Ud se encuentra aquí INICIO Libreydiverso Es Posible Un Modelaje Web Cam Feminista Una Visita Un Estudio Alternativo
Fotos de Adelaida Porras

¿Es posible un modelaje web cam feminista?: una visita a un estudio alternativo

En la búsqueda de una economía que no solo llene sus bolsillos sino sus expectativas políticas, la autora de este texto se estrella en el ámbito nacional con la estructura laboral patriarcal típica, no obstante llega a Sucial Media, un estudio colombiano con ingredientes creativos atractivos y relaciones sociales y laborales más horizontales, pero también con contradicciones de fondo. 

Antonia Lozano*

1. Antesala nacional: ¿No hay nada más feminista que ser modelo web cam?

Llevo más de un mes sin transmitir. Me tomé una pausa para definir si continúo o me retiro del modelaje porque las contradicciones que me genera la industria se han ido profundizando, las relaciones de poder que se presentan en el ejercicio del trabajo cada vez estaban más presentes en mi cotidianidad como parte de la industria. No logré en ningún momento cubrir todos mis gastos mensuales con este trabajo, que fue lo que en principio me empujó a esta práctica laboral, no obstante poco a poco mi profesión me ha ido brindando mejores condiciones; parece que el arte empezó a resultar más importante para las personas en época de encierro y mi producción plástica ha tenido mayor visibilidad y venta en los últimos meses. Pero debo aceptar que hay algo que extraño y le hace falta a mi día a día, se trata del placer, del ritual del adorno diario, del fuego del coqueteo y de la sexualidad vivida a diario. Por estas y otras razones me pregunté si es posible un modelaje webcam que cumpla con mis expectativas y condiciones, es decir, uno con perspectiva feminista o antipatriarcal. Empecé a indagar y a sumergirme en los debates acerca del tema. 

(Lea aquí la crónica en la que Antonia relata su experiencia como modelo web cam) 

Googleé feminismo web cam Colombia, llegué a algunos artículos que abordan el asunto de manera general o se enfocan en el tema laboral y poco sobre mi interés en específico. Di con una publicación de la página web de Juan Bustos, uno de los patriarcas de la industria en el país, quien desde 2016 ofrece cursos de una amplia variedad de temas para las modelos y los estudios. Esto responde a una clara necesidad de capacitación en la industria, sin embargo, me llama la atención el elevado costo por cada clase, que tiene una duración de una hora y un precio de $290.000. Me pregunté entonces a qué público están dirigidas, ¿quiénes pueden acceder a estos cursos?

La entrada en la web de Bustos se titula ¿Qué tal? Feministas dicen “brujas” a modelos webcam y se refiere al plantón que realizó un grupo feminista en Bucaramanga en noviembre de 2019 durante una de sus clases. En la acción de movilización social se sostuvo la idea de que el modelaje es una expresión de explotación sexual hacia las mujeres; esta es una de las posiciones al interior de los movimientos feministas respecto al trabajo sexual. Las compañeras presentaron un comunicado que contiene la experiencia de una mujer de 20 años que decidió ser modelo y se retiró debido a las dificultades que este trabajo implicó en su vida, además señala la desigualdad en la repartición de los ingresos que genera esta industria, dado que las plataformas y los propietarios de los estudios reciben beneficios elevados, mientras las modelos no tienen garantías laborales mínimas. 

