Ud se encuentra aquí INICIO Arte El Crew Como Sistema De Hermandad Y Cooperacion Del Arte Urbano

El ‘crew’ como sistema de hermandad y cooperación del arte urbano

crews de grafiti

Foto de Chirrete Golden

COMPARTIR ARTICULO EN:

En Colombia se han consolidado colectivos multitudinarios de street art como el emblemático APC, que hoy cuenta con más de 50 miembros repartidos por todo el mundo. Desde la llegada del hip hop a Bogotá en los 80, esta forma de trabajo entre amigos ha dado paso a muros colosales que hoy posicionan a la capital colombiana como referente mundial del grafiti. 

Andrés J. López / @vicclon

APC, Ink, VSK, 90’s, KAC, Mal, MDC, Orfanato, Excusado, Tab29, VAC, TSK, CED, WFK, AEC y SBC son solo algunas de las firmas que se pueden apreciar en los centenares de espacios intervenidos a lo largo y ancho de Bogotá, incluso en otras ciudades o en otros países. Los tags, muros o letterings que llevan estas siglas pintadas pueden confundir al espectador incauto y dar la idea, como si de un cuadro se tratara, de que un solo artista es el autor, cuando en realidad hay todo un crew trabajando hombro con hombro.

Con la llegada del hip hop a Bogotá, a mediados de los 80, los primeros colectivos de grafiteros estaban integrados por los mismos raperos, que con pocos materiales y sin preocuparse mucho por la estética, pintaban el nombre de su agrupación simplemente por marcar territorio, como Contacto Rap, Gangsta Perra y La Etnnia.

grafiti_1.jpg

Grafiti de Contacto Rap. Imagen cortesía de Omar Bam Bam.

 

Al entrar la década de los 90 se empezó a dar una especialización del trabajo artístico y muchos se enfocaron exclusivamente en usar aerosoles y vinilos para intervenir casas, caños, parques o cualquier espacio sin pintar. Años después ya se identificaban crews como Tab29, Bogotags y Five Crew, entre otros.

tab292000_0020.jpg

Bombing de Tab29. Foto cortesía de Cazdos MDC.

 

Según el informe Graffiti Bogotá 2012 —elaborado por la Fundación Arteria y la Gerencia de Artes Plásticas y Visuales a propósito de la creación de la Mesa Distrital de Grafiti—, las visitas de los artistas extranjeros Beso, Esoh, Alfa, How y Nosm, entre 1999 y 2001, ayudaron a mostrarles a los autores nacionales el oficio y la disciplina que encierra el grafiti. En aquellas épocas surgieron parches como Ink, Excusado y MDC, que hacían un lettering influenciado por el hip hop en caños y espacios donde antes no era muy común ver rayones. Parches como estos son considerados pioneros por ser responsables en la organización de varios de los primeros eventos del street art nacional como ‘Desfase’ y ‘Escritores Urbanos Fest’.

A partir de aquellas épocas se han venido consolidado exponentes singulares colombianos muy importantes para el arte urbano mundial, como Stinkfish y Franco, pero el crew como sistema de hermandad y cooperación artística sigue latente y cada día aparece una nueva pintada protagonizada por uno de estos colectivos.

Esta es una selección de algunos de esos parches que le meten variedad al estilo nacional y que hoy siguen muy vigentes en la escena urbana de nuestro país.

 

Colectivo Ibeji

mural_calle_68.jpg

Foto cortesía de Luisa Abril.

 

 

Comenzamos con el grupo más joven de este listado, pues se formó apenas hace dos años pero ya ha sido invitado a dejar sus pintadas en Caquetá, Barranquilla, Pescaíto (Santa Marta), Mitú, Tabio, Ecuador y también ha estado en festivales como Acción a Color, organizado en noviembre del año pasado en el barrio Egipto y en el que participaron otros duros como Orfanato, Ark, Kno-Delix, Nómada y el Colectivo Atrapasueños, entre otros.

barrio_egipto.jpg

​Foto cortesía de Luisa Abril.

 

 

El nombre del colectivo proviene del término que los yorubas del oeste africano usan para referirse al nacimiento de gemelos. Lo adoptaron porque, precisamente, sus dos integrantes, Luisa Fernanda Abril y Daniela Abril, son gemelas. Entre ambas hacen la mayoría de trabajos y se complementan; mientras Daniela realiza ilustraciones botánicas, Luisa les agrega consignas extraídas de libros o canciones que tengan mensajes positivos como <<Vida sencilla, pensamiento elevado>> o  <<Sé consciente de tu espacio>>.

