Ud se encuentra aquí INICIO Noticias La Pelicula Que Celebra La Afrocolombianidad Se Proyecta Este Domingo

‘Marímbula’, el viaje de dos palenqueros hacia sus raíces africanas

‘Marímbula’, el viaje de dos palenqueros hacia sus raíces africanas

Foto de Marímbula 

COMPARTIR ARTICULO EN:

Este documental de Diana Kuellar narra la travesía de Andris, integrante de Kombilesa Mi, y Gabriel Marimón, defensor de los derechos de los jóvenes palenqueros, hacia África.

Alejandra Carreño Santamaría

Andris Padilla es parte del grupo hip hop en lengua palenquera Kombilesa Mi. Aprendió empíricamente a tocar la tambora y se define a sí mismo como cantautor, rapero y líder juvenil. Gabriel Marimón, por su parte, estudió en la Escuela de Música y Danzas Tradicionales Batatas y ha estado involucrado en la comisión palenquera por la paz. Se declara músico, defensor de los derechos de los jóvenes palenqueros y, por si fuera poco, gestor cultural. Ambos nacieron en San Basilio de Palenque y son los protagonistas de Marímbula, la más reciente película de la directora caleña Diana Kuellar en conmemoración del día de la Afrocolombianidad, celebrado desde el 2001 por motivo de la abolición de la esclavitud firmada en 1851. 

 

marimbula.png

Según Kuellar, directora de varios largometrajes entre ellos A donde van las almas y Tejidos de paz, en San Basilio de Palenque se siente cierta añoranza por volver a las tierras del fundador y héroe liberador Benkos Biohó, o en otras palabras: regresar a África. Así como las costumbres y tradiciones se resisten a desaparecer en este corregimiento ubicado a 50 km de Cartagena, los sueños también persisten. 

Marímbula registra el recorrido de Andris y Gabriel (21 y 18 años, respectivamente) desde San Basilio de Palenque hasta Senegal, donde esperan entrar en contacto con sus raíces y cumplir el sueño de pisar la tierra de Biohó, símbolo de la abolición de la esclavitud que guío a los palenqueros hacía la libertad. 

La realización del documental le tomó a Diana seis años. Fue un proceso largo durante el cual se acercó a la cultura de San Basilio, entendiendo rituales como el Lumbalú, ceremonia con la que se despiden de sus muertos, y descubriendo la gran riqueza etnográfica de una población de alrededor de 3.000 habitantes. “Ellos siempre hablan del viaje que hace cuatro siglos hicieron sus ancestros desde África —comenta Kuellar—. En cada conversación que tenía con ellos percibía la necesidad de realizarlo para sentirse completos, para redimir a Benkos, al esclavo prófugo”.

A pesar de que el viaje a Senegal se realizó en 2013, fue en 2010 que Andris y Gabriel conocieron a Diana. En agosto de este año, mientras se realizaban algunas tomas de Marímbula, y antes de encontrar el foco central de la historia, en San Basilio de Palenque se llevaron a cabo, en cabeza de Diana y su equipo, talleres de video y fotografía con estudiantes de cuarto, quinto y sexto grado pertenecientes a la escuela Benkos Biojó. A través de las cámaras los estudiantes exploraban su pueblo y ponían a prueba su creatividad, y fue precisamente por medio de estas actividades que Diana dio con los personajes principales del documental. 

 

 

Para los palenqueros, explica la directora, África es el paraíso y el lugar adonde una de sus tres almas retornará el día de la muerte. Desde que Kuellar conoció a Gabriel y Andris vislumbró en ellos este discurso y las ganas de llegar al continente negro. Los sueños de ellos, entonces, se convirtieron en los sueños de ella. 

“La película, más que un rodaje convencional, debía ser una aventura en la que el equipo realizador acompañaría a los dos amigos a vivir el sueño —dice Kuellar—. Ellos eran los primeros de su generación en lograrlo y llevaban la misión de contar que África tiene un trozo de historia en Palenque”.

Sin embargo, al llegar a Dakar, la capital de Senegal, solo se les concedió la entrada a Diana con su pasaporte europeo y a Gabriel. Andris y al resto del equipo de producción no pudieron ingresar. Recordemos que Colombia es uno de los 16 países que integran la categoría c, es decir, los de la lista roja. ¿Es necesario viajar tan lejos para encontrarse a sí mismo?, se pregunta Diana. No lo sabe, pero todos estos inconvenientes alimentaron la línea narrativa del documental. 

Pero, ¿por qué marímbula? Así como la música es un elemento de conservación de memoria y parte esencial en la cultura palenquera, en el documental este instrumento de percusión acompaña a los personajes en su odisea y funciona como vehículo de expresión y comunicación. “En la película [la marímbula] simboliza al africano que viene a América y se transforma”. 

marimbula_3.jpg

Foto de Alejandro Cock


 

 

 

 

 

Comentar con facebook

Contenido patrocinado

EVENTOS RECOMENDADOS