Ud se encuentra aquí INICIO Creadorescriollos El Bordado Como Acto De Resistencia La Heteronormatividad Tres Hombres Que Le
Chirrete Golden

El bordado como acto de resistencia a la heteronormatividad: tres hombres que le jalan al hilo y la aguja

Santiago Zuñiga “Dissors”, Camilo Mojica y Chirrete Golden resignifican una práctica históricamente asociada al rol de las mujeres en el hogar. Para ellos, tejer se ha convertido en una terapia que los lleva a la meditación, a la reflexión, a la confrontación de valores y a la diversificación de otras pasiones.

Júlia Farràs

Cada vez son más los hombres que rechazan el prototipo de macho alfa impuesto desde hace siglos y optan por posiciones que se alejan de los estereotipos asignados a lo femenino y a lo masculino. Una de las prácticas que tradicionalmente se asocia a las mujeres es el bordado, pero actualmente son muchos los hombres que se le están midiendo a esta técnica, que desde siglos atrás es indispensable en las labores caseras. Hoy en día, el bordado se ha resignificado y se ha abierto a otros espacios como el arte y la creación libre, dándoles forma a lenguajes propios y particulares.

Armados con hilo y aguja, Santiago Zuñiga “Dissors”, Camilo Mojica y Chirrete Golden son tres jóvenes creadores colombianos que les apuestan a las puntadas para darle un nuevo significado a esta artesanía transmutada a manifestación artística.  A través de esta práctica, han descubierto un sinfín de posibilidades a la hora de crear, desde la intervención de fotografías, hasta el punto de cruz sobre metales, pasando por la elaboración de parches y pines.

 

Santiago Zuñiga “Dissors”

Este ilustrador de 31 años decidió mudarse a Quito, Ecuador, para explorar nuevos horizontes. Motivado por las ganas de aprender, empezó a bordar de manera autodidáctica viendo vídeos de maestros japoneses en YouTube. “No entendía un culo, pero poco a poco fui probando varias maneras de hacer las puntadas, los hilos, las telas… en realidad hacerlo no es tan difícil, pero es dispendioso”. También aprendiz de tatuador, Dissors se acercó al bordado con la intención de confrontar la visión tradicional del bordado con los dibujos plasmados en él. “Nadie bordaba ‘gonorrea’, y me pareció chévere poder hacerlo, al igual que pistolas, puñales y demás objetos fuera de lo común en estas superficies”.

5_74.jpg

Es bien sabido que desde hace miles de años el bordado tiene una función de generar reflexión, de plasmar una cosmovisión concreta, un pensamiento y se convierte así en un método de meditación. Dissors siente eso cuando teje sus piezas, el proceso en sí le lleva a meditar sin notarlo. “Quieres mandar el bordadito a la mierda, porque a ratos sientes que no terminas jamás, pero eso es parte del proceso, te enseña a ser paciente”.

Dissors empezó con el bordado como resultado de largas conversaciones con Mishell Estevez, una amiga ilustradora con la querían encontrar maneras de aplicar sus ilustraciones en otros formatos y técnicas, para llegarle a otro tipo de público y no estancarse en lo convencional. “Lo gracioso fue que en realidad el bordado no es una manera muy rentable de llegarle a nadie, pero es lindo”, dice entre risas. Aunque siempre ha bordado solo en su intimidad, a este joven e no le hubiera importado que alguien se le acercara y le dijera: “Oiga, ¿qué hace? ¿Quiere venir a tomar ron, fumar porro y bordar?”.

6_65.jpg

Frente al imaginario cultural que relaciona el bordado con lo femenino, Santiago cree que “tanto hombres como mujeres, en diferentes regiones, han utilizado el bordado como parte de su cotidianidad. Más bien creo que depende del enfoque que le quieras dar a lo que haces, a quién quieres llegar y si quieres dar o no en realidad un mensaje. No importa si quien lo hace es hombre, mujer o lo que sea, mientras el resultado de la obra sea bien chévere y haya personalidad en ella”.

11_40.jpg

 

Camilo Mojica

Mientras estaba estudiando Antropología en la Universidad Javeriana, Camilo se unió al grupo de tejido, que le recordaba las largas tardes de vacaciones en casa su abuela en las que ella le enseñaba las primeras puntadas. “Empecé a bordar para hacer un ejercicio de conciliar mi dualidad de personalidad ñoña e introvertida para expresar mi gusto por los videojuegos en otros medios artísticos”, dice este rolo, que dejó la ciudad para montar un hotel y un restaurante en Bucaramanga.

