Ud se encuentra aquí INICIO Musica Verraco El Insurgente De La Movida Electronica En Colombia

Verraco, un insurgente de la electrónica que pone bombas de reconciliación en el ‘dancefloor’

Verraco, el insurgente de la movida electrónica colombiana

Fotos cedidas por Verraco

COMPARTIR ARTICULO EN:

Hecho en Medallo, este tipo apuesta por el techno y el ambient para llevar un mensaje claro: la pista de baile es un espacio de encuentro. Su música ha llegado a tiendas importantes como Juno Records o Decks, y este 23 de septiembre se presentó por primera vez en el país, en el marco del Festival Hermoso Ruido 2017.

Julio Enrique Vargas

Verraco, uno de los nuevos productores que salta a la escena electrónica en el país, se mueve entre el techno, electro, acid y ambient. Que nació en Medellín es de lo poco que revela de su identidad, la cual esconde bajo un pasamontañas cada vez que se para en las tornas. Así, con el rostro cubierto, cerrará con broche de oro la quinta edición del Festival Hermoso Ruido 2017, el festival de música emergente que se promete darle un vuelco a la noche capitalina entre el 21 y el 23 de septiembre.

verraco_1_1.jpg

Ilustración hecha para Verraco por el artista urbano Dj Lu.

Su rostro es su música, esa que impulsa sin apoyo de los grandes sellos que siempre están al acecho de nuevos talentos. Además, es uno de los pocos productores nacionales que ha prensado y expuesto sus discos en tiendas digitales internacionales como Phonica, Juno o Decks. También, Lobster Records, una de las distribuidoras más tesas de vinilos para productores de electrónica, le echó una mano en la tarea de posicionarse como una de las nuevas revelaciones musicales de Colombia. Su música ha recibido muy buenas críticas en la escena internacional, una de ellas proveniente de Lena Willikens, reconocida selector del sello Cómeme.

A punta de loops, ritmos y synths, Verraco refleja las vivencias de su tierra natal –el Valle de Aburrá-, llena de resistencia y perrenque, dos cualidades con las que él mismo sale adelante. Hasta la fecha, cuenta con dos discos que ha sacado con Insurgentes, su propio sello. El primero es Resistir, lanzado en marzo de este año y para el cual Lourdes Grobet, una fotógrafa mexicana de 77 años de edad, le cedió la foto de una niña insurgente del Ejército Zapatista de Liberación Nacional que él utilizó como portada. Su segunda producción, que vio la luz en junio de este año, es New Army of Androgynes.

meztizo-foto.jpg

Portada del EP Resistir.

 

Este joven paisa es un combatiente musical con causa, con una posición coherente frente a la música que quiere hacer, más ahora, en tiempos de opresión contra muchas minorías. Con berraquera, este insurgente de la electrónica cree que puede convencer al público para que entienda la pista de baile como un espacio de encuentro. El man la tiene clara: cada disco que prense será una declaratoria de resistencia musical frente al momento social y político que vive el país.

Hablamos con él antes de su presentación en el Festival Hermoso Ruido, la primera vez que lo haga en el país, un show que se dio el pasado 23 de septiembre en Video Club, donde además de sonar los discos estuvo presentando su showcase de Insurgentes, acompañado de un gran combo: Zed Kappa (Merino), Navigation Studies (Leon x Lunate) y la avanzada de Unterbog con Nyksan + Agua.

verraco-flyer_1.jpg

¿Qué música escucha en el día a día? 

Escucho de todo un ‘roce’, dependiendo de las emociones del momento. Pero para que se hagan una idea de lo ecléctico que puedo llegar a ser: tranquilamente puedo pasar en una hora por The Strokes, después reggaetón viejo y sucio, y terminar en clásicos tranceros. Ahora ando clavado con la discografía de Lullabies For Insomniacs (un sello holandés que evolucionó a partir de un programa radial conducido por Izabel Caligiore).

Uno de los temas del EP Resistir se llama ‘Mestizo futurista’, ¿qué vendría siendo para usted lo mestizo futurista?

