Ud se encuentra aquí INICIO Historias Montar Bicicleta En Bogota Como Sustento Es El Tema De Esta Exposicion

Fantasmas en la calle: las rutas de los bicimensajeros bogotanos

bicimensajeros

Fotos de Brandon Lockfoot 

COMPARTIR ARTICULO EN:

Brandon pasa ocho horas diarias en su bicicleta, recogiendo y entregando paquetes en Nueva York. Su oficio lo ha llevado a conocer 250 bicimensajeros en todo el mundo, y hace poco aterrizó en Bogotá, donde ha documentado las rutas de los mensajeros en dos ruedas de la ciudad, y expondrá su trabajo fotográfico Ghosts on the Street. 

Ma. Camila Alzate Férez / @camialzatef

El trabajo de Brandon Lockfoot requiere de su presencia todo el día en las calles, todo el año, sin importar las condiciones climáticas. Hace ocho años es bicimensajero en Nueva York, donde también estudió artes visuales. Como a todos los mensajeros de dos ruedas, a Brandon los kilómetros recorridos le dan una vista rápida de las ciudades, además de conocer sus calles, atajos y el comportamiento de sus habitantes.

015-kati-queens_1200.jpg

Su oficio se convirtió en el principal insumo para crear Ghosts on the Street, un proyecto en el que Brandon documenta las rutas de distintos bicimensajeros alrededor del mundo desde 2009. La aventura comenzó en Frankfurt (Alemania), la ciudad que escogió para continuar sus estudios en arte. Con un tiquete falso de tren en la mano, inició su recorrido europeo: Paris, Ámsterdam, Berlín, Budapest y Viena fueron algunas ciudades en las que documentó las rutas de bici mensajeros con los que se cruzaba.

paris_jean_boule_o.png

Jean Boule. Paris (Francia) 2013

 

 

“El 90% de las veces los conozco montando. Uno me presenta a otro, rodamos juntos, nos tomamos una cerveza, nos fumamos un porro y acordamos la siguiente rodada”, explica Brandon. En el proceso para encontrar a los protagonistas de su proyecto, que ya son cerca de 250 bicimensajeros de todo el mundo, Brandon aterrizó en México para el Campeonato Mundial de Bicimensajeros.

05-manuel-fixeito_1200_0.jpg

Allí conoció a un amigo sudafricano que lo invitó a una carrera de ciclistas en Bogotá, y así fue como la capital terminó incluida en Ghosts on the Street, que también incluye a Melbourne (Australia) y varias ciudades de Estados Unidos. “Ghosts on the Street es una forma de documentar a las personas que conozco y sus rutas. La ruta es especial, es imposible que tengas la misma ruta que otro bicimensajero; tenemos formas diferentes de pensar y de sentir”, explica.

09-juan-pablo-uber_1200.jpg

Cada uno de los retratos de bicimensajeros que incluye está acompañado de la ruta recorrida por esa persona. El proceso de mapeo es sencillo: adhiere un GPS a la cicla, se emprende el viaje y la señal emitida aparece en un programa que Brandon tiene en su computador de apariencia militar, “a prueba de balas”. El programa traza la ruta en el mapa de la ciudad, Brandon le da los últimos toques en Photoshop y la ruta queda lista para Ghosts on the Street.

mapa.jpg

A Bogotá llegó el primero de diciembre y se ha encontrado con que el oficio de bicimensajería es reciente, si lo compara con el elevado número de personas que lo hacen en Nueva York. Sin embargo, ve una movida de bicis interesante, basada en la solidaridad que se genera entre los diferentes parches. “Bogotá es joven pero veo que está apuntando hacia algo bueno, veo una oportunidad y respeto por quienes hacen este trabajo de forma independiente”, comenta. 

017-diego-titan-ciclo-mensajeros_1200.jpg

Entiende poco español por lo que se le escapan muchas dinámicas de la ciudad, por lo mismo no se atreve a emitir juicios sobre ella. Eso sí, cree que esta comunidad de bicimensajeros es similar a las del mundo: gente buena onda, agresiva para darse su lugar en la ciudad,  con amor a la bici y  una visión independiente de ella.  Muchas veces es la cicla la que termina siendo el anzuelo para acercarse a otros como él.

021-noisser-escarabajos-2_1200.jpg
 

“Como bicimensajeros nos comunicamos con el lenguaje de la calle. En una ocasión seguí a un ciclista con mi videocámara, al percatarse que cada vez que giraba yo seguía ahí, aceleraba, tomaba algunos atajos e intentaba librarse de mi. Diez minutos después, revisaba de nuevo y yo seguía  ahí, por lo que optó por decirme  ‘ok, cool rodemos juntos’”, cuenta.

027-sandra-queens_1200.jpg

Para que conozca un poco más del trabajo y del paso de Brandon por Bogotá, no se pierda el próximo 19 de enero la exposición Fantasmas en la calle: documentación fotográfica de las rutas de los mensajeros que trabajan en Bogotá.​

 

 

Comentar con facebook

contenido relacionado