Ud se encuentra aquí INICIO Creadorescriollos La Oscuridad Que Habita En Los Malos Suenos De Mariana Parra

La oscuridad que habita en los ‘Malos Sueños’ de Mariana Parra

Siniestras y cargadas de intimidad, las pinturas de esta paisa son el producto de una exploración de la soledad y los miedos. Hablamos con Malos Sueños sobre una obra poblada por suicidas, sombras y mucho campo.

Julián Guerrero / @elfabety

en_una_de_tantas_vidas_40.2_x_30.2.jpg

Mientras un vaso de leche descansa sobre la mesa de noche de una habitación en medio de la tormenta, una mujer esconde a alguien, una sombra, en el armario. La escena es sospechosa. En contraste con las cortinas blancas y la leche en medio de una habitación amplia, la sombra alta y delgada parece entrar en un escenario rojo y luminoso. No terminará bien. 

Misteriosas y macabras son las pinturas de Mariana Parra, una autora paisa de 29 años que desde hace cuatro se dedica a poner en físico sus malos sueños, momentos de su vida o de las vidas de otros que explican estas atmósferas de soledad y terror.

Con colores opacos y escenarios donde pocas veces aparece alguien más que el personaje principal, Mariana se ha dedicado a la confección de espacios como grandes casas o amplios prados, donde residen sentimientos como el amor, el miedo o incluso acontecimientos como la muerte. Teniendo la pintura como un vehículo para transmitir lo que siente y que de otra manera no podría enunciar, esta pintora se vale de situaciones insinuadas y personajes aterradores para expresarlo.

Graduada de Cine del Politécnico Grancolombiano de Bogotá, Mariana pensaba, al terminar la carrera, que el mundo audiovisual sería aquello por lo que trabajaría toda su vida. Sin embargo, su práctica profesional en el canal RCN, de donde según cuenta salió bastante aburrida y decepcionada, le mostró que ése no era el camino que quería seguir. Desmotivada por la mala experiencia en el medio de comunicación, comenzó una exploración artística que la llevó a escenarios como la música, hasta que encontró en la pintura el lugar ideal para narrar sus experiencias e incertidumbres.

case_closet.jpg

Salvo por una clase en la universidad, Mariana no recibió ninguna educación pictórica. Sin embargo, la influencia de familiares pintores —un tío pintor metalero que, según cuenta, ha seguido también esta onda de oscuridad en su pintura— y el impulso de expresarse en un momento de necesidad personal, la llevaron a continuar con la pintura.

la_inexistencia_30_x_365_cm.jpg'La Inexistencia'.

"No escogí la técnica, sino que la fui desarrollando con el tiempo mientras iba trabajando”, dice Mariana, agregando que el arte, si no tiene emoción, no es arte. Miradas extraviadas, cuerpos atrapados en telarañas o envueltos en alas de murciélago, fantasmas en mitad de la noche, son los escenarios que bajo títulos como ‘En una de tantas vidas’ o ‘Expulsando extraños’, pinta Mariana.

lumms.jpg'La última mirada'.

A propósito de La última mirada, una serie de tres pinturas que retratan a tres mujeres (Antonia, Ema y Verónika), Mariana cuenta que cada una de las miradas de éstas está vinculada al tema del suicidio, un asunto que en ese momento la interpelaba. Las miradas de las mujeres representan ese último instante antes del momento final en que las pastillas hagan su efecto o en que el cuerpo se precipite hasta el suelo.

vacio_completa.jpg'Vacio'.

Influenciada por pintores como el polaco Zdzisław Beksínski, Mariana cuenta que a pesar de los temas, ha querido incluir algo más de color en sus pinturas. Sin embargo, insiste en que la exploración y el trabajo la han llevado hacia la técnica y no ha sido algo que ella ha escogido de antemano, situación que también aplica, según cuenta, para los escenarios rurales y las casas en las que tienen lugar sus pinturas.

sone_que_no_estabas_25x25cm.jpg'Soñé que no estabas'.

Un ejemplo de estos escenarios lejanos de la ciudad y que en medio de su amplitud resaltan la individualidad de la escena, es la pintura titulada ‘Soñé que no estabas’, una obra que Mariana pintó lejos de una ex pareja y en la que en medio de un trigal dos cuerpos se abrazan. Como en otras pinturas, Mariana decidió acompañar la composición con música. En este caso la banda sonora de la escena es una pieza de la película OldBoy. “Yo puse la canción que sonaría en esta escena. Me hubiera gustado componerla, pero ya estaba hecha y esa era la música que yo quería que sonara para ese momento”, cuenta Mariana.

expulsando_extranos_35x17.5.jpg'Expulsando extraños'.

Aunque tuvo una mala pasada con la experiencia audiovisual, Mariana no ha dejado de lado el cine y lo ha involucrado en su proceso pictórico. La presencia de música que acompaña sus obras no sólo es un anexo de la pintura, sino que, como ella misma afirma, funciona como toda una composición y es su manera de hacer cine. Recolectando con su teléfono sonidos de la calle y otros espacios que, imagina, sonarían en esas circunstancias, Mariana compone un gran escenario donde se activa más de un sentido.

la_visita_36x33cm.jpg'La visita'.

Otra de estas obras musicalizadas —esta vez por grabaciones propias— es la titulada ‘La Visita’, en la que una mujer y un perro aparecen delante de un cadáver cubierto por una sábana. Cuenta Mariana que esta es una historia que le sucedió a una tía suya que vive en Santa Elena, Antioquia. Según cuenta, un día un amigo “entrado en años y en deudas”, visitó a su tía y estuvo charlando con ella todo el día. En la tarde, cuando se marchaba, le dio un infarto a la salida de la casa y murió. La tía lo cubrió con una sábana mientras la gente del pueblo y la ambulancia llegaban a ver el cuerpo tendido.

calixto_i_20_x_20_cm.jpg'Calixto'.

Pero a pesar de su carácter enigmático y sombrío, las obras de Mariana han llegado también a otros ámbitos. Hace poco, tras su participación en la feria Contenedores Art de Medellín, curada por el artista Belarmino Miranda, Mariana llevó sus pinturas a un terreno comercial, imprimiéndolas en sacos, relojes o encendedores, lo que le dio un nuevo tinte a su obra. Afanada por expresar a través de la pintura aquello de no difícilmente podría ser enunciado de otra forma, Mariana ha resuelto seguir el camino del arte, un camino que a pesar de sus dificultades, le ha permitido reflexionar sobre la vida.

Sígale el rastro (o la sombra) al trabajo de Mariana en Instagram.

sello_cc_1.png

Comentar con facebook

contenido relacionado

15 / Diciembre / 2018
11 / Diciembre / 2018
14 / Diciembre / 2018
15 / Diciembre / 2018