Ud se encuentra aquí INICIO Arte El Taller De Dibujo Que Se Llevo A Cabo En El Jardin Botanico

Animales fantásticos y plantas surrealistas: una expedición ilustrada al Jardín Botánico con Aitch

Animales fantásticos y plantas surrealistas: una expedición ilustrada al Jardín Botánico con Aitch

Fotos de ENKA

COMPARTIR ARTICULO EN:

La dibujante rumana Aitch visitó Colombia durante el FIG 07. Congreso Internacional de Ilustración y propuso un recorrido de observación entre la vegetación de este lugar. Nuestro ilustrador hizo parte de la jornada, observó como todos los participantes familiarizaban su trazo con la flora y siguió los consejos impartidos por esta artista.

: Enka /@enkailustracion

Cuando llegó al Nuevo Reino de Granada, en 1760, el botánico español José Celestino Mutis se le midió a realizar un exhaustivo estudio de la flora que había en este lado del mundo. No era poca cosa, viendo lo vasto del terreno y la gran cantidad de vegetación que se da en nuestras tierras. Antes de Mutis, los españoles traían a sus pintores y expedicionarios, pero él le dio un giro a la tuerca y montó un equipo de ‘criollos’ para que lo apoyara en la Expedición Botánica, que solo arrancó hasta 1783: Eloy Valenzuela, Francisco Zea, Sinforoso Mutis, Jorge Tadeo Lozano y Francisco José de Caldas.

También contrató a dos pintores de Santa Fe, Pablo Antonio García del Campo y Pablo Caballero, quienes crearon algunas de las ilustraciones que integran la Flora de Bogotá, un compendio de 6000 láminas botánicas con las especies halladas.

1_37.jpg

El talento de esos pintores, quizás los primeros dibujantes santafereños, se ha traspasado de generación en generación, sumándose al aprendizaje adquirido de los nuevos métodos que trajo Mutis, como la iluminación de dibujos con la técnica del Miniado. 

En ese talento que todavía fluye por la sangre de nuestros Creadores Criollos puso su ojo la ilustradora rumana Aitch, quien visitó Colombia durante el pasado Fig. 07 Congreso Internacional de Ilustración y armó su propia expedición botánica al Jardín Botánico de Bogotá. Allí les transmitió a los participantes lo que ella mejor sabe hacer: contar historias desarrolladas en universos imaginarios y coloridos, en los que sobresalen las composiciones armoniosas que las formas y colores de las plantas logran darle.  

2_36.jpg

3_29.jpg

El trabajo de esta ilustradora está inspirado en sus viajes, recuerdos de infancia, leyendas, folclor y, en gran medida, en lo que percibe de la naturaleza. Sus obras llegan a diferentes frentes: trabajo editorial, ilustrando portadas de libros como Dancing with the tiger de Lili Wright o Rhapsody in Green, una novela de Charlotte Mendelson sobre un jardín de vegetales; diseño de moda, dibujando piezas para colecciones de la modista Sandra Mansour; intervención de objetos, como los empaques de cremas de las marcas Pai y L’Occitane.

Con ese bagaje encima, Aitch convocó a 19 participantes a su taller Expedición Botánica, realizado el pasado sábado 29 y domingo 30 de abril. A la cita llegaron diseñadores, profesores, artistas, ilustradores o simplemente apasionados por el dibujo provenientes de Bogotá, también de otras ciudades del país y extranjeros que se animaron a participar.

4_31.jpg

5_23.jpg

El taller buscaba que los asistentes exploraran la diversidad de texturas, formas y colores que ofrece la naturaleza, específicamente la que hospeda el Jardín Botánico. Para lograr el objetivo, la ilustradora rumana propuso un recorrido de observación por las instalaciones del lugar. Antes de eso, el primer día de actividades, la artista invitó a los participantes a visitar su exposición instalada en el domo de exposiciones del Jardín hasta el 15 de mayo; después dio inició al recorrido, poniendo el foco en el reconocimiento de algunas especies y la familiarización entre la flora y el trazo.

6_2_0.jpg

7_1_1.jpg

En la segunda jornada del taller, el día domingo, los asistentes se lanzaron a experimentar y bocetar hasta llegar a dos ilustraciones finales: un animal fantástico inspirado en las plantas registradas y una planta que compartiera ecosistema con ese animal. También tocaba bautizarlos y crearles una historia para contextualizar lo que se representó en dibujos.

8_1_1.jpg

Además de las acuarelas, grandes protagonistas del taller, también tuvieron fuerte presencia el collage, los colores y los marcadores. Con todos estos materiales se les dio vida a las místicas creaciones, tal y como pretendía transmitirles la rumana a sus alumnos. El lugar de trabajo fue ideal, el apropiado para los objetivos del taller: un pequeño monóptero rodeado de naturaleza y de uno que otro curioso que se acercaba a ver qué hacían los asistentes. Mientras cada uno trabajaba, Aitch pasaba por los puestos dando consejos, recomendaciones o resolviendo dudas. Al final, cada alumno mostró sus dos piezas, contó un poco de su experiencia previa y de la historia que contaban sus dibujos, mientras recibían comentarios de sus compañeros de taller. La idea es que las piezas finales de cada asistente vayan a parar a un catálogo de edición ilimitada. 

Aquí les dejó las ilustraciones que me salieron trabajando en el taller de Aitch.

9_10.jpg

10_17.jpg

 

Comentar con facebook

Contenido patrocinado

EVENTOS RECOMENDADOS