Ud se encuentra aquí INICIO Diseno Como Sobrevive El Diseno De Moda Independiente

¿Cómo sobrevive el diseño de moda independiente?

gtfrdesw

Ilustración de Luisa Castellanos

COMPARTIR ARTICULO EN:

Diseñadores de 5 marcas posicionadas en el país nos responden esta importante pregunta para buena parte de la industria creativa independiente. “Una marca es un ser vivo. Va creciendo y va cambiando, entonces uno tiene que ir mutando con ella”.

Isabela Ramirez / @Isabelarramirez

Los diseñadores independientes colombianos son, en su mayoría, personas que después de estudiar deciden no trabajarle a ninguna marca que no refleje conceptos, ideas o historias propias.

Así que antes de entregarse como primerizos a los brazos de una multinacional que seguramente los pondrá a doblar pantalones en un almacén, optan por montar su propia vaina aun entendiendo que el camino es largo y culebrero. Hacen todo lo posible y luego, cuando las cosas se dan, tienen la satisfacción de saber que desde el comienzo supieron que era posible hacer realidad un proyecto con esas características.

Entre el lanzamiento y el sostenimiento total de una marca hay muchos altibajos. Y años de trabajo. Contacté a los diseñadores de cinco marcas independientes posicionadas en Bogotá para que me explicaran cuál es el camino a seguir, cuáles las dificultades a enfrentar, cómo sobrevive realmente la moda independiente en un país en el que reina el fenómeno fast fashion:  

“Hay que ver cómo se puede disminuir la producción. Todo el mundo tiene ropa en exceso y ya hay mucha que no se necesita y se puede reutilizar”, dice Mariana, una de las tres diseñadoras de Little Ramonas.

ducky_black_5.jpg

Chaqueta de Ducky Black. Foto de Ángel Carrillo.

 

 

“Antes de dar el gran paso es mejor probar con negocios aparte, a ver si uno definitivamente quiere una vida de emprendedor —que no es fácil por la poca estabilidad, sobre todo empezando—”, asegura la diseñadora homónima de la marca Manuela Álvarez.

“Me interesa no uniformar. A ninguna mujer le gusta llegar a algún lugar y que haya otras mujeres con la misma ropa. Quería algo que diferenciara a las personas y siempre supe que me quería enfocar en un nicho pequeño con un concepto definido”, afirma Laura, de Papel de Punto.

“Las semanas de la moda en Colombia le apuntan todas a la macro industria y no hay canales de distribución serios que pongan a mover estos negocios independientes de diseño. El consumidor local no ha podido entender el valor del diseño colombiano porque aquí hay muy buen diseño pero muy mal mercado”, cuenta Nicolás Rivero, de A New Cross.

a-new-cross-1_0.jpg

Saco de A New Cross. Foto de Cesar Guerrero.

 

 

“Me tienen sin cuidado Zara o cualquier tienda de su familia Inditex. Hay que proponer cosas innovadoras”, dice Luisa Alvarado, diseñadora de Ducky Black.

“Al comienzo tiene que hacerlo todo uno y ya después empezar a delegar tareas y hacer un equipo de trabajo para el branding, la producción y el marketing”, dice Manuela Álvarez.

manuela_alvarez_1.jpg

Saco de Manuela Álvarez. Foto de Patricia Castellanos.

 

 

“Los universitarios y recién graduados ya escogen más que antes. Hay un público más educado y se están empezando a buscar más cosas limitadas, locales y de alta calidad”, aseguran las creadoras de Little Ramonas.

“Busqué personas interesadas en el diseño que me ayudaran desde su mirada. Lo más importante es que la gente que te ayude tenga buenas condiciones de trabajo”, asegura Laura Acevedo, diseñadora de Papel de punto.

manuela_alvrez_6.jpg

Saco y pantalón de Manuela Álvarez. Foto de Daniella Benedetti.

 

 

“El estilo no se compra, se crea a través de lo que lees, la música que escuchas y la calle. Hay que contar historias a través de las colecciones”, dice la mujer detrás de las chaquetas de Ducky Black.

“La parte ética de las propuestas es igual de importante que la parte fashionista”, dice Nicolás Rivero, y agrega que “el reconocimiento no es lo valioso, sino entrar al mercado y proponer cosas interesantes”.

little-ramonas-12-rgb.jpg

Vestido de Little Ramonas. Foto de Andrés Hernandez.

 

 

“Yo trabajo en 8424 Estudio, que es un salón de exposición con cuatro diseñadores más. Todos los días nos turnamos para atender en el lugar y si preguntan por productos de otras marcas, uno los vende. Todos trabajamos por el otro y crecemos juntos”, cuenta la diseñadora de Papel de Punto, quien hace dos años comparte este espacio con las marcas Mr. Boho, Little Ramonas, Aysha Bilgrami y Manuela Álvarez.

“Hay que meterse en esto por completo para que salga adelante”, aseguran las mujeres de Little Ramonas.

papel-de-punto-escogida.jpg

Saco de Papel de Punto. 

 

 

“Como las inversiones son tan altas, sobre todo al comienzo, hay que tratar de perder la menor cantidad de plata posible e ir probando. Yo empecé buscando ferias europeas para presentar mi trabajo pero es evidente que para hacerse conocer en ferias hay que ir varias veces, así que busqué por otro lado. Por eso el showroom en el que llevo cinco temporadas participando ha sido una oportunidad increíble”, cuenta el creador de A New Cross.

“Una marca es un ser vivo. Va creciendo y va cambiando, entonces uno tiene que ir mutando con ella. Al comienzo vi algunos cambios como problemas y luego entendí que todo hace parte de la evolución de un negocio”, afirma Manuela Álvarez.

diseno-independiente-icono.jpg

Comentar con facebook