Ud se encuentra aquí INICIO Arte El Movimiento Indigena Se Presenta A Traves De Fotografias En Bogota
COMPARTIR ARTICULO EN:
B

La fotografía insurgente de Mat Jacob: 20 años en el corazón del movimiento zapatista

La fotografía insurgente de Mat Jacob: 20 años en el corazón del movimiento zapatista

 Hablamos con Mat sobre su proyecto ‘Chiapas, insurrección zapatista en México’: 45 imágenes a blanco y negro, realizadas entre 1995 y 2005, que narran las historias y las formas de vida de una comunidad que, para él, se levantó ante el abandono del Estado mexicano, la ley de los carteles del narcotráfico y el capitalismo salvaje. Exposición que ha estado en países como Colombia y México. 

Alejandra Carreño Santamaría

En 1994, en Chiapas, uno de los estados más pobres de México, se empezó a levantar un movimiento insurgente de indígenas: con pasamontañas que les cubrían la cara inundaron los noticieros del mundo y se dieron a conocer como el movimiento zapatista, o, más específicamente, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). 

jam1996009w00015-25_1.jpg

Un año después de eso, el fotógrafo francés Mat Jacob llegó a tierras mexicanas para ser testigo, a través de su lente, de lo que sucedía en la Selva Lacandona. Fueron 20 años de viajes en los que Mat pudo observar las mutaciones del movimiento, conocer las comunidades y plasmar esos sucesos en 45 fotografías que hicieron parte de la exposición Chiapas, insurrección zapatista en México, que estuvo en la galería La Balsa

jam1998001w00008_29_1.jpg

El proyecto nació gracias a las ansias de Mat por conocer de cerca el movimiento, que había conocido a través de los medios de comunicación y testimonios y crónicas del subcomandante Marcos (ahora subcomandante Galeano), líder del ELZN. No podemos olvidar que la lucha armada solo duró algunos días, nunca entregaron las armas oficialmente, pero la relación de fuerzas se jugó a través de la comunicación y la palabra’’, afirma Mat después de convivir con los insurgentes en esta región, al sureste mexicano. Así, su intención nunca fue hacer un fotoreportaje de guerra sino capturar las condiciones de vida de los campesinos zapatistas, conocer su visión sobre el mundo y sus acciones de paz. 

jam2001002w00053_02a-def1-nb_0.jpg

 “Pasé mucho tiempo en las comunidades explicando mi proyecto. Para los zapatistas es importante comunicar su sufrimiento y sus esperanzas. Tenía un rol de testigo. Luego fue una cuestión de confianza. Me abrieron con frecuencia la puerta, pero también hubo muchas veces que no pude fotografía”, comenta Mat sobre la forma en que desarrolló su trabajo, dividido en cuatro secciones: El Pueblo, La Situación de los Hechos, Autonomía y La Marcha.

 

45-33_0.png

12-33_0.png

Con su cámara, Mat se fijó también en el desinterés que mostró el Estado mexicano por esta región del país, provocando que los mismos campesinos tomaran acciones y se emprendieran en un camino hasta convertirse en una comunidad autónoma y autosuficiente. Así que para 2003, cuando se rompieron los acuerdos con el Gobierno, después de no ser respetados, comenzaron a organizar su autonomía, un proceso que el fotógrafo vivió en primera línea.

jam1996008w00016_22_0.jpg

‘’Ellos piden el respeto de sus derechos en un país que es suyo. En las comunidades rebeldes se suele alzar la bandera nacional a la vez que se recitan eslóganes zapatistas. No cabe duda que las infraestructuras no son estatales. Ellos han puesto en marcha un sistema de educación y de sanidad, y han concebido cooperativas de productos agrícolas donde organizan el reparto del trabajo y de los beneficios. Han probado cientos de veces que no tienen ningún contacto con los carteles del narcotráfico o de la corrupción. Han hecho un trabajo enorme y han gastado una energía considerable en inventar otra cotidianeidad en un país que ha olvidado una parte de su populación y que se gangrenado bajo la ley de los carteles y en el capitalismo salvaje’’, explica Mat.

jam2005013w00027_09_0.jpg

Para Jacob, su fotografía utiliza las voces de la poesía y considera que son necesarias más que nunca en este momento. Y esa misma poesía que encuentra en las fotos, la encuentra en el blanco y negro que narran sus historias. Este recurso, según Mat, propone, cuestiona, es profundo y, su poética radica en su textura y en la materia. 

jam2001002w00048_20-def1-nb_0.jpg

‘‘Durante los últimos 20 años los zapatistas nos han enseñado que es posible luchar de otra manera: sin violencia ni corrupción, sin necesidad de arrebatar el poder. Me imagino que es interesante ponerlo en perspectiva, de narrar su historia y de plantear la pregunta de la rebelión. ¿Porque luchar?’’, plantea el fotógrafo.

 

Comentar con facebook