EL TOMACORRIENTE

Pedalear representa el cambio de conciencia en una ciudad que privilegia a los vehículos y no a sus habitantes. Para los creadores de El Tomacorriente, una tienda de bicicletas que funciona desde enero de este año, el proyecto está impulsado por el cambio de ambiente, en pro de un aire menos impuro para las nuevas generaciones.

Su propuesta, que además de innovadora es atractiva para la movilidad, es también un flujo de energía que no contamina ya que la batería  de estos vehículos alternativos de transporte, como la denominan sus creadores, es Litio Ferroso que al igual que las baterías de Litio Polímero, tienen una vida útil de por lo menos 20 años. Aunque, cabe aclarar, existe otro tipo de baterías para bicicletas eléctricas como las NI-MH (Níquel y metal hidro-duro) o Plomo, que por fortuna del planeta ya casi no existen.

Playera, ciudad y plegable son los tipos de bicicleta que ofrecen hasta el momento. Los tres funcionan con 50 watts y puede alcanzar sin problema una velocidad 30 km por hora, sin embargo cuentan con un dispositivo que excluye los cambios mecánicos de la bicicleta que alternan con el pedaleo normal. Pedalear sin contaminar, así es El Tomacorriente.

Visite ELTOMACORRIENTE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos: Jorge Gallardo Kattah