Ud se encuentra aquí INICIO Musica Hablamos Con Ali Aka Mind El Sobreviviente Del Rap Colombiano

“No puedo creerme un negro gringo cuando en verdad soy un mestizo de Bogotá”: Ali a.k.a Mind

ali aka mind sobreviviente

Fotos de Juan Santacruz

COMPARTIR ARTICULO EN:

El rapero bogotano regresa al país después de 10 años por fuera y lo hace con Sobreviviente, una producción que rompe con la forma tradicional de hacer rap. Ali nos contó sobre este trabajo y su intención de darle una identidad local a este género de raíces estadounidenses.

Andrés J. López / @vicclon

Ali aka Mind es un rapero que rompe con el imaginario que se tiene del man problemático, consumidor de drogas, ostentoso y rodeado de mujeres. Lleva 10 años por fuera del país, buena parte de ellos en Avellaneda (Argentina), y ahora regresa a Colombia con su cuarta placa como solista: Sobreviviente, lanzada el pasado 19 de agosto.

Son 14 tracks en los que el ex miembro de Capital Special, además de narrar sus vivencias desde Mestizo (2014), también ataca los estereotipos del género y promueve la creación de un rap más auténtico, alejado del sonido gringo que muchos imitan.

Como invitados especiales en la producción de este disco estuvieron Akapellah, Eufoniq, Pielroja y el integrante de Alcolirykoz, Gambeta. Los scratches estuvieron a cargo de Dj Dee One, Dj Destroy Arms y Dj Akrylic, y los beats fueron compuestos por Doble A, Dj Pela, Teve TheBeatmaker y el propio Ali, que se sentó a hablar con nosotros sobre este trabajo y, como no, sobre rap.

ali_cu_js_web-5.jpg

¿Por qué se considera un sobreviviente?

Básicamente por haber vencido muchos prejuicios, miedos y cárceles mentales que tenemos los seres humanos. Además de juzgar mi música, mucha gente me dijo que no iba a poder continuar con mi carrera cuando naciera mi hija. No me dejé amedrentar por eso y ahora todo está igual, incluso mejor que antes.

 

Ali no se dejó convencer de aquellos que daban por muerta su carrera, y de paso logró equilibrar su vida familiar con el rap. Si no lo cree, párele bolas a las rimas que le dedicó a Emily, su hija.

¿Qué cambio hay entre Sobreviviente y sus discos anteriores?

En este álbum quise salirme de mi zona de confort y trabajarlo en otros lugares y matices distintos a mi estudio en Avellaneda –una ciudad que hace parte del conglomerado urbano del Gran Buenos Aires-. Antes me demoraba dos o tres meses escribiendo una canción y la iba cambiando, ahora quería componer y grabar los temas en un par de días. Si la idea salía de cierta forma, así tenía que quedar.

 

¿Eso quiere decir que muchas de las canciones ni siquiera estaban escritas hace un mes?

Exactamente. En Argentina alcancé a terminar tres temas, el resto lo escribí y grabé en menos de un mes.

 

Es que cuando se tiene talento el tiempo no importa. Por eso es de admirar que haya hecho tan rápido un tema como ‘Mi ciudad es fresca’, dedicado a su amada Bogotá y en donde mezcla beats, guitarras y violines.

 

Su música es muy diferente a lo que suele ser el rap, y en vez de hablar sobre violencia y drogas sus letras incluyen un mensaje positivo ¿Por qué escogió este camino?

Lo hago porque esto es lo que me sale y no podría escribir sobre otra cosa. También depende del entorno; cuando comencé mi carrera en Bogotá solía escribir letras un poco más duras, luego salí del país y allá me impregné de cosas que me hicieron mejorar como ser humano.

Esto lo llevé a la música y me hizo lo que soy ahora, soy muy autobiográfico y no escribo para dar consejos ni mensajes de auto superación personal.

 

Los cambios llegan. Hoy Alí le compone al amor que le tiene a su hija y a Bogotá, pero en Capital Specials, de la cual salió en 2006, sus rimas hablaban sobre los demonios que habitan las calles.