En un texto bastante breve, Bustos pretende responder a las mujeres que se manifestaron diciendo que <<no hay nada más feminista que ser modelo web cam>> porque, según él, muchas de las modelos han redescubierto su sexualidad y han mejorado su condición económica y académica, afirma además que no hay nada más feminista que la internet y es irrespetuoso llamar brujas a otras mujeres. Me parece que Juan desconoce las reivindicaciones del feminismo e invisibiliza las posturas de las compañeras movilizadas. En primer lugar, está respondiendo él como individuo, como hombre y como precursor de la industria web cam a una manifestación colectiva de descontento. Está hablando sobre la sexualidad y la economía de las mujeres modelos web cam. La pregunta es ¿por qué cree Juan Bustos que tiene legitimidad para hablar en representación de las modelos web cam? Esta es una práctica claramente patriarcal. Las mujeres estamos en la capacidad de hablar sobre nuestras sexualidades y nuestras vidas y somos las únicas que tenemos legitimidad para hacerlo a menos que nosotras le demos ese derecho a otra persona. Parece que Bustos no leyó o no lo hizo de manera atenta o simplemente no se quiso referir al tema de la repartición de los ingresos que genera la industria, uno de los temas que plantean las compañeras en su comunicado, ante lo cual responde una generalidad: <<Sus vidas han cambiado para bien. Muchas han mejorado su nivel educativo y social. Han logrado acceder a la master class, capitalizarse y hasta ayudar a sus familias>>. ¿Sobre qué cifras se basa esta afirmación? ¿Cuántas modelos web cam hay en Colombia y cuánto ganan en promedio? La historia de ascenso económico de algunas modelos se ha convertido en el argumento central de la narrativa que presenta al trabajo web cam como una alternativa de trabajo digno. He visto en varias entrevistas y charlas a Bustos afirmando que el desempeño óptimo de una modelo depende en gran medida de la confianza en sí misma y de su actitud, encargando así la mayor responsabilidad sobre los cuerpos y las mentes de las modelos y no sobre la capacitación y las condiciones laborales que la industria debe suministrarnos. No he encontrado la primera charla en la que se refiera a los beneficios que esta actividad genera para los dueños de los estudios. Mientras no se hable de condiciones laborales, el trabajo web cam seguirá siendo precarizador para la vida de muchas mujeres. Lo que ocurre aquí en Colombia y en países empobrecidos es que estamos en un mercado laboral tan injusto y con tan altas tasas de desempleo (mayores en el caso de las mujeres) que acceder al modelaje web cam se presenta como una opción viable y fácil. 

Aunque tengamos diferencias sobre el trabajo sexual con las compañeras que se movilizaron en esa ocasión, estamos de acuerdo en algo: el modelo empresarial es patriarcal. Me pregunto si hay posibilidades de autonomía y empoderamiento en este trabajo… estoy intentando aclarar cuáles son los criterios para que así sea.

2: Otros ámbitos: La sexualidad femenina depende tanto del peligro como del placer

No encontré mayores referencias al modelaje web cam desde una perspectiva feminista en español, por lo cual mi impresión es que este es un debate que está apenas emergiendo en Latinoamérica y países de habla hispana, sin embargo, en publicaciones en inglés sí se está discutiendo desde ámbitos académicos. Haciendo una revisión general pude conocer que el sexcamming surgió hacia la década de los años 2000 y que desde ese mismo año ha sido analizado en términos de las condiciones laborales para las trabajadoras; desde la pregunta por la explotación sexual hacia las mujeres de países ricos y de países pobres; a partir de la demostración de la racialización de las modelos y también desde las posibilidades subversivas o de agenciamiento en la actividad. Sobre este último enfoque encontré las posturas de Brooke A. Knight y de Angela Jones.  

Angela Jones en su texto de 2016 "Me pagan por tener orgasmos": modelos de web cam para adultos". Negociación de placer y peligro, presenta algunos criterios con los que compagino. En primer lugar, afirma que los debates sobre el trabajo sexual no pueden darse desde miradas reduccionistas: o es algo completamente explotador o completamente empoderador, hay una serie de condiciones de tiempo, lugar, relaciones de poder y experiencias de las trabajadoras que deben ser tenidas en cuenta para abordar el tema. Afirma que las camgirls han encontrado un trabajo que es explotador y patriarcal, por una parte, pero que también les permite subvertir ideas conservadoras sobre la sexualidad femenina. Según ella, citando a Carole Vance (1984), <<la sexualidad femenina depende tanto del peligro como del placer>> y las modelos que experimentan mayor placer que peligro son las que suelen presentar un empoderamiento en su labor. 

3. Visita a un estudio alternativo

_dsc7915.jpg

Aunque desistí de mi búsqueda virtual en la industria colombiana, una nueva alternativa llegó a mí. Algunos días después vi en Instagram una publicación de un estudio web cam que se describía como un proyecto queer, feminista y LGTBI en Bogotá llamado Sucial Media. Aunque es un perfil con pocas publicaciones, decidí escribirles por lo atractivo de su descripción. Unos días después estaba visitando el lugar y conversando con su precursora, Dahara

Es un sitio diferente de los dos estudios que conocí antes. Está ubicado en Engativá, en un segundo piso que hasta hace unos meses era un bar, por eso mantiene un aura de fiesta en medio de la oscuridad y los colores de neón. Está adecuado para ser estudio por medio de cubículos. Son cinco rooms temáticos, una sala común, el escritorio de la monitora, una zona para maquillarse y los baños. El ambiente social también es diferente, cuando llegué al lugar había un grupo de chicos y chicas jóvenes hablando y riendo. En los anteriores estudios los grupos de amigas son más bien parejas y la relación entre compañeras es por lo general de competencia. Aquí parecía encontrarme con un grupo de amigos recién entrados a la universidad.

