Ud se encuentra aquí INICIO Arte Urbano Mincultura El Tinte Social De Enemigo Publico Krew Pioneros Del Grafiti En Popayan
COMPARTIR ARTICULO EN:
B

El tinte social de Enemigo Público Krew, pioneros del grafiti en Popayán

EPK Cartel Urbano

Fotos de Maria José Alarcón

La capital del Cauca quiere convertirse en una ciudad más tesa en cuanto a expresiones artísticas como el arte urbano y el hip hop, un objetivo que no sería posible sin el trabajo de este grupo de ocho tipos. Parchamos con este crew para conocer de cerca su filosofía: “no se trata de pintar por pintar ni de ver quién es el que más pinta, sino de fomentar una revolución en la mente de los que se nos acercan”.

Enka / @enkailustracion

Es inevitable moverse en Popayán, la ‘Ciudad Blanca’ del sur colombiano, y no cruzarse con un tag que diga “EPK”, “EPKINGZ” o “EPKILLAZ”. La mayoría de estas pintadas, si no todas, están hechas con vinilo, cal y anilina. La razón es que en esta ciudad los aerosoles especiales para grafiti no resultan fáciles de conseguir por lo costosos que son: con lo que se compra un solo aerosol, se puede comprar cal y anilina que alcanza para realizar varios grafitis. Así, a punta de cal y anilina, es que vienen pintando las paredes de la capital del Cauca los manes del Enemigo Público Krew, o los EPK, un parche de grafiteros que se formó en 2010 gracias a la unión de writers, Djs y MCs con una marcada pasión por el rap. Para muchos, los pioneros del grafiti payanés.

Viniendo de contextos artísticos diferentes, pero con el objetivo común de recuperar el espacio público y colectivizar el conocimiento, DJ Revueltas, Hard Bass,Pain, Ekspo, Monojos y Zuv Treize empezaron a camellar en grupo, inspirados en la resistencia que representaba la mítica banda neoyorquina Public Enemy. EPK, como todo proyecto de arte urbano, ha variado en cuanto a su composición, con unos yéndose y otros uniéndose. Hoy el crew tiene ocho miembros en sus filas: Sam One, Gerónimo ‘Chelo’, MZ Beats, Pezte y Ryudo llegaron después, mientras que de los fundadores se mantienen Hard Bass, Monojos y Zuv Treize.

1_85.jpg

La mayoría de los EPK empezaron en la vuelta del grafiti después de cumplir los 20 años, y en ese entonces el único cercano a la academía era DJ Revueltas, que andaba cursando Historia. El resto del parche empezó a estudiar después, y aunque todo daba para pensar que se inclinarían por vainas de sonido o gráficas, solo SMZ y ‘Chelo’ lo hicieron; el resto se fue por lados totalmente opuestos: Ruydo se graduó de Medicina, Pezte estudió Biología y Zuv andaba dándole a la Literatura.

Quizás esta variedad de carreras y de conocimiento es lo que ha ayudado al grupo a tener los ideales por los que hoy pelea, y que están presentes desde sus inicios. “Desde su planeamiento como colectivo de hip hop, Enemigo Publico Krew ha entendido la acción cultural de la mano del movimiento social”, explica ‘Chelo’ sobre la filosofía detrás de su trabajo: no se trata de pintar por pintar, ni de ver quién es el que más pinta.

2_86.jpg

Antes que los EPK , como ellos mismos lo reconocen, había dos taggers sólidos trabajando las paredes de Popayán, el Narco y The Beethz, pero sus propuestas no iban más allá de los tags. Con su entrada a la escena, EPK empezó a elaborar piezas más sólidas y bloques grandes, de hasta cuatro por cincuenta metros, como el que hicieron en el estadio Ciro López. Esta pintada la hicieron por allá en 2012, su primer bloque grande. Lo sacaron en tres días y todo a punta de cal y anilina.

3_79.jpg

Y esto no es habitual en Popayán, reconocida más por su ferviente tradición religiosa y conservadora, sus empanadas de pipián y su espectacular Centro Histórico totalmente blanco, donde ni siquiera los logos de las grandes marcas pueden tener colores. Pero esto ha ido cambiando y Popayán, de la mano de artistas como los de EPK, quiere también sacar pecho de su street art.

En los últimos tres años se han potecializado los eventos de grafiti y muralismo en la ciudad, realizándose los festivales ‘Sobre Fondo Blanco’, ‘Color Vecino’ y ‘Transgresión, este último iniciativa de EPK. Han sido eventos con gran acogida entre los jovenes locales, muchos con preparación en escuelas de arte y facultades de diseño. Respecto al ‘Transgresión’, cuentan los manes de este crew que la primera propuesta se realizó en 2010, en el Parque de la Salud, con un equipo de sonido a todo voltio y el grupo local Repertorio Urbano. Para la segunda versión, pintaron 20 artistas locales y de Ecuador vino Nina Shuku. En la tercera versión, realizada en 2016, se jalaron una producción ya más elaborada y trajeron a Visual de Cali y a Hormiga Zangana de Pasto.

(Pille también ‘Píntela que yo sea la coloreo’: 19 mujeres se toman los muros de Popayán’)

4_67.jpg

Para los grafiteros de esta ciudad, la blancura y pureza del Centro Histórico resulta ser  un lienzo tentador para rayar, pero eso poco les importa a los manes de EPK: este parche siempre ha querido ir de la mano con los movimientos sociales y por eso han puesto su arte al servicio de otras iniciativas. Ellos le apuntan a las periferias, allá donde encuentran reflejados los problemas sociales y donde pueden generar un mayor impacto.“Hemos participado activamente en el Congreso de los Pueblos (un movimiento político y social que agrupa diferentes sectores como los afrodescendientes, indígenas y campesinos, entre otros), y de ahí pudimos crear un tejido juvenil llamado Tejuntas”, cuenta ‘Chelo’.