 

Hablemos sobre las letras. En ‘Bife de chorizo’ usted dice: “A esos raperos sexistas que hablan de pussy, los pondría yo en un octágono solos con Ronda Rousey”. ¿Le molestan las canciones que objetifican a la mujer?

Hay canciones de ese tipo que me gustan. Pero como padre, esposo, hijo y primo no me gusta que pongan a las mujeres como un trofeo y que la gente piense que lo mejor de los videos es verle el culo a la modelo. Por eso a esos que tienen un pensamiento retrogrado y hablan mal de las mujeres, las ven como algo inferior y son capaces de pegarles, los pondría en un octágono con Ronda –ex campeona femenina de la UFC, la empresa más grande de artes marciales mixtas del mundo– a ver si siguen diciendo lo mismo.

 

Este bife –un corte de carne muy popular en Argentina- no solo está cargado de rimas contra el maltrato a la mujer, también ataca a esos que solo escriben por sonar en la radio y ser protagonistas en las redes sociales.

¿Cómo se dieron las colaboraciones? ¿Los contactó antes o escribió para después ver a quien invitaba?

Todas se dieron de diferentes maneras. Con Pielroja –rapero colombiano radicado en España, integrante de Da Foury Bastards– por ejemplo, ya habíamos hablado antes y nos pusimos de acuerdo, luego me envió una pista y le pedí que me dejara invitar a alguien más, a Gambeta.

Con Akapellah –rapero venezolano especialista en freestyle–  fue muy distinto porque él tenía una presentación en Buenos Aires y a las ocho de la mañana era la prueba de sonido. Había buena energía entre ambos pero nunca habíamos hecho música, entonces a la media noche fui al hotel y escribimos la letra, a la una de la mañana nos metimos al estudio y a las cuatro ya el tema estaba terminado.

 

Ali y el Akapellah no solo hicieron ‘Hijos de los días’ en un tiempo record. El video también se grabó en un solo día, antes de la presentación del venezolano en Cartagena.

 

¿Colaboraría con alguien que tuviera una ideología distinta a la suya?

Depende. Si la otra persona está a favor del racismo o del maltrato hacia la mujer y los animales no lo haría, porque va en contra de lo que hago. Pero si usted quiere hablar sobre las calles, de una; sé cómo es la vida allá y he visto a varios amigos caer en las drogas. Si quiere rapear de temas como el cosmos también le ayudaría, me leo un par de libros y me meto en el cuento.

 

¿Por qué quiso que su música incluyera sonidos de guitarras y saxofones?

Desde que empecé a componer me interesaron las melodías con tintes melancólicos, que tuvieran suspenso. Todos los domingos mi papá ponía música de Los Visconti, Julio Jaramillo y Alci Acosta, eso me marcó mucho. Después, cuando comencé a trabajar con músicos, siempre terminaba incluyendo guitarras o percusiones que sonaran como boleros. Varios de los temas de este trabajo tienen solo instrumentos.

 

En ‘Discúlpame’, del álbum 'Palabras del alma' (2012), ya se empezaba a notar esa mezcla entre flow y música de cantina.

 

¿Lo atacan los raperos puristas por incluir estos arreglos?

A veces me hacen comentarios como “eso no debería ir ahí”. Pero a esos que me atacan solo les puedo decir que cada uno hace lo que quiera. Somos colombianos y a esta música estadounidense, en vez de ampliarla, tenemos que meterle nuestra identidad. No puedo creerme un negro gringo cuando en verdad soy un mestizo de Bogotá, con una realidad, una calidad de vida y unas cargas históricas y emocionales distintas a las que tienen en Estados Unidos. Es absurdo hablar de las mismas temáticas cuando vivo otra cosa.

 

Muchos quieren tener las viejas, el dinero y el bling bling de 50 Cent. Ali, por el contrario, prefiere hablar del lugar donde nació y creció.

 

Sobreviviente se hizo de una manera distinta ¿Piensa seguir con esta fórmula o lo hizo solo por experimentar?

Fue un reto personal y quiero ver qué sucede para el próximo disco. De pronto es cuestión de semanas o meses para que empiece a trabajar en el otro. Lo que sí quiero es que lo siguiente que haga salga en vinilo.

sello_cc.png

Comentar con facebook

contenido relacionado