_dsc7976.jpg

dipticosucial01.jpg

Empezamos con un recorrido por el espacio y después nos sentamos a conversar. Entre los 5 rooms hay uno ambientado para el sado. Es el representativo cuarto negro con luces rojas y mucho arsenal (juguetes sexuales y arneses). Hubo dos habitaciones que generaron preguntas y emociones en mí. Una de estas tiene como temática la selva y mi primera impresión fue que se basa en la idea de Latinoamérica como un territorio rico en naturaleza y lleno de exoticidades. Es algo que nunca había visto, ni en el par de estudios que conozco, ni en la web cuando analizo los shows de otras modelos. Dahara me explicó que apunta a dos parafilias: por un lado, las personas que sienten placer con la idea de tener sexo en el espacio abierto y por otro, la zoofilia. Me cuenta que algunas modelos se disfrazan de animales y hacen sus actos. Yo me voy quedando con las impresiones personales y las preguntas para luego, con calma, abordarlas. El otro room que captó mi mirada es el que está destinado a satisfacer la fantasía de la pedofilia, un cuarto que está dividido en dos: una mitad color rosa, con unicornios, peluches, sirenitas y Hello Kities, y otra mitad azul con super héroes y formas geométricas. En ese momento, sentí una profunda contradicción. 

dipticosucial02.jpg

Finalmente, después del recorrido, nos sentamos a charlar con calma. Dahara tiene 24 años. Me enseñó algunas canciones que está por lanzar próximamente, pues es cantante. Se trata de letras eróticas y sexuales sobre una relación lésbica al ritmo del neoperreo. Me contó que canta desde niña e inició presentándose en bares, cantinas y canchas de tejo con interpretaciones de música norteña. Su producción musical actual está entre esos dos géneros. Le comenté que la había buscado en redes sociales y que viendo sus cuentas de Facebook e Instagram me había encontrado con una persona con apuestas políticas y estéticas, no con la típica cuenta de una modelo o un estudio web cam, que son más estereotipos que personas. Esa fue una razón determinante para estar conociendo el estudio. “Puedo pararme en la raya con cualquiera si me toca y eso no me hace menos mujer”, me dice y creo que esa frase representa en gran medida su afinidad con el feminismo, es decir, transgredir el rol de la mujer sumisa o de la buena mujer: correcta, callada, sonriente y dócil.  

Dahara no ha sido modelo web cam y “fue la vida misma la que se encargó de ponerme el negocio [en el camino] y dije, pues hagámosle”. Lo hizo para buscar un sustento económico, nutrirse sexualmente y conocer las historias del modelaje web cam para alimentar su carrera musical. Sucial Media es un negocio familiar que surge a partir de la cuarentena por la Covid-19 cuando tuvieron que cerrar el bar, de hecho, la persona que me abrió la puerta para ingresar al espacio y que se encontraba haciendo algunos arreglos al lugar, es su papá. Actualmente en Sucial Media trabajan ocho modelos, algunas personas que manejan las redes sociales y ella, quien es socia, monitora y administradora. Pude conversar con Ricardo, un joven de 20 años que trabaja como modelo desde hace un año y medio y durante este tiempo ha pasado por unos 10 estudios, lugares donde no permanecía pues en algunos casos había recibido un pago menor al que debía obtener según el registro de tokens de la plataforma; en algunos de estos espacios, dice Ricardo, el ambiente de competencia era tan fuerte que prefirió salir de esos lugares. En Sucial Media lleva dos meses, se siente cómodo, dice, y ha podido conseguir sus ingresos mensuales a través del modelaje porque recibe el porcentaje pactado.