Con un proyecto universitario de intervención de fotografías con hilos a modo de pseudo bordados, Camilo exploró las relaciones sociolingüísticas que existen entre el hilo y las distintas prácticas sociales. A partir de ahí su pasión por el bordado creció y se puso a hacer todo tipo de dibujos tejidos para amigos, familiares y clientes. “Yo no tengo una educación de artista, pero con el bordado siento que me salen cosas chimbitas y creo que el bordado es suficientemente hípster como para que sea algo estéticamente agradable para decorar cualquier espacio”.

46161224_188108328737691_5439972875232608256_n.jpg

Camilo acostumbra a tejer personajes animados de películas, cómics o videojuegos, sus grandes pasiones. “Tejo para diversificar mis pasiones, si tejo algo cursi como un Charizard creo que se ve mejor a veces en bordado que no si fuera una figurita de acción. Hacerlo yo mismo me hace sentir como que puedo elegir el resultado final y eso me encanta”. Bordando estas figuras, este creador asegura que vive un proceso reflexivo ya que “tejer te enfrenta con tus razones y te ayuda a ponerle un hilo conductor a cualquier idea que tengas mientras tejes. Siento que me ha ayudado con mi ansiedad y con mi atención dispersa”.

46110733_1951092981859627_4711144125129293824_n.jpg

Como estudiante de Antropología, Camilo se interesó por la Historia y todo su significado alrededor del mundo y las diferentes perspectivas acerca de él. “Muchas sociedades tejen para plasmar sus pensamientos e ideas. En Japón previo a la colonia británica el tejido representaba mediante motivos los diferentes estratos y jerarquías sociales. En la Sierra nevada diferentes comunidades tejen mochilas con ideas concretas y en motivos que representan partes importantes de su cosmovisión”. Para Camilo, no solamente el tejer con hilos es relevante en las comunidades, también el tejido de canastas, de sombreros, el ‘tejido social’, la mitología está llena de tejedoras… “Hay abundantes y profundas relaciones con el hilo y el tejer en la sociedad humana, el tejer es para la historia humana tan importante como el fuego o el invento de la rueda. Realizar el bordado siendo un hombre es un acto de resistencia a la heteronormatividad y al machismo interiorizado, no solamente los gays y las mujeres tejen”.

46087521_531596943981256_2052903318476292096_n.jpg

 

Chirrete Golden

Buscando entre diferentes oficios y técnicas alternas a las convencionales que enseñan en las universidades como la pintura o el lápiz, el también artista urbano Chirrete Golden descubrió el universo del hilo y la aguja hace quince años a través de la señora que ayudaba en la casa de su mamá. Este bogotano empezó a desarrollar la técnica para hacer sus proyectos de dibujo transportándolos a la acción de bordar. “Lo que me parece interesante del bordado es el planteamiento de asumir de una manera distinta el ejercicio pictórico a través del original uso doméstico del material y transgredirlo”. 

(Conozca otras facetas de este creador criollo:‘Chirrete Golden: memoria histórica y trazos tóxicos para alzar la voz’)

confort_pillow_elcoco.jpg

A través de imágenes de diablos y monstruos sobre almohadas de bebé, Chirrete, profesional en Bellas Artes de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, empezó explorando esta técnica contradiciéndola y cuestionándola. Subvirtiendo el uso del material del hilo y la aguja, Chirrete actualmente está investigando el mundo de la memoria y lo doméstico. “Imágenes vintage, de la escuela, la educación, la familia… creo que con el hilo y el acto de bordar puedo abordar muy bien lo doméstico y la memoria”.

megusta_laescuela2.jpg

Si bien entiende el acto de bordar como una manifestación subversiva y que cuestiona la heteronormatividad, Chirrete lo hace más bien como terapia e introspección. “Me gustan los trabajos que apelan a estos discursos y que quieren ir más allá, que no es solamente el acto de bordar, pero en mis creaciones no hay apelación directa a eso, sino que el simple bordar ya creo que es una reivindicación”.

creadores_criollos.png

Comentar con facebook

contenido relacionado

15 / Diciembre / 2018
11 / Diciembre / 2018
14 / Diciembre / 2018
15 / Diciembre / 2018