“No queremos solo pintar por pintar sino generar una consciencia sobre el cuidado del medio ambiente y la defensa de los animales en todo el que pase por la calle y vea nuestros trabajos”, comentan estas hermanas, quienes en cada proyecto intentan incluir una prédica vegetariana.

 

PDV

color_justicia1.jpg

Foto de Christian Paiba.

 

 

Ryot y Erc crecieron en Puente Aranda haciendo murales con otro amigo por diversión y para pasar el fin de semana. Se podían demorar hasta un mes pintando una pared pequeña. Para 2011, Erc estaba acabando la universidad y conoció a Flema, quien los volvió más disciplinados y desde entonces este trío de diseñadores gráficos ha dado pasos agigantados dentro del arte urbano, pues su especialidad son los trabajos de gran formato. En el centro de Bogotá se pueden ver trabajos inmensos como el de la cigüeña hecha para recordar a Diego Felipe Becerra, “Tripido”, y uno de 15 pisos de alto, ganador de la convocatoria de Hip Hop al Parque el año pasado.

(Tal vez le interese Los colosos del muralismo bogotano (II))

foto_final3_opt_0.jpg

​Foto de Christian Paiba. 

 

 

Puente De Vida, como se llama este crew, está enfocado en la elaboración de “murales de lectura”, con textos e imágenes legibles, pero principalmente con “buenas vibras”. Para ellos es importante hacer un trabajo profesional y esforzarse hasta en el último detalle del proceso que encierra.

“No es lo mismo hacer un muro de 12 pisos solo, pues no se disfrutará y tampoco quedará igual que cuando lo hacemos los tres, con pensamientos diferentes —comenta Erc—. Y es que nosotros no hacemos murales sino proyectos que también tienen campañas de marketing y movimientos de redes”.

En PDV las funciones se reparten y aseguran que sería mucho más complicado trabajar y organizar las cosas si hubiera más de tres integrantes. Ahora, el crew se encuentra planeando lo que será el PDV Fest.

 

MDC

mdc-okc.jpg

​Foto cortesía de Cazdos MDC.  

 

A inicios del año 2000, en Bogotá se empezaron a ver pintadas de parches como OKC (Obstruyendo Kalles Crew), Tab29 y FXC (Falange Crew). Cada uno rayaba en algún sector de la ciudad pero entre parches a veces colaboraban, por eso en 2004, y con la intención de expandirse, crearon MDC (Mientras Duermen Crew). Por MDC han pasado artistas urbanos como Ceroker y Beek, aunque su alineación actual la conforman Ecks, Yurika, Zas y Cazdos MDC.

cazdos.jpg

​Foto tomada del Flickr de MDC.

 

 

En esa época el grafiti aún era visto con extrañeza y las pintadas se hacían en espacios poco comunes y a escondidas. “Una vez iba con Ecks y otro amigo por un caño para ver pintadas y nombres. De repente llegó la policía y nos retuvo 16 horas. En ese tiempo las cosas eran más arbitrarias y la policía hacía cosas más extrajudiciales”, recuerda Cazdos.

Para darle mayor visibilidad a esta movida, en 2003 crearon Escritores Urbanos, una página hecha a través de la plataforma Messenger en la que los grafiteros podían subir fotos de trabajos hechos por ellos o que encontraran en la calle. Cazdos comenta que en esta plataforma había de todo: opiniones, peleas, críticas y hasta invitaciones para salir a pintar durante las noches. Luego de esto, para 2005 aproximadamente, hicieron el evento Escritores Urbanos Fest, en Usme. “Ahí tuvimos exponentes de writing y street art, entre otros estilos. Todo era muy novedoso y en esa época contamos con el apoyo de Aerocolor —cuenta Cazdos—. También hicimos una revista de grafiti llamada Objetivo, junto a Yurika y gente de Ink Crew. Era el momento de hacer cosas; no importaba el dinero sino generar espacios para el grafiti”.

 

A Tres Manos

whatsapp_image_2018-03-21_at_4.34.22_pm.jpeg

​Foto cortesía de Ceroker.

 

Luego de haber hecho grafiti ilegal con OKC por el norte de Bogotá y de pintar letras con MDC, Ceroker se empezó a ir hacia el muralismo y los trabajos con permiso. Mientras estudió Diseño Gráfico en la Tadeo Lozano, conoció a Deimos y desde ese momento la dupla empezó a pintar en gran formato. Luego, Cero conoció a la manizaleña Mugre y en 2014 los tres comenzaron a salir ocasionalmente. Después de unas cuatro pintadas quisieron profesionalizarse y así nació A Tres Manos.

(Lea también Del grafiti rebelde al muralismo colosal: Ceroker y sus 15 años de arte urbano)

whatsapp_image_2018-03-21_at_4.43.53_pm.jpeg

​Mural hecho junto a Luca Font. Foto corteía de Ceroker. 

