Ud se encuentra aquí INICIO Arte Las Fachadas Exteriores De Sus Viajes Son El Tema De Su Obra

Las fachadas de los destinos de la Tía Pereques

pereques
COMPARTIR ARTICULO EN:

Para esta ilustradora bogotana todo empezó con las coloridas casas de La Macarena, en Bogotá, pero sus ganas de explorar la llevaron a ciudades de México, Ecuador, Perú y el Reino Unido. De cada ciudad que conoció plasmó en el papel los detalles y colores de sus casas.

Ma. Camila Alzate Férez / @camialzatef

La Tía Pereques no sale de casa sin su libreta de dibujos y su cartuchera llena de esferos. Su ocupación es viajar, y el registro que hace de esos viajes es su obra: dibuja lo que ve en las ciudades a las que llega. Lo hace como pasamiento o como un intento de perpetuar en el papel una fachada, una persona o una cerveza.

Hoy en día esta ilustradora girardoteña de 32 años reside en Puerto Escondido (México), aunque en el último año también vivió en Ecuador, Perú y Colombia y antes conoció el Reino Unido. Así surgió Diarios de viaje, una serie de ilustraciones de las habitaciones que ocupó, las cervezas que se bebió, las caras que se cruzó y las fachadas de los barrios en donde se hospedó en estos países, de las cuales le mostramos algunos diseños para  que se vaya encarretando con su trabajo.

88ef5233200363.56a3b1653c0b2.jpg

Primer dibujo en La Macarena

 

No por casualidad su proyecto favorito se remonta a aquella época en la que vivía en Bogotá, en La Macarena. Vivió allí con su referente más importante, la ilustradora Marcelilla Pilla, con quien acostumbraba a caminar y dibujar, y a quien le aprendió a dibujar con esfero y no con lápiz. Un día se encontró con una casa que, según recuerda, parecía salida de un cómic, le puso color y el resultado le gustó tanto que empezó a hacerlo con varias casas de la zona y más adelante en las ciudades que visitaba.

c269b133200363.56a3b16541204.jpg

La Macarena es uno los lugares más bonitos en la ciudad, y un espacio predilecto para Ana María Estrada, como es su nombre real. Las casas de arquitectura ecléctica y el ambiente bohemio lo hacen un barrio único en la capital y se convirtieron en el insumo para crear un proyecto especial, que surgió de manera espontánea: si la sorprendía una fachada, de una sacaba los esferos y una libreta que compró en el Centro. “Muchas veces lo que me atrae de las casas es el color; las de La Macarena tienen unos colores divinos que en la vida real son una cosa loca”, dice. 

42de1033200363.56a3b165365b0.jpg

Como a La Candelaria le sobran fachadas bonitas decidió incluirlas en su proyecto. También pensó visitar barrios igual de tradicionales como Chapinero Alto o La Soledad pero como nunca vivió allí, no sintió ningún tipo de apropiación y los descartó. Con la Candelaria era diferente: en un intento por acercarse a los viajes, trabajó seis meses en un hostal como recepcionista y pronto ascendió a gerente. “Es un barrio muy dibujable”, comenta. 

 

fachadas-ecuador.jpgCasa del encebollado en Olón y casa en Montañita, Ecuador.

En Ecuador vivió en un pequeño pueblo llamado Olón, cerca a Montañita, a donde llegó con un novio de entonces. “Olón es un pueblito pesquero muy pequeño donde no hay nada. Si queríamos comer o salir a tomar algo tocaba ir a Montañita. Por eso terminamos viviendo ahí”, recuerda. En Olón dibujó las pocas casas que hay en sus calles, una de ellas la Casa del Encebollado. “En la parte baja tiene un restaurante casero y todas las mañanas venden una sopa tradicional, el encebollado, que se hace con pescado”, cuenta. Y como para la Tía Pereques se trataba del mejor encebollado de la ciudad, no dudo en pintar su fachada.

 mex01_0.jpg

La Roma fue su barrio cuando vivió por dos meses en Ciudad de México. Es un barrio  dividido en dos, Ana María vivía en la parte sur. “Dibujé mi casa y algunas otras que estaban cerca. Es un barrio muy popular, casas que tienen unos diseños increíbles por las muchas influencias de la arquitectura de otros lados”, comenta.

24643135661_8075813f25_k.jpg

Para ella es importante capturar los detalles de la casa: sus desperfectos, rayones y hasta las señales de transito o vehículos que interrumpen su panorama. En un viaje a Inglaterra dibujó tres edificios juntos que llamaron su atención, pues uno de ellos estaba completamente intervenido por grafitis. “Le tomé una foto al edificio porque era una cosa loca, y al ponerle color le puse el arte real del edificio”, explica. 

28047956206_4dc8c0b23c_o.jpg

Entre su trabajo se destacan las puertas de las casonas de la ciudad amurallada en Cartagena. Para esta serie solo dibujó las grandes puertas de madera porque, dice ella, las casas son demasiado bonitas y porque tienen muchos detalles que a veces se ven opacados por la casa. 

pereques-icono.jpg

Siga el trabajo de esta ilustradora y conozca más de esta serie, además de todo lo que sale de su pluma aquí.

sello_cc_35.png

 

Comentar con facebook

contenido relacionado

Contenido patrocinado

EVENTOS RECOMENDADOS