el segundo piso del edificio se monte una galería, y así crear un espacio nuevo para el arranque de un proyecto político y social de alcance nacional. Sumado a esta iniciativa, preparan también la apertura de tres centros culturales en Suba, Usme y en Las Cruces, para que les pare bolas y esté atento a sus inauguraciones.

 

Comentar con facebook

contenido relacionado