 

 

“No quisimos hacer un crew sino un estudio que mezclara el diseño con lo hecho en la calle”, comenta Ceroker. Su primera pintada oficial fue en una bienal en Cali, donde le pusieron el nombre al parche, y luego de esto han trabajado para el metro de Medellín, restaurantes y distintas marcas. A pesar de esto no dejan de hacer muros por su cuenta, llenos de colores vivos que representen la alegría latinoamericana y de vez en cuando también pintan ilegalmente, sobre todo Mugre. Otra particularidad de ATM es que como trío son reacios a colaborar con alguien más, pues confiesan que se entienden muy bien entre ellos y tiene su estilo definido. La única colaboración ha sido con el italiano Luca Font, aunque no descartan hacer otras más adelante.

 

Ink

ink.jpg

​Imagen tomada del Flickr de Ink.

 

 

Ospen y Dexs son quizás los grafiteros que más han rayado Bogotá. Hermanos y fundadores del Ink Crew, se mueven libremente entre los estilos de uno y otro y en un mismo lugar se pueden encontrar un coloso hecho con autorización y, justo al lado, algún bombing pintado en cuestión de segundos.

Aunque desde comienzos de los 90 ya pintaban juntos, en 1999 se formalizaron como un crew que quería tener a varios de los grafiteros más talentosos, por eso actualmente están con Skore, Gris, Franco, Kops y Skida, provenientes del emblemático APC.

2912507821_8befb413e7_o.jpg

​Foto tomada del Flickr de Ink.

 

 

Los miembros del Ink Crew constantemente salen del país y ya tienen renombre dentro del arte urbano, pero como crew quieren ser más locales y quedarse solo en Bogotá. “Todos somos de acá y no nos interesa ser mundiales ni llamar la atención —comenta Dexs—. Hay gente que nos ha manifestado su interés en estar [en Ink] porque les puede servir de catapulta, pero no queremos que se aprovechen sino que aporten algo”.

Entre los eventos gestionados por ellos están A Contramano (2015), con el que intervinieron varias fachadas del parque Galicia, en Ciudad Bolívar. Antes, en 2012, Dexs también trajo a Jaime Ramírez, “Mico”, un barranquillero que en 1969 llegó a Nueva York y allá se convirtió en un fuerte expositor del grafiti ochentero gringo, que luego tendría una enorme influencia en nuestro país. “La gente tuvo una excelente recepción y fue bueno traer a alguien que hablara sobre el inicio del grafiti en Bogotá”, agrega el bogotano Dexs.

 

APC

puebla.jpg

​Mural de APC en Puebla, México. Foto cortesía de Chirrete Golden.

 

 

A diferencia de los otros crews o colectivos, APC no se interesa por mantener un número reducido de integrantes sino abarcar distintas ramas del grafiti incluyendo más manos, por eso entre sus más de 50 miembros hay grafiteros, gestores culturales, productores audiovisuales y hasta músicos. Esta diversidad de campos les ha permitido estar presentes en eventos como Hip Hop al Parque, Rock al Parque, la primera jornada de distribución gratuita e intercambio de fanzines (2013) y a crear Pulpo al Garaje, su evento de estampados en vivo. El origen de APC —siglas que han recibido varios significados en la calle pero que según sus miembros abrevian tres palabras: Animales, Poder, Cultura— se remonta a eventos como ‘Desfase’, organizado por Excusado en 2005 y considerada la primera exposición de street art en el país. A ‘Desfase’ llegaron varios grafiteros emergentes en ese momento y con ganas de entablar alguna relación artística. Gracias a estos encuentros Stinkfish, Zas, AeonMalk, Bastardilla y Buytronick (México) terminaron formando el parche más numeroso del país, en 2007.

chapinero.jpg

​Foto cortesía de Chirrete Golden.

 

 

“Stinkfish fue de los primeros gestores de APC, pintando las siglas sin que la gente supiera en ese entonces qué era. Más adelante [el parche] creció y se unieron personas de otros países —comenta Chirrete Golden, miembro desde 2008—. A partir de las tres palabras que nos definen hemos hecho fanzines, producciones, etcétera”. La mayoría de miembros de este crew está en Colombia y México, sin embargo también hay gente pintando en nombre de APC en Argentina, Brasil, Guatemala, Estados Unidos, España, Francia, Suiza, Perú y Ecuador. Aunque todavía no tienen fechas de publicación, andan trabajando en un libro que conmemore la primera década de APC.

sello_cc.png

pata-mincultura-2.jpg

 
 

Comentar con facebook

contenido relacionado

Eventos Recomendados