Ud se encuentra aquí INICIO Deportes Las Marcas Locales De Skate Le Estan Haciendo Frente Los Productos Extranjeros

¿Cómo las marcas locales de skate les están haciendo frente a los productos extranjeros?

skate colombia

Foto de Carlos Andrés Mesa

COMPARTIR ARTICULO EN:

La subida del dólar hace tres años permitió que la producción nacional de indumentaria y productos para skaters despegara. A ese fenómeno, los empresarios locales le han sumado sus estrategias: precios más bajos, patrocinios y apoyo mutuo con skaters locales y fortalecimiento de la imagen a través de proyectos audiovisuales y diseño gráfico innovador.

Andrés J. López / @vicclon

Desde que el skateboard llegó a Colombia, hace unos 30 años, su acogida dentro de los jóvenes ha sido tal que muchos lo han adoptado como estilo de vida. Las marcas extranjeras como Vans, Creature, Spitfire y Flip no pasaron por alto su popularidad y durante muchos años fueron las preferidas en los skate shops. Hoy estos nombres siguen teniendo mucho peso, pero ahora también se ven numerosas marcas nacionales que están atrayendo a miles de practicantes, no solo por sus precios más bajos, también porque ellas son las que están luchando por la consolidación de este deporte urbano en el país.

 La fabricación nacional de productos para hacer skate no es una novedad en el país: desde 2006, Natural Skateboards Co. ya comercializaba tablas, gorros y sacos cien por ciento nacionales. Esta marca fue fundada por el reconocido skater bogotano Oscar Rubio Lowenthal, “Fresa”, quien murió el pasado 16 de diciembre, y es reconocida por algunos skaters como la primera marca oficial de tablas colombianas. Para promocionar los productos, el propio “Fresa” fue la imagen en varios de los videos de la marca, que hoy en día son referentes para los skaters nacionales.

“Nosotros fuimos los primeros en hacer tablas en el país. Aunque existía la posibilidad de que los pelados les hicieran el feo, le copiaron a la marca desde el inicio”, dice Paula Iglesias, ex pareja de “Fresa” y quien ahora está retomando los diseños que él dejó pensados y así continuar sacando productos.

Hasta antes de la brusca subida del dólar, en 2014, las marcas locales no la tenían nada fácil frente a otros nombres extranjeros. “Cuando empezaron a aumentar los precios se volvió muy caro traer desde China, Vietnam y Corea por lo que la gente le puso los ojos a lo que hacíamos los emprendedores”, dice Óscar Campos, socio de la tienda Bunker Skate Shop y propietario de Clop Shoes. Estos últimos arrancaron en 2014 y ya patrocinan al skater Sebastián González y tienen una línea de zapatos dedicada al músico urbano Nanpa Básico.

interna_5.jpg

Foto cortesia de Paula Iglesias

 

 

Pero la motivación no es solo evitar los altos costos que implica importar desde Asia. Las empresas nacionales también quieren ser generadoras de empleo y apoyar de esta manera a la industria local: Clop Shoes, por ejemplo, tiene una planta de 19 trabajadores solo para la fabricación de los zapatos, mientras que desde Pleasure, otra marca de zapatos de Mosquera (Cundinamarca) que ya comercializa en Ibagué, Cali, Medellín y Bogotá, aseguran que fabricar acá es la herramienta ideal para acabar con la competencia extranjera, aunque existan negocios que fabriquen parte de su mercancía en el exterior, como lo hace Flow Griptape, una marca que arrancó en septiembre del año pasado. “Para nosotros lo más importante es la calidad y vemos que aún no hay una fábrica de lijas que cumpla con los requisitos propios del skateboard, por eso las importamos”, cuenta Carlos Mayorga, uno de sus socios. Sin embargo, él es consciente de lo buena y económica que es la industria textil colombiana, por lo que a la hora de fabricar las gorras y camisetas no duda en hacerlo todo acá.