Algunos encontrarán algo de mestizofuturista en lo sónico. Yo, la verdad, no tanto. Quizás Nicola Cruz, los de NAAFI, algunos chilenos o la avanzada de ZZK si tienen lo mestizofuturista en lo sónico, si acaso. Mi concepto es más una declaración territorial. Así como los ‘niches’ de Detroit se apropiaron del afrofuturismo con justa y pertinente razón, siento que ahora hay una corriente muy fértil de artistas latinos que están embriagados de futuro, que andan duro modulando con sus máquinas, pero afectados o impulsados por este caos (social, político y económico) sudaca.

Usted salió de las montañas del Valle de Aburrá, y en su música se pueden notar formas de toda la idiosincrasia colombiana que se ve plasmada en lo político, social, cultural, estético y hasta imaginario. ¿Cómo es la relación entre la música y estas formas?

La verdad es que las características que menciona son justamente el combustible de toda esta iniciativa. Quiero vivir de esto, sacando discos, haciendo parches, empujando talento nuevo y no poniéndome una puta corbata. En un contexto como el colombiano, esa idea tan romántica y a veces hasta estúpida de “no ponerse una corbata” se puede convertir en un acto de resistencia.

¿Cómo nace la idea de Insurgentes?¿Es algo así como “lanzar bombas” en el dancefloor

Nunca había pensado en lo de “bombas en el dancefloor”, suena bien… pero no. La idea nació cuando fui por primera vez a la Ciudad de México y andaba caminando por la Avenida Insurgentes. Fue como una revelación. La idea de crear un sello con ese nombre se soporta más en una cuestión de actitud que canalizamos a través de este electro, ambient y techno que estamos haciendo. Además, tener en cuenta la connotación tan fuerte que tiene esa palabra en el país también me ayudó a tomar la decisión.

inserts-ins000-flyer.jpg

¿La propuesta puede entenderse como rebeldía contra los problemas sociales y culturales a los que se enfrenta la sociedad?

No directamente. Solo queremos que cada EP sea una declaración o celebración frente a un tema social, cultural o político. Y, por supuesto, también está la idea de entender la pista de baile como un espacio de encuentro, de liberación y, ojalá pronto en el país, hasta de reconciliación.

¿Cuál fue su reacción al recibir la noticia de que Lobster Records distribuiría su música?

Fue normal, la verdad. O sea, sí, chimba Lobster y toda la cosa, pero pues... es la distribución, no el sello. Igual ellos han sido determinantes para que el disco llegue a la mayoría de las tiendas clave en el mundo. Estoy muy agradecido con ellos. 

¿Hay planes a futuro en otros labels?

Planes en otros sellos… no sé. Ahora estoy enfocado en Insurgentes y en comenzar a empujar talento nuevo del país y de la región. En otros sellos sí, pero más adelante y no en cualquier sello. Sé dónde quiero estar. Vamo’ a ver.

¿Tiene algún consentido entre sus equipos de producción, ese que le da la sonoridad y berraquera a sus temas?

Hay varios bebés que quiero mucho, pero quizá el más consentido ahora es el Sequential Circuits Prophet 6. Pero el que le da la berraquera y color a los temas, como decís, es quizá un mixer Tascam M06 de 1983 que conseguí regalado en Ebay.

_dsc1076-flyer.jpg

En Colombia surgieron nuevos sellos que han direccionado la calidad musical que se propone y han fortalecido la escena. ¿Qué le diría a esos sellos y productores?

Que no esperen a que un sello gringo o europeo les pare bolas. Que le metan a la autogestión, que luchen, que conspiren, que se junten, que hagan parches… pero bueno, todo esto con mucho fundamento, con concepto, con fondo, con exploración. Las ganas no bastan, muchachos. Hay que leer.

Viendo la actualidad de la electrónica en el país, ¿cómo ve usted que algunos bookers no se abran a traer artistas que rompan la tendencia musical qué se está viviendo en estos momentos (la invasión del techno de Berlín, el tech house, etc.)?

Creo que es normal, más no lo justifico. Pasa aquí y en cualquier otro país. Son las tendencias del mercado, y muchos promotores o bookers están en esto porque quieren hacer plata, no sienten la pasión para tomar riesgos, traer un artista disruptivo para después irse de culo, lo cual no está mal, también es válida esa visión. Pero claro, menos mal hay programadores que, teniendo mucha maquinaria y presupuesto, empujan y toman riesgos. Ese es el balance que se debe encontrar, y esas acciones dinamizan un poco la escena. 

icono-puno_0.jpg

 

creadores_criollos.png
 

 

Comentar con facebook