Además de esto, también recuperaron un espacio en el barrio La Paz y han llevado alternativas a barrios periféricos y populares de la ciudad y crearon La Wasa, un proyecto al que le dedican la mayor parte de su tiempo y con el cual pretenden difundir a otras generaciones todo lo que ellos saben sobre la movida artística. La casa donde montaron La Wasa fue donada por el papá de ‘Chelo’ y estaba abandonada, pero entre todos se pusieron a la tarea de limpiarla y arreglarla, hasta tenerla en el estado que se encuentra hoy. Arrancaron dictando talleres de hip hop, pero llegó más gente interesada en el proyecto y les abrieron campo a las lecciones de teatro, danza contemporánea, dando siempre un mensaje de unidad. De estos talleres –que ellos llaman ‘Wasamelas Hip Hop’- han salido nuevos grafiteros y crews, además de cantantes.

5_55.jpg

6_47.jpg

“Hemos dictado talleres de cómo hacer un marcador casero, dónde comprar la pintura para este, y hasta les dábamos la dirección de local”, cuenta Zuv, refiriéndose a estos talleres, en los que tratan de compartir lo que saben y así fomentar la unidad entre la comunidad por medio del hip hop. Además, por medio del grupo de rap, que lleva el mismo nombre del crew, quieren fomentar un cambio y una revolución en la mente de todas las personas que se les acercan.  “Nos demoramos en el proceso y todo fue experimental, ensayo error: acá no había quien te dijera qué hacer, como éramos los pioneros no sabíamos cómo hacer las cosas”, cuenta Treize.

Proyectos como este que impulsa EPK dan cuenta de la naturaleza de la movida urbana en la ‘Ciudad Blanca’: una cultura muy unida, en la que nadie le tacha ni le raya al otro; por el contrario, todos se apoyan a sabiendas de que son pocos y que todos jalan para conseguir el mismo objetivo: construir una ciudad más madura en cuanto a expresiones artísticas urbanas.

7_39.jpg

A todo esto le meten la ficha a pesar de la dificultad de conseguir aerosoles y boquillas para grafitear. Obtenerlas en Popayán sigue siendo una odisea, y aunque ahora es un poco más sencillo, no se compara con las facilidades que tienen ciudades como Bogotá, Medellín o Cali. Los aerosoles que hay en la ciudad son traídos de Cali y el precio está muy incrementado. Por eso, es poco rentable pintar solo con aerosol, tal y como acostumbran los grafiteros.

“De lo que nosotros llevamos pintando, solo una vez lo hemos hecho con aerosol y fue en Medellín, ni siquiera en Popayán”, recuerda entre risas Hard Bass. De todos los del parche, Ruydo es el único que vive en Manizales y, en cada uno de los frecuentes viajes que realiza a la capital del Cauca, les lleva aerosoles y boquillas, y les enseña trucos cada vez que aprende algo nuevo.

8_31.jpg

“Él si se da sus gusticos de pintar en aerosol cuando viene”, cuenta Hard Bass, quien tiene claro que la receta de los EPK para no afectar el bolsillo es la cal y la anilina, y cuando hay para el vinilo, solo se pinta en vinilo. “Ha sido interesante porque nos ha tocado estudiar teoría del color para saber cómo se saca un berraco color”, cuenta Zuv, agregando que a veces difuminan con brocha para que parezca aerosol, o que les ha tocado comprar solo el aerosol negro y blanco para hacer brillos y que parezca que han pintado con lata.

9_33.jpg

Para ellos es más importante transgredir y apropiarse del espacio que pintar con el aerosol más fino y los colores más raros. “No pedimos permiso pa’ los muros, tenemos la filosofía de que esos muros son de la gente y hay que tomarlos”, explica Zuv. Por supuesto, les ha llegado la Policía más de una vez mientras pintan, pero ya se consideran unos viejos zorros y tienen preparado el “carreto” que echan: dicen que son estudiantes de la Universidad del Cauca, y que lo que están pintando hace parte de un proyecto académico, o que es la tesis.

Con eso se salvan de la multa o simplemente logran que los dejen seguir pintando sin problemas. Las normas de Policía, dicen ellos, plantean una ilegalidad alrededor de la acción del grafiti, con lo cual EPK se declara en disputa frente a eso. “Nosotros planteamos que el grafiti es una acción legítima, el concepto de ilegalidad lo plantea el Estado. Frente a esto nosotros no vemos a un grafitero como un enemigo, sino como alguien mas que participa de esta lucha de apropiación del espacio y a la denuncia”, explica ‘Chelo’.

10_31.jpg

Además del festival Transgresión y el proyecto de La Wasa, EPK cuenta con dos iniciativas más para seguir enseñando y transmitiendo su ideario social: la Tienda Añañay, en la que venden ropa dentro y por fuera del país, y el estudio de producción Enemy Style Producción, al que le están metiendo la ficha, tanto así que Mz Beats se puso a estudiar producción de sonido para entrarle con toda al proyecto y seguir así autogestionando la música de EPK.

sello_cc_34.png

pata-mincultura.jpg

 

Comentar con facebook