La publicidad de los productos es uno de los frentes en los que más les cuesta competir a las marcas nacionales frente a las extranjeras, que aterrizan en el mercado del país con fuerza. Para contrarrestar esto, la industria nacional ha recurrido a los precios para atraer la atención de los skaters: unos zapatos o una camiseta fabricada en el país puede costar hasta 30% menos que el producto de la marca extranjera. La fórmula ha servido y skate shops en Bogotá, Medellín, Cali, Cartagena, Rio Negro, Bucaramanga, Ibagué, Bello y Pereira, entre otras, ya ofrecen marcas como Golden, Manual, Squad, Area 52, Trukos, Lipslide, Psycho, Ghost, Sick Drunks, Xplicit, Amateur y Trur, por nombrar algunas.

interna-1_3.jpg

Ruedas Amateur. Foto de Carlos Andrés Mesa

 

 

Además de promocionarse en tiendas de todo el país y en redes sociales, entre marcas se apoyan para organizar eventos dirigidos a skaters. En Pereira, en el skatepark La Villa —el más grande del país— cada Halloween se organiza el Chori-Rats, un concurso de disfraces para estos deportistas urbanos. “Quise hacer esto porque es nuestra forma de apoyar la escena, que tanto está creciendo. Ellos se dan cuenta de eso y lo retribuyen adquiriendo lo que vendemos”, explica David Díaz, organizador y dueño de Dude, una marca que fabrica tablas, camisetas y gorras, y vende exclusivamente mercancía nacional.

 

Colaboración mutua: patrocinios, proyectos audiovisuales y diseño gráfico

Los skaters, además de ser el público objetivo de las marcas nacionales, también son el medio idóneo para mostrar los productos: Johan Perdomo, Sebastián Rodríguez, Óscar Lagos y Jhonny Zapata son algunos deportistas locales que han pasado a ser imagen de las marcas. Mateo Martínez, de 22 años, y practicante desde 2008, ya tiene el patrocinio de Golden, Trur, Infierno y Mighty, que incluso lanzó una línea de ruedas con su nombre. “Es cierto que en calidad aún estamos en desventaja frente a los gringos, pero son estas empresas locales las que le están ayudando a la movida; a las empresas de afuera no les interesa patrocinar a un skater que viva acá”, explica Mateo.

quallity-2_0.jpg

Diseño primer madero Quality

 

 

 

Dude también le apuesta a los realizadores audiovisuales del país y cada dos meses publican el “Dude del mes”, en el que ponen el foco en un nuevo skater que esté dando de qué hablar en la escena. Diego Cortés se ha dedicado a registrar en foto y video el talento de los skaters locales. En 2006 empezó esta labor con el skate shop  Clandestino (que cerró sus puertas en 2013 debido, entre otras cosas, a la poca demanda de productos colombianos) desde ahí ha colaborado con Bunker y marcas como Manual y Natural. Muchos de los proyectos audiovisuales, dice él, son hechos como una “labor social” pues la gran mayoría no tiene cómo costearse un video promocional. “Cuando trabajo con marcas por lo general me toca tener la iniciativa, después preparo una propuesta escrita, la presento y espero que a ellas les interese y me patrocinen. Así hice cuando fui a Ecuador con los skaters Sebastián Rodríguez y Camilo Melo”, explica.

También, para potenciar la parte visual de sus productos, la gente de Dude contactó al colectivo de ilustradores Guacala para que pintaran sus líneas de tablas, como también lo hizo Quality Skateboards. Para sus primeros maderos, le pidieron al ilustrador Enka que se encargara del arte. “Desde que el diseñador gráfico estadounidense Jim Phillips hizo el logo para Santa Cruz y su hijo Jimbo continuó trabajando con esta marca californiana, ambos se convirtieron en referentes gráficos para el skate mundial. La inspiración es mutua y siempre que ilustro intento reflejar el skate en los colores, el dinamismo o el movimiento del cuerpo”, dice. Además agrega que trabajar con alguna marca, principalmente una nueva como Quality, es una colaboración mutua: el producto final queda con ambos nombres y entre ellos se promocionan.

Los de Guacala añaden que este tipo de colaboraciones se hacen porque la gráfica nacional tiene un gran apoyo, lo que despierta el interés de sus seguidores hacia cualquier producto que tenga su imagen. Este colectivo ya ha hecho tres tablas para Dude y ahora trabajan en su nueva colección, que se llamará "Buena la rata".  

interna-dude.jpg

Tablas diseñadas por Guacala para Dude

 

 

El apoyo al skate colombiano pasa por un buen momento, esto lo demuestra el auge de marcas y que cada vez más gente compre lo que se hace acá, cosa que hace cuatro años era muy arriesgado. “Una de las razones que llevó al cierre de Clandestino fue que el 85% de lo que vendíamos era colombiano y en esa época a la gente no le llamaba la atención”, comenta Diego. Ahora todo es diferente y constantemente siguen apareciendo nuevas marcas, lo que hace que ya no sea necesario mirar afuera para encontrar productos de calidad y a buen precio.

 

Comentar con facebook

contenido relacionado

Contenido patrocinado

EVENTOS RECOMENDADOS