dipticosucial03.jpg

dipticosucial04.jpg

En este estudio hay varias dinámicas colectivas y creativas bastante interesantes, por ejemplo, se reúnen a pensar en posibilidades para proponer shows más atractivos y dinámicos, muchas veces grupales. Por eso para Dahara es muy importante que las modelos y los modelos se sientan cómodos en el espacio y puedan expresar sus formas de ser y sentir desde el erotismo, para que se desempeñen de forma genuina ante las cámaras y entre sus compañeras. Esto de planear el show es algo que en los dos estudios que he estado se desarrolla entre una como modelo y las monitoras, es decir, en una relación muy similar a empleada-jefa, no como en Sucial, que se realiza como un trabajo en grupo. En ese sentido, este estudio puede refrescar la industria con ingredientes como la creatividad, la expresión artística y la colectividad. “Hay que proponer cosas diferentes”, dice Dahara, “hay que pensar en esto como un show en todo el sentido de la palabra, porque si una persona se sienta en frente de la cámara a esperar a ver qué pasa, pues no va a ganar nada porque ya la industria está saturada de lo mismo”. 

_dsc8088.jpg

Más adelante, con un poco más de confianza, le pregunté qué piensa ella sobre tener un room basado en la pedofilia y otro en la zoofilia. “Ha sido difícil para mí”, admite, “porque he tenido que separar lo que es un negocio de mi persona, de mi ser. No estoy tratando de justificarme, sí siento que está mal lo que pasa con los usuarios… pero también comprendo que es un negocio”. Me dijo que no se ha cuestionado lo suficiente sobre el tema, por eso a medida que nuestra conversación se desarrolló nos preguntamos juntas si este tipo de prácticas, como por ejemplo pagar porque alguien simule ser menor de edad o un animal, es algo que alienta o que por el contrario satisface los deseos de zoofílicos y pedófilos. Para ella es una decisión que está en los usuarios y ellos son los que resuelven si van a llevar a la realidad sus fantasías o no: "Creo que la sexualidad", dice Dahara, "se puede vivir a flor de piel mientras no se dañe la integridad de nadie y se esté en plena consciencia". Para Dahara es en los usuarios donde está la responsabilidad, para mí, en cambio, este servicio puede ser una apología a prácticas violentas de opresión contra seres indefensos —como los animales no humanos— o contra niños y niñas que no han decidido experimentar su sexualidad con personas mayores, quienes acceden a ellos y ellas de forma arbitraria y es, a fin de cuentas, un acto totalmente condenable. Para mí una apuesta feminista del modelaje web cam debe alejarse completamente de servicios como estos.

Después de esta visita a Sucial Media y del recibimiento que me dio Dahara, considero que es una apuesta que está en formación y que tiene grandes posibilidades al ser un espacio que surge de la autogestión, de la inventiva y de relaciones sociales más horizontales que las acostumbradas en la industria, sin embargo creo que es importante aclarar y llenar de contenido la apuesta feminista del estudio, asumir preguntas sobre la división del trabajo y la riqueza generada con el mismo (una de las discusiones cruciales que propone el feminismo), darle mayor produndidad a cuestiones sobre la sexualidad como un ejercicio de libertad y autonocimiento (como, por ejemplo, qué posición tener frente a la zoofilia y la pedofilia), y, en ultimas, cuestionarse la relación que debe tener una apuesta ética y política en torno a la economía. No puede pasar que nos enunciemos desde una postura alternativa a la patriarcal y caer en prácticas que puedan hacer apología a la opresión. Para mí, Sucial Media está en un cruce de caminos crucial: o transgredir al sistema heteropatriarcal desde el erotismo o insertarse de manera acrítica en la industria del modelaje web cam. 

_dsc8137.jpg

Creo que sí se puede hacer una apuesta web cam feminista, es viable. Sé, desde la práctica, que en el ejercicio hay experiencias de placer para una como modelo, entonces ¿cómo hacer que el medio sea menos peligroso y más placentero? Considero que es desde el empoderamiento económico y sexual; en las circunstancias actuales trabajar como modelo independiente es la posibilidad de obtener mayores logros económicos, dado que las ganancias se reparten entre plataforma y modelo, únicamente, pero la economía individual no es el único factor. Es importante plantear los debates sobre la sexualidad, develar la estructura empresarial patriarcal que hay en la industria en Colombia, dar respuesta a los ataques a la seguridad informática y la privacidad de las personas que decidimos ser modelos, entre otros aspectos que no permiten que el modelaje web cam sea seguro y placentero hoy. Y para afrontar estos retos, una apuesta colectiva es imprescindible: el modelaje web cam feminista será una apuesta colectiva o no será.

cierresucial.jpg

*La autora ha decidido escribir este texto desde el anonimato para no comprometer su identidad ni sus relaciones personales.

 

 

Comentar con facebook

contenido relacionado